miércoles, 31 de diciembre de 2008

Para todos

Con mis mejores deseos para el nuevo año que comienza justamente ahora.

And you ask me what I want this year
And I try to make this kind and clear
Just a chance that maybe we'll find better days
Cuz I don't need boxes wrapped in strings
And designer love and empty things
Just a chance that maybe we'll find better days

So take these words
And sing out loud
Cuz everyone is forgiven now
Cuz tonight's the night the world begins again

And it's someplace simple where we could live
And something only you can give
And thats faith and trust and peace while we're alive
And the one poor child that saved this world
And there's 10 million more who probably could
If we all just stopped and said a prayer for them

So take these words
And sing out loud
Cuz everyone is forgiven now
Cuz tonight's the night the world begins again

I wish everyone was loved tonight
And somehow stop this endless fight
Just a chance that maybe we'll find better days


So take these words
And sing out loud
Cuz everyone is forgiven now
Cuz tonight's the night the world begins again
Cuz tonight's the night the world begins again

Better Days.- Goo Goo Dolls



jueves, 25 de diciembre de 2008

Navidá en la T4




miércoles, 24 de diciembre de 2008

Felinavidá


Belén (aquí lo llaman pesebre) confeccionado en plastilina por todos los niños del cole donde van mis hijos.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Minutos musicales

Tengo el ordenador constipadillo, así que lo importante deberá esperar por lo urgente, o al revés que yo nunca he tenido muy claro qué es cada cosa, lo de trazar líneas infranqueables nunca ha sido lo mío, a mí se me difumina hasta el horizonte en cuanto me descuido.

Así que mientras hago lo que puedo dentro de mis escasas habilidades, dejo un vídeo recientito de Manolo García que hace un año no podría cantar y ahora lo disfruto por entero, el meu català va molt bé, gràcies.

(visto en el Blog de manoleros.com )

...veuràs que hi ha més, veuràs que el món gira molt més

per això no estiguis trist amor...




P.S. Que està ben maco el Manolo amb aquest pentinat, oi?

jueves, 4 de diciembre de 2008

En el aire

A estas horas estoy volando rumbo a..., bueno, a algún sitio más allá del océano donde tengo la intención de dedicarme al dolce far niente durante una semanita.

A la vuelta escribiré una crónica..., o no :-))

Existe un país en los trópicos
donde el sol es un sol de verdad
y a la sombra de bosques exóticos
imagínate lo bien que se está.

Los locos que el mundo no traga
nos juntamos al anochecer
dando vueltas a un sueño probable,
a un amor que no ha podido ser.

Y mientras el mundo se queda
transitando por la misma vía
aquí estamos rueda que te rueda
ahuyentando la melancolía.

Pasamos al vuelo a las lágrimas
las bebemos con vino y con miel
y aprendemos la risa del cómico
y salvamos así la piel.



sábado, 29 de noviembre de 2008

Mañanas de sábado

Mi hija, ante la visión de sus padres en la cocina bailando una canción ochentera de la radio,

"Desde luego, yo debo de ser adoptada..."

martes, 25 de noviembre de 2008

El pequeño comercio




Hombre, pequeños-pequeños...
:-DD

jueves, 20 de noviembre de 2008

Paradoja del consumidor

La culpa es de los consumidores por gastar por encima de sus posibilidades y endeudarse con créditos que los bancos les concedían para poder seguir consumiendo.


Entonces los consumidores empiezan a no gastar porque empiezan a no tener con qué y los bancos no dan más créditos para que puedan seguir comprando.


La culpa es de los consumidores que no gastan, el consumo se reduce y las empresas tienen pérdidas y despiden a los trabajadores que ahora sí que ya no van a poder ni gastar ni pedir ningún crédito.

¿En qué quedamos?

jueves, 13 de noviembre de 2008

La Tira

La mayoría de los capítulos ya los he visto, pero esta tarde no podía dejar de reírme con La Tira (he intentado buscarlo en el iutiub y no estaba, lástima).

El Rámon, -el paleta veterano de los sketches de las eternas reformas-, piensa en voz alta después de que le den con la puerta en las narices al vendedor de libros a domicilio que ha saludado con un «¿Te gusta leer?» cuando le han abierto la puerta:

«¿Te gusta leer? ¿y de qué vivirá esta gente?»

lunes, 10 de noviembre de 2008

Qué maravilla, es lunes

Nada mejor que comenzar la semana con una sonrisa de oreja a oreja.

Pa' comérselos.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Tokio Blues (norwegian wood)

Segunda novela que leo de Haruki Murakami y segunda vez que me cuesta decir que me ha gustado después de la sensación de desasosiego que me produce su lectura. Se parece al regusto amargo del té sin azúcar «como la lluvia vertical, sin viento, propia de la estación de las lluvias que lo empapa todo de manera uniforme».
Así me deja su lectura al terminar: calada hasta los huesos y medio muda. En vez de hablar, copio un fragmento y os invito a asistir a una charla que da Albert Nolla, profesor de lengua y literatura japonesas de la Universidad Autónoma, en la biblioteca Ignasi Iglesias-Can Fabra mañana viernes a las siete de la tarde con motivo del ciclo Lletres Japoneses.

-¿No me olvidarás jamás? -me preguntó en un susurro.
-Jamás te olvidaré. No podría hacerlo.
Pero lo cierto es que mi memoria se ha ido alejando de aquel prado y son ya muchas las cosas que he olvidado. Al escribir así, persiguiendo mis recuerdos, a menudo me asalta una inseguridad terrible. ¿No estaré olvidando la parte más importante? ¿Acaso no existe en mi cuerpo una especie de limbo de la memoria donde todos los recuerdos cruciales van acumulándose y convirtiéndose en lodo?

Esto es cuando puedo conseguir por ahora: asir con fuerza dentro de mi pecho unos recuerdos incompletos que ya han palidecido y siguen palideciendo a cada instante que pasa, y escribir estas líneas con la desesperación de un hombre que va chupándose la médula de los huesos. Ésta es la única forma de mantener la promesa que le hice a Naoko.
Tiempo atrás, cuando todavía era joven y mis recuerdos eran mucho más nítidos que ahora, intenté escribir varias veces sobre Naoko. Pero entonces fui incapaz de escribir una sola línea. Era consciente de que una vez brotara la primera frase, las restantes fluirían espontáneamente, pero ésta jamás brotó. Todo era demasiado nítido, y yo nunca supe cómo moldearlo. El mapa más detallado puede no servirnos en algunas ocasiones por esta misma razón. Pero ahora lo sé. En definitiva, -así lo creo-, lo único que puedo verter en este receptáculo imperfecto que es un texto son recuerdos imperfectos, pensamientos imperfectos. Y cuanto más ha ido palideciendo el recuerdo de Naoko, más he sido capaz de comprenderla. Ahora sí sé por qué me pidió que no la olvidara. Por supuesto, ella intuía que mi memoria la borraría algún día. Por eso me lo pidió: «¿Te acordarás siempre de que existo y de que he estado a tu lado?».
Este pensamiento me llena de una tristeza insoportable. Porque Naoko jamás me amó.


I once had a girl, or should i say, she once had me.
She showed me her room, isn't it good, norwegian wood?
She asked me to stay and she told me to sit anywhere,
So i looked around and i noticed there wasn't a chair.
I sat on a rug, biding my time, drinking her wine.
We talked until two and then she said, "it's time for bed".
She told me she worked in the morning and started to laugh.
I told her i didn't and crawled off to sleep in the bath.
And when i awoke i was alone, this bird had flown.
So i lit a fire, isn't it good, norwegian wood.


Norwegian wood.- The Beatles

jueves, 30 de octubre de 2008

El vino que vive y crece

Se llega al placer por instinto, por casualidad, por el afán de probar. Y se da uno cuenta en los primeros instantes lo que gusta y lo que no: un cuadro, una comida, un sabor, una boca, van directos a lo más hondo del ser y reconocemos sin dificultad el deleite que nos producen.


Pero hay otros placeres, los aprendidos, los que se tienen que educar, y el vino es uno de ellos. O al menos así ha sido para mí. Desde aquel sopa'n vino* de cuando era mocita, de vino a granel que me tocaba ir a buscar con la botella de gaseosa para rellenar, al vino de mi edad adulta hay un gran trecho, pero aún hoy sigo pudiendo disfrutar de los dos cuando la ocasión lo requiere.

Al vino embotellado llegué tarde y de forma lenta, casi sin querer. Las circunstancias se dieron para que poco a poco fuera conociendo vinos distintos e ir distinguiendo matices: como cuando vas un museo tú solo y después lo vuelves a ver con alguien que te guía.

Desde entonces abrir una botella de vino es añadir un placer extra a la comida, la reunión de amigos o la fiesta. Y así como recuerdo buenos momentos de mi vida, recuerdo sitios por el vino que bebimos, un Señorío de San Vicente excepcional en una Semana Santa en Bilbao, Pago de Carraovejas y Matarromera en las comidas de navidades en Valladolid, el Mauro estupendo en casa de unos amigos o el Torre Muga de algunos domingos en la mía.

Una va definiendo el gusto y de lo probado acaba teniendo sus preferidos, los de la Rioja Alta y algunos de la Ribera del Duero..., hasta que te topas con algo que te sorprende. Hace años, en aquel aprendizaje, probé vinos de Toro. No me gustaron nada, la verdad, y no había vuelto a beber ninguno desde entonces.

Hace unas semanas en una comida con amigos en casa tomé un vino que no me sonaba. Reconozco que me esperaba lo peor, los desconocidos siempre son fuente de inquietud, pero no fue así, ni muchísimo menos. Se trataba de un San Román, un vino de D.O. Toro que no se parecía en nada a los que yo recordaba. Parece mentira que un vino pueda evolucionar tanto y saber tan rico.

Quizás los vinos también crecen, y no sólo en años; quizá los vinos son como las personas, también se merecen una segunda oportunidad.

Actualización: aquí a alguien más que le parece un vino excelente.

De palabras viejas y antiguos verbos, como el vino viejo que bebes...









*mojar trocitos de pan en el vino, un truco para pasar la comida cuando se me hacía una "bola"


miércoles, 22 de octubre de 2008

Parte meteorológico

Llueve y deja de llover, la vida misma esa tan ocupada que me impide llegar a todo.

Como se suele decir, siempre que llovió escampó, claro que sí.




Corro amunt i avall vaig sense nord, no tinc consol
I estic sola
Fer sense pensar, sense voler, sense esperar
Em descontrola
Si pogués provar tots els camins
Triar per quin decidir-me
Però no hi ha res a fer
Mai no sabré si faig bé d'escollir-te

Plou i deixa de ploure
Fa sol i deixa de fer sol
Et busco i deixo de buscar-te
Me'n vaig jo i em torno a retrobar

Miro d'acostar-me a poc a poc al que jo sóc
al que penso
Lluny de les mirades que em conviden
a ser algú que no sento
Si pogués fugir
Trencar amb la inèrcia d'aquest cercle que em gira
Potser anar massa lluny
però mai no fer-te la vida impossible…

…i quina culpa tinc jo…
Ja ho veus, així és com són les coses
Giren i giren sense fi…


Plou- La puerta de los sueños ( y tienen vídeo y todo, además)

domingo, 19 de octubre de 2008

Días mundiales

¿Por qué tiene una la impresión de que si los hombres se tuvieran que hacer mamografías haría años que la forma de hacerlas sería otra?

¿Para cuándo penegrafías con el mismo sistema, apretar y apretar hasta que su grosor sea apenas un centímetro?

Cada vez que voy, además del dolor ahí, se me revuelve hasta el estómago los días antes sólo de pensarlo.

Ah, sí, que hoy es el día mundial del cáncer de mama; más bien contra él, supongo.


miércoles, 15 de octubre de 2008

2008 Pobreza

La pobreza y el sufrimiento no están sólamente para ser entendidos, sino para ser resueltos. Vicente Ferrer

Y me parece a mí que ni lo uno ni lo otro, pero para una explicación con imagen, sírvanse pasar por Chiquiworld.

martes, 7 de octubre de 2008

Mensaje personal

Queridos amigos,

nunca he ocultado que la tecnología no es lo mío aunque también confieso que si por mí fuese igual acabaríamos en taparrabos y albarcas, lo cual entiendo que tampoco es nada conveniente. Es decir, que para mí vamos demasiado deprisa no sabemos hacia donde y cargándonos por el camino las estupendas cosas que las generaciones anteriores nos han legado. No obstante, como sé que otras formas de pensamiento diferentes a la mía son posibles y veo que vosotros utilizáis para comunicaros y comunicarme estos nuevos chirimbolos, me avengo a vuestra razón y os digo que:

Punto 1.- Siempre he leído todo el correo tradicional que me habéis enviado y creo que desde el principio he contestado personalmente a casi todo el mundo; siempre dentro de mis posibilidades, ya en esa situación soy uno frente a todos (y permitidme que me ponga una medalla porque la cosa tiene su tela marinera). También he de decir que he agradecido siempre que he tenido ocasión vuestras muestras de afecto. Soy consciente de que sin disfrutadores de canciones el juglar de turno puede tocar todo lo quiera él solo, que si no hay nadie que le escuche y le aliente al final se va a morir de tristeza. Volviendo atrás, que ya me estoy disparatando como siempre, ahora con esta nueva modalidad de comunicación de los emails si pretendiera contestar a todo el mundo, cosa que dado lo cortés que suelo ser os prometo que me gustaría hacer, mi pretendido equilibrio mental se tambalearía, lo cual no es conveniente. Como tampoco quiero estar a partir de ahora periódicamente comunicándome con vosotros; supongo que eso lo entendéis porque sería algo enfermizo. Las alabanzas y halagos pueden llegar a agilipollar al más pintado y alguna que otra crítica más o menos certera puede despertar los dioses de la ira los cuales a su vez encararían al homenajeado, en este caso un servidor, en dirección a cualquier tipo de indisposición no deseada empezando, pongamos por caso, por una buena úlcera de duodeno de tomo y lomo. Creo que os interesará más que os diga que mi plan es seguir trabajando en mi pintura y mis canciones. Si consigo tirar adelante en ese camino os haré un mejor servicio. Lo que es seguro es que de entrada será mejor al menos para mí mismo. Dicho lo cual no obsta para que en algún momento vaya echando una ojeada a lo que vais escribiendo si es que tenéis interés en hacerlo. La cortesía da la mano al respeto y el que lo pide lo ha de tener con los demás aunque la obligación a veces es prima hermana del “diosmíoporqueprecisamenteamíhabiendotantísimagenteenelmundo”. Finalmente se trata de que lo que antes podía ser un riachuelo de cartas se ha convertido ahora en un tsunami de emails.

Punto 2.- Gracias, muchas gracias por entenderlo y por vuestro tiempo.

Punto 3.- A algunas personas que volvéis a solicitar la presencia de El Último de la fila, repito lo que he dicho en innumerables entrevistas, eso es imposible. Bastante mareo tiene uno para intentar llegar a un horizonte que no para de alejarse (y no he bebido) como para estar, a estas alturas de la fiesta, volviendo sobre los pasos.

Punto 4.- En esta gira me quedo con las ganas de pisar algunas ciudades, como Burgos, Salamanca, Teruel, Palencia y algunas otras. Me hubiera gustado y esa era mi intención pero no ha podido ser esta vez por múltiples razones, alguna de ella un tanto esotérica incluso. Puedo aseguraros que la próxima vez que entre en harina tendré muy presente esta deuda.

Punto 5.- Un beso a las chicas, un apretón de manos a los caballeros y a todos, incluido el resto, efusivos abrazos. Y todo va en serio.

Hasta pronto y sed felices.

(Mensaje publicado en la página oficial de Manolo García)

lunes, 29 de septiembre de 2008

Azul medusa


Más colores, aquí.

jueves, 25 de septiembre de 2008

El plan b

He leído un libro de Haruki Murakami porque llegué tarde a Tokio blues: localicé el libro en una biblioteca y cuando fui a sacarlo alguien se me había adelantado. Es algo que me pasa a menudo, pero el plan b es claro: el viaje se aprovecha y se lee otro del mismo autor. Ese otro ha sido Sputnik, mi amor.

El narrador, un joven profesor de primaria, nos cuenta la historia de Sumire, una veinteañera que conoció en la Universidad de la que es su confidente y de la que se enamora quizá porque ella sólo le considera un amigo, su único amigo. Sumire vive en su mundo de adolescencia retardada con la obsesión de convertirse en novelista: vive independiente con el dinero que le proporcionan sus padres y se dedica a leer y escribir y a aparecer y desaparecer de la vida del profesor que la anima y escucha. Todo cambia cuando Sumire conoce a Myû, una mujer casada mayor que ella tan hermosa como enigmática que la ofrece trabajar como secretaria suya.

La novela destila soledad por todos sus protagonistas que conviven con ella de forma natural. La vida se aparece como la línea de un encefalograma plano, sin estridencias, hasta que Sumire se enamora y su mundo y ella misma cambian de aspecto, de actitud, de perspectiva. Pero las corazas son imposibles de romper y el que lo hace pierde irremisiblemente la partida.

Aunque la vida siga, la soledad una vez instalada se pega a la piel y forma una barrera imposible de romper. O eso es lo que nos quiere decir la novela: no estoy de acuerdo, todos sabemos que existen personas que son capaces de atravesar muros, aunque sean de titanio.

«Ya ves, continuamos viviendo, cada uno a su manera, incluso ahora», pensé. Por profunda y fatal que sea la pérdida, por importante que sea lo que nos han arrancado de las manos, aunque nos hayamos convertido en alguien completamente distinto y sólo conservemos, de lo que antes éramos, una fina capa de piel, a pesar de todo, podemos continuar viviendo, así, en silencio. Podemos alargar la mano e ir tirando del hilo de los días que nos han destinado, ir dejándolos luego atrás. En forma de trabajo rutinario, el trabajo de todos los días..., haciendo, según cómo, una buena actuación. Al pensarlo, me sentí terriblemente vacío.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿Qué número de pie usas?

Es, probablemente, la última pregunta que habría esperado en la entrevista previa para donar sangre, pero había un motivo:



En el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau pueden obtenerlas sólo perdiendo un poquito de tiempo y de sangre de esa que nos sobra.
Y de paso se dan un paseo por sus jardines, un poquito de tranquilidad en medio del Ensanche.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Que seas feliz

Y el poblenouvin consiguió con creces que lo fuéramos durante casi tres horas.

Empiezan a ser años viendo al Último y a Manolo en directo y una cosa es segura: nunca defrauda (excepto al crítico de El País, yo desde mi sitio tuve una percepción distinta, desde luego). He de decir que las circunstancias de este último no eran especialmente favorables. El nuevo disco, tan esperado, me ha resultado cuanto menos difícil; hay bastantes canciones que no me convencen, quizás porque una siempre espera o lo mismo -que ya gusta- o algo nuevo que le agrade y en este caso los nuevos caminos que explora no me han seducido como siempre..., hasta que las he oído en directo, claro. También me contrariaba el hecho, impepinable, de que el sitio elegido para el concierto era desconocido, con más aforo y que por su estructura -y mi estatura- me obligaba a tener que estar en primera fila con la consecuencia de tener que ir mucho antes al recinto y esperar mucho rato de pie.

Y el calor, el calor pegajoso de por sí de Barcelona al que poco a poco me voy acostumbrando, pero que no es soportable mucho tiempo seguido. Afortunadamente mientras estaba en la cola para entrar estuvo nublado y entre eso y que hubo un friki que nos amenizó la espera con un ipod o similar cantando/matando canciones de Manolo se pasaron algo más rápidas las casi tres horas hasta que abrieron las puertas.

Al final el esfuerzo y la carrera hasta el escenario valieron la pena y conseguí una meritoria segunda fila y unos compañeros de concierto, Anabel y Jordi, que fueron el valor añadido a la velada y los culpables de que tenga alguna fotillo de recuerdo ¡muchas gracias!




La larga espera se rompió a las once menos cuarto cuando apareció cantando Provincia de Río Negro y se prolongó hasta la ranchera a la una y media. Y durante todo ese tiempo pude disfrutar al mejor Manolo, al que baila y recorre sin descanso el escenario en Si te vienes conmigo, A San Fernando o Viernes, al Manolo calmo de Bailarás como un indio y Sólo amar -uno de sus sirocos-, al que reinventa El loco de la calle y te lleva a lo más alto con la Insurrección imprescindible.

Y hubo muchas más canciones (sí, Palimp, también tocó Prefiero el trapecio ;-) que cantar y bailar, a pesar del asfixiante calor que a duras penas aliviaba la leve brisa mediterránea y que a pie de escenario te hacía sentirte en una sauna a poco te movieras; imposible no seguir el ritmo de canciones amigas.

Ronca de cantar, bañada en sudor y al borde de la extenuación terminó una noche en la que de camino a casa iba andando como saliendo de un sueño con la sonrisa en los labios e intentando asimilar lo vivido: si eso no era la felicidad, se le parecía mucho.

(Que seas feliz es el título de la ranchera con la que despide Manolo García todos sus conciertos en esta gira 2008. )







Que seas feliz, feliz, feliz
Es todo lo que pido en nuestra despedida
No pudo ser
después de haberte amado tanto
Por todas esas cosas tan absurdas de la vida.

Siempre podrás contar conmigo
no importa donde estés
Al fin que ya lo ves
quedamos como amigos

Y en vez de despedirte con reproches y con llanto
Yo que te quise tanto
pido que seas feliz, feliz, feliz
Yo que te quise tanto
pido que seas feliz, feliz, feliz


"Salut, llibertat i una miqueta d'anarquia"

viernes, 5 de septiembre de 2008

17999

y conmigo 18.000.

Y el mar de fondo, uf, qué nervios.

No llueve, pero hace un bochornazo espantoso, espero no derretirme demasiado.

http://www.20minutos.es/noticia/409603/0/manolo/garcia/gira/

jueves, 4 de septiembre de 2008

Pelos


Esto puede ser cualquier cosa

miércoles, 3 de septiembre de 2008

If could turn back time

Si pudiera volver atrás y rectificar mis errores, si pudiera regresar a mis años felices con lo que ya sé y retomar caminos abandonados..., no sería la que hoy soy con todos mis defectos e imperfecciones, con mis incapacidades y obsesiones, y con toda la vida que llevo recorrida. Porque tropezar tiene sentido cuando vuelves a levantarte, porque acertar cuando eliges es fantástico y porque siempre hay que seguir adelante sin pensar en la caída.

Si pudiera retroceder en el tiempo no lo haría..., y hoy menos que nunca.



(no suelo celebrar mi aniversario, pero el de este año es especial por muchas y buenas razones)

sábado, 30 de agosto de 2008

Hay hogares que matan


Si fuera un pollo me parecería muy poco acogedor, la verdad.

jueves, 28 de agosto de 2008

Quince

años, años, lo lo loloooo...

La racha sigue, bendita sea.

viernes, 1 de agosto de 2008

Soltando lastre (paréntesis)

Casi dos años, han sido casi dos años desde que apareció como un dolor insoportable, como un disparo a bocajarro, impredecible, ingobernable.
Dos años de pruebas sin resultado sabiendo que seguía ahí, que nada podía con aquello.

Porque se sabe que existe cuando duele.

Pero alguna vez tenía que llegar el día en que todo terminase.
Deshecha, fulminada, reducida a polvo; se acabó, por fin, se acabó la puta piedra en el riñón.

Sólo queda soplar, tengo que estar muy cerca del aire (y que siempre me ha gustado esta canción y me venía bien como excusa :-)


(estoy tan contenta que aún me cuesta creerlo)

(fin del paréntesis, sigo vacacionando)

domingo, 13 de julio de 2008

Ya luego vuelvo, si eso

El verano, el ordenador y sus (t)vir(i)us y troyanos, los cambios físicos de ubicación temporales (que me voy al pueblo, vamos) y algunos asuntos médicos que me atañen, me van a llevar a dejar abandonadito el blog desde hoy hasta cuando vuelva, más o menos.

Mientras dejo la única cancioncilla de las tres que dicen los títulos de crédito que aparecen en la película de "Las crónicas de Narnia " y que nadie que no se quede hasta el final de todos los títulos reconocerá porque las dos últimas sólo se oyen justo en ese momento. Ah, eso sí, son banda sonora, claro, claro.

Y sí me gustó, es un buen entretenimiento para una tarde larga de verano.



Just because everything's changing
Doesn't mean it's never
Been this way before

All you can do is try to know
Who your friends are
As you head off to the war

Pick a star on the dark horizon
And follow the light

You'll come back
When it's over
No need to say good bye

Regina Spektor.- The Call

Y no tiene nada que ver conmigo, a-dios-gracias, pero leo a Musa Rella y me quito el cráneo, qué buena es, qué bien escribe la jodía :-)

jueves, 10 de julio de 2008

Found in translation (crónica sentimental viajera)

(largo, muy largo, con fotos que tardarán en cargar y digresivo, advierto)

Cuando aterrizamos en el aeropuerto internacional de Narita después de catorce horas de vuelo, escala en París incluida y el sueño sin saber dónde se llegaba, nos recibió una tarde gris y lluviosa. Los 25º esperados se convirtieron en 16º y la impresión de ver circular a los coches por la izquierda, con la lógica consecuencia de tener que subir al autocar por el lado contrario a partir de entonces, no auguraba nada bueno. Los setenta kilómetros que separaban el aeropuerto del hotel se hacían eternos gracias a la disciplina japonesa de no rebasar el límite de velocidad.

La sorpresa de entrar a Tokyo atravesando puentes y calles con canales insospechados contribuía a la sensación de irrealidad contínua que parecía que iba a ser una constante en el viaje. Qué va. Personalmente este viaje me ha servido para entender, a mi manera, y admirar a los japoneses, al menos desde el punto de vista del visitante.


Vista desde mi habitación del hotel:



Shinjuku, mi barrio. El hotel estaba situado a pocos metros del Gobierno Metropolitano de Tokyo a cuya planta 42 se puede acceder para disfrutar de una perspectiva de la inmensa ciudad que, a pesar de su tamaño, no me resultó en ningún momento opresiva. En Tokyo se puede pasear a las dos de la mañana tranquilamente y lo más que te vas a encontrar es a los silenciosos servicios de obras públicas trabajando: el undécimo, no molestar, sin duda.

Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokyo:





La ciudad, el centro al menos, resplandece. Sus calles, sus coches, sus aseos públicos, todo está concebido para ser lo más agradable posible: el asfalto de sus calles está hecho para absorber el ruido y se nota. Sus automóviles, impolutos a pesar de la lluvia, y sus taxis con sus fundas blancas conducidos por impecables taxistas con guantes también blancos, sorprenden singularmente. Las aceras, metro incluido, tienen una parte especial hecha con unas losetas amarillas de textura diferente a la del resto de la acera que permiten a los ciegos caminar de forma segura y tranquila. Por supuesto, nadie cruza en rojo y cuando lo haces se te quedan mirando no sé si censurando o sin comprender por qué lo hacemos.

Nadie diría que uno pisa tierra de terremotos a juzgar por la grandiosidad de sus rascacielos y los que están en construcción. Es curioso ver cómo las grúas se colocan encima del edificio y no por fuera, claro que son otro tipo de grúas distintas a las que se ven por aquí. La ingeniería produce puentes tan bonitos como el Rainbow Bridge y edificios como Roppongi Hills donde se puede subir hasta la planta 54 y observar un panorama como éste. Arriba del todo en la barandilla que rodea el edificio hay esta curiosa placa (abajo a la derecha, en rojo, la Torre de Tokyo):





"Tokyo City View was selected as Lovers Sanctuary in May 2007 by Area Activation Supporting Center" es lo que pone en la placa.

Shinjuku desde Roppongi Hills:




La Torre de Tokyo desde el helipuerto de Roppongi Hills:


El Rainbow Bridge desde Odaiba Marine Park:


Y a nuestra espalda se encontraba mi asignatura pendiente (algún día, algún día...) y el edificio de la Fuji Television y centro comercial diseñado por el famoso arquitecto japonés Kenzo Tange.

Estatua de la Libertad en Odaiba:


La hermana pequeña del lado de Oriente y el Rainbow Bridge al fondo sobre la bahía de Odaiba


Una mañana, -es un decir, no había amanecido-, eran las cuatro cuando cogíamos el taxi, fuimos a ver el Mercado Tsukiji. Sin saber muy bien hacia donde, íbamos recorriendo los puestecitos aledaños a lo que es propiamente la lonja. Enseguida empezamos a ver los motocarros que transportaban las cajas del pescado, la velocidad y el trasiego era grande y había que estar muy atento para evitar que te atropellaran, aquello empezaba a convertirse en el hervidero que nos habían contado. Después de estar más de media hora dando vueltas e intentar saber dónde era la subasta del atún, lo conseguimos unos minutos antes de que empezara. Ante nuestros fascinados ojos se abría el espectáculo de los atunes colocados para su inspección por los futuros compradores, cómo con linternas los escudriñaban por dentro, los olían, tocaban parte de la cola. De repente se oyó la campana y comenzó la subasta, algo parecido a lo que se puede ver en este vídeo, pero no me resisto a poner este otro vídeo que es más un espectáculo, son cortitos los dos. La vuelta en el impoluto metro de Tokyo fue más fácil de lo que esperábamos: el madrugón mereció la pena.

La campana anunciadora del comienzo de la subasta en primer término:


Una foto de la pared de la estación de metro que me pareció curiosa (la línea amarilla es la del camino para invidentes):

Tokyo es el futuro. Su barrio tecnológico de Akihabara con sus edificios de varias plantas son el paraíso de los aparatos electrónicos y sus infinitos gadgets. Pero fue en una tiendecita donde pude encontrar una tarjeta de memoria para mi obsoleta sony cybershot, algo que había ya renunciado después de preguntar sin éxito en las supertiendas. También de allí me traje de una farmacia atendida por dos dependientas ancianitas un té amargo (dokudami) cuya planta conocí en Higashi Gyoen, el jardín del Este del Palacio Imperial, única zona visitable del recinto junto con el puente Nijubashi donde casi todo japonés tiene una foto. Según nos contaron, los tres elementos de los jardines japoneses son la roca, que simboliza los huesos, el agua que es la sangre y el árbol que representa al cuerpo (el jardín zen no lleva agua). Llama la atención la explanada de hierba perfectamente cortada salpicada de pinos llamada Kokyo Gaien que se encuentra delante del Palacio Imperial: es el sitio donde se encontraban las casas de los samurais que necesariamente tenían que mantener una casa y vivir con su familia durante determinados periodos de tiempo en la época del shogunato, una forma de dominar y controlar que los samurais no se rebelaran contra el Shogun.

Puente Nijubashi y Palacio Imperial:



Visitamos varios templos en Tokyo como el Tomioka Hachimangu, templo donde están las huellas de luchadores de sumo y la lista de los nombres de los Yokozuna de todos los tiempos esculpidos en el Yokozuna Rikishi Monument. A la entrada suelen estar los barriles de sake donados y en este caso también una curiosa tabla sobre los años de buena y mala suerte:



El templo Meiji Shrine nos recibió con una leve lluvia que nos acompañó durante el camino de la entrada que va preparándote para contemplar uno de los tori (puerta del santuario) más bonitos y donde tuvimos la suerte de ver a dos novios haciendo el reportaje de boda.

Tori de Meiji Shrine:


Novios en Meiji Shrine:

Y el famoso templo Asakusa con un montón de gente, quizá por ello me gustó menos.

La noche de Tokyo está llena de luz, es el reino de los luminosos y de los carteles en colores rechiscantes en pleno centro, algo que ya no ocurre en nuestras ciudades y que se considera de mal gusto. Después del rechazo, por lo sorprendente, acabas hasta viéndole la gracia y como algo de lo más normal. Cuando has visto los jardines japoneses y su sereno encanto, resulta extraño que te encuentres con este contraste, aunque más incomprensible me pareció lo del pachinko. Entré en un local con apariencia de sala de máquinas tragaperras, pero no permanecí más de tres minutos a pesar de la enorme curiosidad: el infernal ruido de las bolitas y la música o lo que fuera era absolutamente inaguantable. Y lo curioso es que a ellos parece que les libera.

Kyoto es la tradición. Es la tierra natal de los japoneses que la visitan al menos una vez en la vida. Y no me extraña: la belleza de sus templos y los parajes en los que están situados hacen de esta ciudad un lugar imprescindible. El conjunto de Kiyomizu es realmente sublime con su terraza sujeta sobre 139 columnas . No me resistí a beber agua de los tres chorros de la cascada y realizar su ritual, así que espero gozar de un año más de vida del que me corresponde :-)). El tempo Chion-hi y su tori o puerta sagrada de acceso al recinto de los templos sintoístas, una de las más grandes del país, con sus interminables escaleras en un día caluroso. El templo Kinkaku-ji o templo del Pabellón Dorado donde ya no pude resistirme a comprar un omikuji u oráculo japonés con la suerte de que me salió favorable y no tuve que dejarlo abandonado en el tenderete donde se dejan los adversos para conjurar así esa mala suerte. Y además, he conseguido saber exactamente lo que dice gracias al amabilísimo y paciente Psittakos ;-)
Tenderete donde se atan los oráculos desfavorables: el mío es más gonito..., ains.

En cualquier caso, los lugares en donde los japoneses ubican sus templos, tanto los sintoístas como los budistas, son especiales. Una mañana me acerqué al templo más próximo al hotel que había visto un día a la vuelta en el autocar con el objeto de hacer unas fotos a las tumbas que suelen situarse detrás del edificio principal. A las siete y media de la mañana ya hay una moderada actividad en la capital, pero dentro del recinto del templo se respiraba una apacible armonía. Ya de vuelta atravesando por un parque cercano también al hotel de Lost in translation contemplé uno más de los contrastes contínuos para el viajero curioso: los habitantes de las casas de cartón. En Tokyo incluso en las zonas más transitadas, aunque escondidos lo más posible en túneles peatonales o en recodos, hay indigentes que viven en habitáculos hechos de cartón. No pude dejar de pensar en la estación de lluvias que empezaba y que entonces ni siquiera podrían ocultarse y conservar algo que allí juega un papel tan importante como el honor.

Hotel de la peli desde el Ayuntamiento de Tokyo:


Otro de los atractivos de Tokyo es pasear por sus calles y ver la gente pasar. Los japoneses viven en la dualidad de la superstición y la tecnología, todo aderezado con su decidida occidentalización: ellos son modernos, ellas son lolitas caminando frágilmente sobre sus tacones y no sólo por Takeshi Dori, la calle para comprar ropa del estilo que se puede ver en Harajuku, el lugar donde los fines de semana se acercan los jóvenes japoneses vestidos de la forma que les apetece.

Nuestras guías, las inolvidables Yuriko y Akiko, han sido una parte importante del viaje por su paciencia y conocimiento. Me gustaban especialmente cuando contaban los detalles prácticos de la vida en Japón, pero también las perlas de sabiduría popular y de leyendas y simbolismos que explican el espíritu japonés. La historia de la carpa o koi me llamó la atención y me hizo recordar mis tiempos de niña cuando iba con mi abuelo a pescar al río y volvíamos con barbos o con carpas. La carpa es un pez que se encuentra en los estanques de los jardines japoneses como un elemento relajante. Yuriko nos contaba que es también el ejemplo de la tenacidad y el esfuerzo; la carpa tiene que subir la cascada contra corriente y si lo puede hacer una carpa, también podemos nosotros. Se trata de que si uno se cae siete veces en la vida, se ha de levantar ocho. Para ello se pertrechan de variados amuletos y a primeros de año se compran un daruma o representación del padre del budismo zen que viene con los ojos en blanco y cuyo ojo derecho ha de pintarse con tinta negra cuando se le pide un deseo y cuando se cumple pintar el otro ojo. Yo por si acaso ya he pedido mi deseo al mío.

Figura de carpa a la entrada del Jardín del Este del Palacio Imperial:


Mención especial merece la comida japonesa. Al sushi, sashimi y teppanyaki ya esperados (y ansiados) se unió el chanko-nabe que también me gustó mucho, la comida de los luchadores de sumo. Tuvimos la suerte de ver una exhibición de esta lucha y comprobar la flexibilidad y agilidad de los luchadores y de su agudo sentido del humor.

Chanko-nabe en un restaurante en Osaka propiedad del Gran Campeón de Sumo Asashoryu, toda esa comida se sumergía en una olla con caldo hirviendo que había en la propia mesa:


Otro momento único fue el contemplar la actuación de Sakurako, una maiko o aprendiz de geisha de apenas 19 años que nos deleitó con la delicadeza de sus movimientos durante el baile. Personalmente me llamó la atención la dulzura de su voz cuando contestaba las preguntas de los asistentes; no sé nada de japonés, pero sí me di cuenta que además de poseer una delicada voz, el tono, el ritmo y la entonación eran fruto de un particular trabajo.




Sakurako por detrás (el pelo es suyo, no es una peluca):



La primera vez que vi Lost in translation (lean esta fantástica crítica sobre la peli que hace David Garrido) me quedó una sensación de desasosiego provocada tanto por la historia como por la ciudad, que aparecía hostil e inasible: la sensación de estar perdido agravada por la realidad de estar sin el recurso del idioma para sobrevivir. Por ello me sorprendió mucho la respuesta de mi guía Yuriko cuando le pregunté que cómo había sentado la película a los japoneses y ella me contestó que bien, que les había gustado. A la vuelta de mi viaje y volverla a ver coincido plenamente con ella, ya no me siento perdida.

El último día fue el más largo, había que volar de Osaka a Tokyo y de allí a París y Barcelona. Entre medias pudimos disfrutar de la visita a los jardines de Rikugien justo después de un chaparrón: al espectáculo visual de los pinos, arces, cerezos, alcanfor, azaleas y hortensias, se unió el del olor del campo después de la lluvia. Desde que me levanté hasta que llegué a casa transcurrieron 36 horas. Las vueltas suelen ser más tristes que las idas. No tenía muchas ganas de volver y de hecho no volví del todo: mi paraguas de plástico transparente comprado el último día para luchar contra un aguacero monumental se quedó olvidado apoyado en un asiento del aeropuerto de Narita. No tengo ninguna duda de que algo más de mí que ese paraguas se ha quedado en Japón para siempre.
















Nota1: He encontrado una selección de fotos de Tokyo con una calidad que ya me gustaría, y que recomiendo visitar para hacerse una mejor idea aquí.

Nota2: Llené las dos tarjetas de memoria y no tengo fotos propias del final del viaje, aunque espero conseguirlas... algún día: esta cosa de las fotos suele ir despacio.

Nota3: En un futuro próximo espero abrir una cuenta para subir mis fotos, se ha convertido en una necesidad :-)

domingo, 6 de julio de 2008

¡¡¡La tengo!!!

El día 5 de septiembre andaré muy ocupada..., y feliz..., después de tanto tiempo desde el último no me creo que quede ya tan poco :-))



Y si llueve saldremos a la lluvia
a vaciar el semillero de sonrisas y a esperar cosecha,
en la silla de parar las prisas.
Tanto correr, tanto asentir, tanto quemarse.
El viento te traerá nuevos encuentros,
amores nuevos y una vida dulce,
más plena cuanto menos soberbia
Si arrecia el viento norte abajo velas
calzarse botas y enarbolar hachas
sobre la superficie nos salvamos
desde lo más profundo respirando.

Y siempre recordando los viejos tiempos, pero sólo los que son buenos :-)



"Que se os ha echado de menos y por eso se vuelve porque si no os echáramos de menos no volveríamos, eso está claro. Creo que es sencilla la idea: cuando se echa a alguien de menos quieres volver a verlo, cuando no se echa de menos no quieres volver a verlo, o sea, que como esto es recíproco pues una abraçada"
Manolo García, primo del Capitán Obvio

miércoles, 2 de julio de 2008

...Alishba y Wiam

Son dos bebecitas, Alishba pakistaní y Wiam árabe aunque no sé de dónde exactamente, cuyos padres vinieron a incluirlas en la declaración de la renta porque habían nacido en el 2007.
La foto de sus tarjetas de residencia con sus caritas en blanco y negro como flotando, de apenas dos meses, me produjo una sensación de tierna alegría.
Sus bellos y sonoros nombres, Wiam significa amor, me atraparon con su música.

martes, 1 de julio de 2008

Revista Narrativas y Nueve semanas y media

Ya está disponible el número 10:

http://www.revistanarrativas.com/

Esta vez es un monográfico sobre literatura erótica, muy apropiado para las temperaturas que nos tocan, o así: nuestra querida Magda, que siempre está en todo :-)

Y mi insignificante contribución:

Reseña: Nueve semanas y media.- Elisabeth Mc Neill. Traducción de Manuel Sáenz de Heredia. Tusquets Editores, 1ª edición mayo 1982. ISBN 84-7223-331-6

Nueve semanas y media nos invita en calidad de voyeurs de excepción a asistir a la transformación de la vida de una ejecutiva neoyorkina sin nombre a través del deseo que le provoca otro ejecutivo neoyorkino, también sin nombre, en una relación de sumisión absoluta de forma consentida.
La protagonista se ve subyugada por el exquisito, y a la vez descarnado, comportamiento de él hacia ella durante las nueve semanas y media que dura la relación en las que llegan a conocerse de tal manera que ella comprende que si siguen juntos más tiempo su vida correrá grave peligro.
La entrada de este hombre en su vida supone que su existencia se vea “escindida en dos mitades: día y noche; con él/sin él. Y que era un error, posiblemente peligroso, mezclar las dos mitades” (pág. 67).
La novela está construida como una sucesión de encuentros donde se describe minuciosamente, pero sin caer en lo escabroso, cómo son sus momentos con él, salpicada con pequeñas reflexiones en página aparte, como si fueran hitos, donde a duras penas es consciente del efecto que esa relación está suponiendo para ella.
La historia empieza como una historia romántica, la forma de conocerse, su cuidado por los detalles para que ella se sienta mimada, pero rápidamente se van apuntando los derroteros por los que va a ir girando su idilio. Ese viraje es aceptado entusiásticamente por ella, aunque llegue un momento en que empieza escapar de su comprensión.
A veces me preguntaba, en abstracto, cómo podía el dolor excitarme tanto (...) Pero, cuando el que infligía dolor era él, la diferencia entre el dolor y el placer se oscurecía de tal forma que los transformaba en dos lados de una misma moneda: sensaciones de diferente calidad, pero con el mismo resultado, igualmente intensas; ambos estímulos eran igualmente poderosos y capaces de excitarme. Dado que el dolor siempre aparecía como preludio, y sólo como preludio –a veces horas antes, pero siempre conducente al orgasmo-, era tan deseado, tan sensual, tan consustancial al acto del amor como las caricias que recibían mis pechos (pág. 91)
La pasión, como tantas veces, acaba consumiendo a sus protagonistas, no sin antes dejar una marca indeleble que todos los que han vivido esta clase de delirios llevan consigo hasta el fin de sus días.
Vuelvo a ser responsable y adulta, todo el día. El resultado final es que el termostato de mis sensaciones se ha descompuesto: han pasado años, y a veces me pregunto si mi cuerpo volverá a registrar una temperatura algo más que tibia (pág. 160).

domingo, 29 de junio de 2008

We are the champiñons

¡Por fin!









Lo mejor que tiene el fútbol es ver cómo los tíos se vuelven como niños, como aquellos niños que jugaban al fútbol, con la ilusión de la diversión, de correr a lo tonto, de disfrutar con un balón.


Y si encima ganas, ya es la monda.

lunes, 23 de junio de 2008

Una edición más

... de Bitácoras y Libros organizada por Cuchitril Literario y el simpar Palimp que fue todo un éxito, como siempre.

Un encuentro con caras y bitácoras nuevas que añadir a la larga lista de visitas y un placer reencontrarse con las caras ya conocidas. La velada transcurrió animadamente con la charla y la cordialidad habituales..., hasta el momento que todos estábamos esperando: la lectura de los deberes.

Con la seriedad y solemnidad que el acto requería, Palimp procedió a la lectura de los deberes que previamente habíamos introducido en la bolsa mágica para garantizar el anonimato de los autores de los textos. Si los quieren echar un vistazo, sírvanse pinchar en la crónica de Cuchitril.

He de decir que yo tuve que retirarme temprano, así que ignoro lo que sucedió con el resto de la gente que dijo que iban a tomar unas copichuelas.

Fui caminando hasta la más cercana boca de Metro que me encontré y si bien es cierto que cuando bajaba las escaleras me di cuenta de que alguien a mi espalda llevaba el mismo camino que yo, no le di importancia, iba recordando la lista de cosas que tenía que hacer a la mañana siguiente. Pero entonces esa presencia apenas intuida, súbitamente puso sus manos sobre mis ojos y mi boca y me llevó hasta el recoveco del ascensor mientras me decía susurrando "no temas, sólo escúchame". Presa del terror más absoluto me quedé paralizada y esperando a que se me ocurriera algo para poder salir de allí con bien. Mientras, la persona que no logré identificar, me seguía diciendo que nos había oído en el restaurante y que suscribía aquellos deberes. Con lo que parecía una servilleta me tapó los ojos y con sus labios recorrió mi cuello tan lentamente que no pude reprimir un escalofrío. Noté cómo sus labios se posaban en los míos inmóviles durante unos segundos y luego nada, desapareció. Todavía tuvieron que pasar unos minutos para que me diera cuenta de que se había ido.

He tardado unos días en escribir esta crónica, al día siguiente no recordaba nada de aquello..., hasta que ayer volví a utilizar el mismo bolso que llevé a la reunión y vi la servilleta.

martes, 17 de junio de 2008

Post de continuidad

Volví, volví, pero en vez de jet lag, parece que tengo que recuperar todas las horas que he dejado de vivir en Barcelona, como si todo se hubiera quedado parado todo el tiempo que he estado fuera. Y además teniendo que vivir las horas que efectivamente están pasando aquí y ahora.

Así que se me acumula todo lo que quiero decir y contar; pero no hay problema, sólo hay que dejar de perder el tiempo en dormir, comer y todas esas cosas que dicen que son necesarias para vivir, je.

Pero estoy contenta, muy contenta y eso sí que es imprescindible.

P.S ¿Sólo me acuerdo yo de las locutoras de continuidad? No soy tan vieja, sólo tengo buena memoria :-P

lunes, 2 de junio de 2008

Ojo en el cielo

y pensamiento y corazón y cuerpo.
Estoy volando en estos momentos rumbo a un reino muy muy lejano. Y falta mucho, falta mucho, y llegará a faltar un poooocoooo (Shrek dixit) dentro de quince horas sólamente.
Pero el viaje también es el camino y me he provisto de lecturas y crucigramas suficientes.
A la vuelta ya contaré. De momento dejo este ojo en el cielo.



Don't think sorrys easily said
Don't try turning tables instead
You've taken lots of chances before
But I'm not gonna give anymore
Don't ask me
That's how it goes
'Cause part of me knows what you're thinkin

Don't say words you're gonna regret
Don't let the fire rush to your head
I've heard the accusation before
And I ain't gonna take any more
Believe me
The sun in your eyes
Made some of the lies worth believing

I am the eye in the sky
Looking at you
I can read your mind
I am the maker of rules
Dealing with fools
I can cheat you blind
And I don't need to see any more
To know that
I can read your mind, I can read your mind

Don't leave false illusions behind
Don't cry cause I ain't changing my mind
So find another fool like before
'Cause I ain't gonna live anymore believing
Some of the lies while all of the signs are deceiving.

Eye in the sky.- Alan Parsons Project

domingo, 1 de junio de 2008

Que tengamos suerte


Que tinguem sort.- Lluis Llach

Si em dius adéu,
vull que el dia sigui net i clar,
que cap ocell
trenqui l'harmonia del seu cant.
Que tinguis sort
i que trobis el que t'ha mancat
en mi.
Si em dius "et vull",
que el sol faci el dia molt més llarg,
i així, robar
temps al temps d'un rellotge aturat.
Que tinguem sort,
que trobem tot el que ens va mancar
ahir.
I així pren, tot el fruit que et pugui donar
el camí que, a poc a poc, escrius per a demà.
Què demà, què demà mancarà el fruit de cada pas;
per això, malgrat la boira, cal caminar.
Si véns amb mi,
no demanis un camí planer,
ni estels d'argent,
ni un demà ple de promeses, sols
un poc de sort,
i que la vida ens doni un camí
ben llarg.
I així pren, tot el fruit que et pugui donar
el camí que, a poc a poc, escrius per a demà.
Què demà, mancarà el fruit de cada pas;
per això, malgrat la boira, cal caminar.

Si me dices adiós
quiero que el día sea limpio y claro

que ningún pájaro
rompa la armonía de su canto.
Que tengas suerte
y que encuentres lo que te ha faltado
en mí.
Si me dices te quiero
que el sol haga el día mucho más largo
y así robar
tiempo al tiempo de un reloj parado.

Que tengamos suerte
que encontremos todo lo que nos faltó
ayer.
Y así toma todo el fruto que te pueda dar
el camino que poco a poco escribes para mañana.
Que mañana faltará el fruto de cada paso
por eso, a pesar de la niebla, hay que caminar.

Si vienes conmigo,
no pidas un camino llano
ni estrellas de plata,
ni un mañana lleno de promesas,
sólo un poco de suerte

y que la vida nos dé un camino bien largo.

Y así toma todo el fruto que te pueda dar
el camino que poco a poco escribes para mañana.
Que mañana faltará el fruto de cada paso
por eso, a pesar de la niebla, hay que caminar.

lunes, 26 de mayo de 2008

...

Febrero de dos mil siete..., a la viuda aún se le caen las lágrimas un año y tres meses después..., la declaración de la renta, la última palada de tierra.

lunes, 19 de mayo de 2008

Relojes

Durante un periodo de año y medio estuve trabajando en un pueblo cercano que suponía tener que desplazarme en tren. De la estación al puesto de trabajo había un cuarto de hora andando teniendo que recorrer una de sus calles principales hasta desembocar en la magnífica Plaza Mayor.
La rutina de todas las mañanas hacía que casi fuese conociendo a todos los que hacíamos ese recorrido. De hecho localicé varios "relojes": esa gente que te cruzas todos los días en el mismo sitio a la misma hora y que te sirven para saber si ese día vas tarde.
Entre ellos había un grupo de personas muy especiales. Solía encontrármelos ya casi en los soportales y a veces esperando a alguien del grupo, cuando mi tren llegaba un poquito antes. Y siempre lo que más me llamaba la atención era sus sonrisas: las nueve y media de la mañana y estaban sonriendo. Después de ver un montón de gente en la estación esperando el tren con el gesto serio, con cara de haber dormido poco, con la cara de ir a trabajar o de afrontar un día duro teniendo que desplazarse, ellos estaban contentos.
Eran los únicos que tenían la alegría en el rostro, eran felices, incluso en esas mañanas de invierno frío y con niebla. Por eso siempre me sorprendían tanto, por su sonrisa.
Ese grupo de personas eran disminuídos síquicos. Pero yo no pude nunca dejar de pensar que los auténticos disminuídos éramos todos los demás.

viernes, 16 de mayo de 2008

Anuncio en prensa

A toda página, en página impar, 14 de mayo en La Vanguardia.





Este tipo de cosas me produce sentimientos encontrados. Pienso en el dolor que arrastra quien lo ha publicado y me siento cercana a ella. Pero por otra parte, la exhibición de ese dolor me provoca rechazo y me inclina a pensar en él como algo espurio.

Lo esencial es invisible a los ojos, no suele venir publicado en un periódico.

martes, 13 de mayo de 2008

Tres tamaños



Señor que pasaba, palmera y torre Agbar.


domingo, 11 de mayo de 2008

Premio dorado

Hace unos días que recibí por sorpresa este premio dorado gracias a la gentileza de Sirventés .

Es el primer premio que recibo y me llena de org..mo y satisfacción -o así- que me lo den y no puedo menos que agradecer sinceramente a Un mundo perplejo que se haya acordado de mí

Por otra parte, una es consciente de que dado el sistema de otorgamiento, acabará por tenerlo toda la blogosfera, pero, mira, de momento se llega por aquí :-)

Siguiendo con el ritual, pongo la imagen en el post y copio tal cual lo que significa el recibirlo:


El premio significa
* color dorado: representa sabiduría, claridad de ideas y riqueza.
* color azul: representa paz, profundidad e inmensidad.
* el trofeo en sí es una unión entre los blogueros.


Gracias al premio he descubierto blogs que no conocía, en especial el de Una japonesa en Japón que me va a venir muy bien próximamente, y contribuyo al premio entregándoselo a La funámbula y a Dos dedos de frente

miércoles, 7 de mayo de 2008

Síntomas:

cansancio, fatiga, memoria de pez, ataque de sueño como losa que te aplasta por la noche, espabilarse con el alba, nerviosismo controlado (a veces), verborrea consiguiente, decir muchas veces "gracias", pedir perdón por si acaso, exceso de explicaciones, sonreír en todo momento...

No es astenia primaveral, no es decaimiento emocional o físico, no es atenazamiento por la tensión, aunque haya momentos de saturación cerebral con riesgo de desbordamiento.

Son ganas de superación, de hacerlo cada día mejor, de aprender con cada caso, de proporcionar un mejor servicio a cada persona que viene a ti asustada, temerosa, con bravuconería o con jeta descarada.

Es mi trabajo y me siento realmente contenta. Ahora, eso sí, salgo como si me hubieran dado una paliza, je.

sábado, 26 de abril de 2008

Entrenamientos en imágenes

Bienvenida
La afición

Algunos equipos: Ferrari

Mclaren

Renault

Circuito de Montmeló

Lucas di Grassi, brasileño, piloto de pruebas de Renault, tercero del equipo después de Alonso y Piquet explicándonos el circuito.

Preparados esperando a los pilotos
Alonso y Piquet en el paddock

Toyota repostando

Red Bull cambiando ruedas

Milito y Messi después del entrenamiento

Buscando a Wally, je, Alonso requerido por los medios

Bajo un sol que picaba y sin quitarse el mono, Fernando Alonso sigue trabajando.

Las ruedas usadas en los entrenamientos F.A. y N.P.

Limpieza a fondo

Tomando buena nota, están impecables.


Mañana más, pero esta vez no tan cerca: estaré en la grada M, otra perspectiva.