viernes, 9 de enero de 2015

Hospital del Mar


Pues tal día como hoy de hace cinco años salía de pasar las navidades más raras de mi vida. Y del fin de año. Y del día de los reyes majos. Y de aquello que se llama técnicamente «pa' bernos matao».
Pero la vida pasa y si cuando te atropella eres capaz de recuperarte y de tirar p'alante luego te sientes de un orgulloso que no veas. Aunque se trate casi más de suerte que de puro empeño. Pero vale igual. Y sea de la forma que sea. Y como me dijo una vez un señor muy mayor y muy enfermo que, a pesar de todo, él no se iba a ir, que a él le tendrían que echar y yo no puedo estar más de acuerdo.
Estos cinco años han sido extraños y pelín convulsos, pero le he cogido el tranquillo. Y sigo cantando mientras pueda cantar.



El teu cor batega fort
malgrat la resta del cos,
ets tan lluny ara del port,
en el teu cap s'ha fet fosc.

Al mig d'un gran hospital
com una illa en l'oceà,
vols saber què t'ha passat
i sobretot què passarà.

Tu no pots deixar-me
sense el teu alè,
ni jo vull deixar-te
sola en cap moment.

Tu respira a poc a poc,
tranquil.lament,
que jo et duré l'aire
d'on bufi el vent.

Tu adormida en algun lloc,
serenament,
que jo et vetllo el somni
entre la gent.

Entre màquines i tubs
lluites contra el temporal,
en qüestió de dos minuts
t'ha passat tot pel davant.

A la platja dels records
t'imagino tot cantant,
la mar xiula aquells acords
d'un cantautor italià.

I aviat a casa,
començar de nou,
t'espera una barca
en el nostre moll.

Tu respira a poc a poc,
tranquil.lament,
que jo et duré l'aire
d'on bufi el vent.

Tu adormida en algun lloc,
serenament,
que jo et vetllo el somni
entre la gent.

Hospital del Mar.- Els Pets


miércoles, 31 de diciembre de 2014

Alguna idea y un deseo para el próximo año

 Este año que termina ha sido poco prolífico de entradas. Ya suele pasar que la euforia de los primeros años se va moderando y normalmente a mayor MundoReal™ en nuestras vidas se corresponde a menos vida en internet. Al principio se coge con mucha fuerza y uno cree que tiene el deber de publicar solo por el hecho de tenerlo abierto. Y no. Cantidad no significa calidad, ni al contrario, pero si no se tiene una obligación es más fácil que los posts te salgan un poco más lucidos/lúcidos más que nada por la falta de presión.
Este tampoco es mi caso :-p

Después de varias navidades poniendo villancicos/nadales, este año voy a ir a las esencias. Así que con mis mejores deseos vean y escuchen el vídeo y que tengan un muy feliz y fructífero 2015 que para eso acaba en cinco.






De peu, de genolls,
asseguts, estirats.
Al metro, a la cuina,
a la platja, al terrat.
Amb boina, amb ulleres,
vestits, despullats.
Borratxos, serens,
adormits, excitats.
Aquest any follarem com folls.
Una cosa espectacular.
Serà un polvo atòmic, supersònic.
Una producció per tots molt esperada.

De pie, de rodillas,
sentados, tumbados.
En el metro, en la cocina,
en la playa, en la azotea.
Con boina, con gafas,
vestidos, desnudos.
Borrachos, serenos,
dormidos, excitados.
Este año follaremos como locos.
Algo espectacular.
Será un polvo atómico, supersónico.
Una producción para todos muy esperada.

  
Aquest any follarem com folls.- Jaume Sisa 

miércoles, 22 de octubre de 2014

La magdalena y los palillos

Se nota que te vas haciendo mayor porque cada vez con más frecuencia te ocurre que te sacude un magdalenazo de la forma más inocente. Ocurrió este último fin de semana cuando alguien preguntó en alto «¿hay palillos?». Y súbitamente aparecieron ante mis ojos un avestruz con los ojos muy abiertos diciendo «ein?» uno de los numerosos memes de internet que fueron creados en el extinto foro de Artesonado, el primer sanatorio online para lamer sus heridas artísticas. Un sitio singular donde tenía cabida cualquier aportación siempre que se cuidase la corrección ortográfica y que el trato fuera de usted: vísceras en canal, habitaciones cambiantes gracias a la magia del fotochó, productos del ateísmo, poemas singulares, golds, ene-amistades e incluso algún a-morcillo inane, pero sobre todo ingenio y risa a raudales, algo que personalmente me sirvió como preciado elixir en horas bajas. Nunca perdonaremos al Sr. Ad. que abriera las Faqs y se cargara el foro por muy justificadas razones que tuviera.


 
Un magdalenazo también puede ser líquido y en este finde de recuerdos y añoranzas he vuelto fugazmente a la tierra de la manzanilla y la visita a la bodega de La Gitana después de más de siete años de ausencia ha sido como un bálsamo reparador.

Todo ha cicatrizado bien.



P.S. Aprovecho la coincidencia de día y post para felicitar a un artesonado girl que hace hoy los años..., puede que sea el momento perfecto para matarlo... ;-)


lunes, 22 de septiembre de 2014

De fotos antiguas y postres

 Esta vez ha sido el día que la clausuraban cuando he podido acercarme a la Biblioteca Nacional y disfrutar de la estupenda exposición de Fotografía en España 1850-1870 que ha tenido lugar hasta ayer mismo; recuerden, este es un blog de no actualidad.
 


















Los brilli-brilli son producto del cristal protector. Para ver con mejor calidad una parte de las fotos de la exposición pinchad aquí.


















He elegido estas dos concretamente porque una es de -oh- Barcelona ya desaparecida y la otra de los cielos de Madrid que se pueden ver cada día a poco que se ponga interés, la meseta es lo que tiene.

Pero no solo se alimenta una de fotos, también hay que reponer fuerzas cuando una mañana de domingo ha sido dura y calurosa y es entonces cuando hay que tomar conciencia de que la comida sana es una necesidad, sobre todo a la hora de pedir un postre. Y hay algunos que ponen a prueba además tu sentido de lo que es correcto y equilibrado y te dejan pensando a qué mente perversa, -y golosa-, se le puede ocurrir elaborar un plato que se llame «lasaña de frutas». Te deja pensando, pero dejas de hacerlo en cuanto que lo pruebas. Ah, la felicidad instantánea podría ser esto, sí.




miércoles, 3 de septiembre de 2014

Dismnesia

A raíz de un reciente entretenimiento tuitero que consistía en elegir un fotograma de una serie me vino como un relámpago esta imagen:


 "Dejamos la carretera principal al llegar a Swindon
y, a medida que ascendía el sol en el cielo, nos adentramos entre muros de piedras encajadas y casas de cantería. Faltaba poco para las once cuando Sebastian, sin avisar, se metió por un camino de carro y nos detuvimos. Ahora hacía suficiente calor como para buscar la sombra. Comimos las fresas y bebimos el vino sobre un montículo cubierto de hierba mordisqueada por las ovejas, bajo un grupo de olmos (y, tal como había prometido Sebastian, la combinación de vino y fresas resultaba deliciosa), encendimos gruesos cigarrillos turcos y nos tendimos de espaldas sobre la hierba. La mirada de Sebastian estaba fija en las hojas de los árboles; la mía, en su perfil, mientras el humo gris azulado ascendía, sin que ningún viento lo estorbara, hacia las sombras verdiazules del follaje. Nos envolvía la dulce fragancia del tabaco, mezclada con los no menos dulces aromas del verano en torno nuestro, y los vapores del dorado, exquisito, vino parecían elevarnos a un dedo de la hierba y dejarnos suspendidos en el aire.
-Es el lugar perfecto para enterrar una hucha llena de oro -dijo Sebastian-. Me gustaría enterrar un objeto precioso en cada lugar donde he sido feliz, y cuando sea viejo, feo y triste podría volver para desenterrarlo y recordar."

(pág. 28 de mi ejemplar y minuto 22:50 del vídeo ut infra)


No recuerdo cuántas veces he releído ese primer capítulo hasta llegar a esta escena. Y en su cumplimiento he ido conscientemente enterrando en mi memoria cajitas llenos de recuerdos felices asociados a los sitios..., como todo el mundo, claro, pero en mis pensamientos había un guiño añadido al hecho del recuerdo. Y al cabo de los años, -una ya tiene una edad y precisamente hoy más-, y de los regresos, he podido ir desenterrando tesoros. Y en casi todas he ido encontrando cosas que aún valían la pena, aunque hubiera alguna pérdida que lamentar: balance y contrapeso, siempre hay forma de compensar aun siendo desequilibrados. Sólo ha habido una excepción en la que no he sido capaz de salvar algo por minúsculo que fuera, todo podrido, ni siquiera la memoria de los momentos felices..., la naúsea llegaba a ser hasta física. Eso ha estado pasando a todo lo largo del año pasado. Y un año después siento que la limpieza ha hecho su efecto y ha dejado paso a la nada; las mudanzas -mis mudanzas- tienen su tiempo de reposo también.


Pero estaba hablando de la escena que cual magdalena proustiana desencadena esos sentimientos que andan ocupando quietamente su hueco en los recovecos de la memoria. Y la música también tiene su parte, basta con oír los primeros cincuenta segundos del vídeo que inserto abajo que corresponden a la inconfundible y magnífica sintonía compuesta por Geoffrey Burgon de la que dijo Jeremy Irons al escucharla por primera vez en las oficinas de la productora que el compositor le había hecho la mitad del trabajo al plasmar la belleza, el anhelo y la tristeza de la memoria que persiguen a Charles a lo largo de su vida.



 Mención aparte es la de la voz de los actores de doblaje españoles: Ricard Solans como Charles Ryder y Antonio Lara como Sebastian Flyte. He intentado ver la serie en el original subtitulado, pero la disfruto muchísimo más con ellos y no me puedo imaginar otra voz para Anthony Blanche ni, por supuesto, para el padre de Charles que es tremendo, el inolvidable Luis Posada Mendoza.

Y ya sólo me falta hacer la reseña de la novela -Sebastian, Charles, Julia son compañeros de viaje que vuelven a pasar cada cierto tiempo por mi vida-, pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión ;-)