sábado, 26 de enero de 2008

El colmo de los colmos

Si no fuera porque lo publica El País, creería que es un artículo de La decadencia del ingenio.

Un conductor pide veinte mil euros a los padres del joven que mató

Sin comentarios.

Actualización: la presión mediática ha podido con el individuo que ha retirado la demanda. Ojo, no es que haya recapacitado y se haya convencido de que era una barbaridad lo que pretendía, no, ha sido la presión mediática.

No ha cambiado nada, no es alguien que quiere sacar tajada del sistema, sigue siendo un desalmado.

viernes, 25 de enero de 2008

De roturas y de nirvanas interiores

Al hilo de las Conclusiones Estúpidas de Dosdedos y del comentario de Ladydark, me veo en la necesidad, ejem, de iluminarlas con mi sapiencia, buen hacer y dislate que me caracterizan.

Lo roto, o lo arregla uno mismo, bricolage emocional en fascículos (¿dónde está Salvat cuando se la necesita? :-P ) o lo manda arreglar. ¿Dónde? Nada más fácil, arriba de mi calle hay un sitio estupendo:




...
Mándame en un sobre tu sonrisa rota, Rápido García, yo te la compongo, se reparan botas, bolsos de cuero y alpargatas, canastos de mimbre, diademas de borlas.
Con nieve de nardo yo te la remiendo. Con tela del aspa de un molino viejo. Con polvo del brillo de un trozo de espejo. Con el rabo blanco de un gato perplejo.
...
Mándame en un sobre tu sonrisa rota. Yo te la compongo que soy zapatero. Que soy zapatero, que soy zapatero remendón... Que soy zapatero, que soy zapatero remendón... Que soy zapatero, que soy zapatero remendón

Zapatero, de Manolo García






Y lo de cómo conseguir llegar a no esperar nada..., tan fácil como quedarse sola y ser consciente de que nadie ni nada es imprescindible, y que todo el tiempo que transcurra sin darse cuenta de esto es tiempo irremisiblemente perdido. Pero queda mucho más aún, siempre queda más.

Y bailar, bailar hasta la extenuación, hasta el paroxismo, hasta echarlo todo fuera.

Sola, que nadie me hace falta para alzarme en un vuelo y volver a empezar

Sola, del grupo Efecto mariposa





P.S. Y casi a la vuelta vi ayer que había una Condonería..., este barrio mío tiene de todo ciertamente :-)

P.S.2 Me recuerda esto que conocí antes la palabra condonación (perdón o remisión de una pena de muerte o una deuda) que la palabra condón (preservativo)..., qué ingenuidad podió.

Prohibición de discriminación

El goce de los derechos y libertades reconocidos en el presente Convenio ha de ser asegurado sin distinción alguna, especialmente por razones de sexo, raza, color, lengua, religión, opiniones políticas u otras, origen nacional o social, pertenencia a una minoría nacional, fortuna, nacimiento o cualquier otra situación.


Esto es lo que declara el artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Y el Tribunal Europeo de Estrasburgo es el encargado de resolver las cuestiones que los ciudadanos de la Unión Europea planteen al respecto. Pues bien, el Tribunal ha tenido a bien darle la razón a una adoptante soltera que se le denegó la adopción por ser lesbiana
(Vía Bitácoras Jurídicas)

La legislación española permite la adopción de menores con el requisito general de que el adoptante sea mayor de veinticinco años. En la adopción por ambos cónyuges basta que uno de ellos haya alcanzado dicha edad. En todo caso, el adoptante habrá de tener, por lo menos, catorce años más que el adoptado. (art. 175 Cód. Civil). En Francia también está permitida la adopción a solteros.

Sentencias como ésta me hacen creer que va llegando el día en que nuestros derechos no se verán recortados por la ristra de prejuicios culturales y sociales de la sociedad biempensante.

Qué extraordinario que todos seamos iguales ante la ley, cuánto camino recorrido y cuánto queda por recorrer.

viernes, 18 de enero de 2008

Nada

Nada esperar
de nada
nada temer
(esperar es tener)
nada desesperar
de nada.

César Antonio Molina (del poemario En el mar de ánforas)

Ya lo dijo Séneca nec spes nec metus (nada que esperar, nada que temer).

Pues eso.

jueves, 17 de enero de 2008

En busca del beso


En busca del beso
David Melling
Ed. Beascoa


Hay libros que leo porque sigo a su autor, porque me recomiendan, porque los citan, porque los encuentro mientras busco otros..., cualquier motivo/excusa vale. «En busca del beso» me lo pidió mi hijo. Iba a ser uno de sus regalos de cumpleaños y estaba anticipadamente encargado en una gran cadena de librerías, música y demás multimedia. El día antes voy a recogerlo cuando ocurre lo peor: el libro estaba agotado y no habían podido conseguirlo.
Empezó entonces la búsqueda desesperada, ya sin tiempo y con la misma respuesta en todos los sitios, agotado.
El niño se quedó sin el libro que esperaba, pero su madre le dijo que si lo quería de verdad tenía que pedírselo a los únicos que podían lograrlo, a los Reyes Magos.
Recurrí a internet y resultó que estaba en la web de unos grandes almacenes. Rauda y veloz que me fui allí y una amable dependienta me localizó el último ejemplar en otra ciudad. Quince días más tarde tenía el ansiado libro listo para que sus Majestades lo depositaran la noche del cinco de enero.
Estaba realmente intrigada por leer el libro que mi hijo ya había leído un montón de veces en el colegio y que tanto le gustaba como para ponerlo como regalo en detrimento de algún juego más de la maquinita.
«En busca del beso» trata de la pérdida de un beso de buenas noches, el que un rey, que siempre tenía mucha prisa, le lanzó a su hijo y que por ello salió volando por la ventana. Se encarga al mejor caballero de palacio esta búsqueda tan delicada y cómo termina es algo que tiene que descubrir el lector. He de decir que terminar de leerlo y caérseme una lagrimilla fue todo uno, me estoy haciendo mayor a pasos agigantados.
La historia no puede ser más sencilla y las ilustraciones son simpáticas y con un toque de humor apto para que lo entienda un niño y pueda descubrir esos detalles cómicos. Un cuento que a mí me ha enseñado lo importante que es en la vida de mi hijo el beso de buenas noches y que a veces una da con demasiada prisa y cansancio de todo el día, una gran lección que ya no olvidaré.

martes, 15 de enero de 2008

Tener y no tener

"Ya sabes que no tienes que fingir conmigo Harry. No tienes que decir nada y no tienes que hacer nada. Nada de nada. Tal vez sólo silbar. ¿Sabes silbar verdad? Juntas los labios... y soplas"

domingo, 13 de enero de 2008

Existes y eres

Mientras tú existas

Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad
de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz—cualquiera...

Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada
mía,
transido de distancia,
bajo ese amor que crece y no se muere,
bajo ese amor que sigue y nunca acaba.


¿Cómo seré ... (Ángel González recitándolo)

¿Cómo seré yo cuándo no sea yo?,
cuando el tiempo haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti tal vez.
Seguramente mis sucesivos cuerpos
- prolongándome, vivo, hacia la muerte -
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.
Y los ojos;
¡que me importa que no sean estos ojos!
te seguirán a donde vayas, fieles.


Ángel González ha muerto hoy en Madrid a los 82 años.

Gracias por todo, poeta.

viernes, 11 de enero de 2008

La Onu

Es lo que parece mi clase de catalán, je.
Cuando me instalé en Barcelona hace ahora casi medio año, me planteé aprender catalán por motivos puramente prácticos: ayudar y apoyar a los niños con sus estudios, tener acceso a más posibles trabajos, poder ver más canales de televisión y radio. Así que me fui al Ayuntamiento a informarme y me apunté en uno de los horarios de los múltiples cursos que da el Consorci per a la Normalizatció Lingüística.


Y estoy realmente encantada por la profe que es estupenda y aguanta mis impulsos de repelente-niña-vicente y porque el grupo de los que vamos resulta especialmente enriquecedor, qué vidas se gasta la gente por ahí, por cierto.


Y mira por dónde, me ha caído un regalito por corregir la tesina a mi polaca favorita:



Bombones polacos, os habéis salvado porque tenía que hacer la foto, pero ya se acabó la bula, hmm...

jueves, 10 de enero de 2008

Divorcio sin vino

Una pareja va a juicio por unas cajas de vino



Estaba leyéndolo yo y me estaba pareciendo una exageración, hasta que he visto que se trataba de un Alión y de que encima no ha sido para consumo propio, sino que la demandada ha regalado las botellas y además a mí no me ha tocado ninguna.

Mucha indemnización y tal, pero el demandante y ex-marido se ha quedado sin el vino, y ya se sabe que las penas con vino son menos, (¿o era con pan?, pues debería ser con vino)

Esto es lo que pasa por separarse antes de tiempo. Yo lo tengo claro, nunca antes de que se acabe el Torre Muga. :-))

lunes, 7 de enero de 2008

El despertar más hermoso

Pasaba todos los años, bueno, no siempre fueron todos los años, sólo al principio, cuando el mundo era como te lo contaban y lo dabas por bueno. Luego se supo la verdad (¿seguro que era la verdad?) y ya no podía volver a ser lo mismo nunca. Pero me equivocaba, gravemente además.
Desde 1997 resurgió con toda su fuerza, más intensa que la que sentí en aquellos años infantiles: el placer de disfrutar de la alegría ajena mayor que si fuera propia es un lujo inefable.
Desde entonces, la mañana de Reyes me reconcilia con las Navidades pasadas, presentes y futuras. Y esto ya no hay quien lo estropee.

sábado, 5 de enero de 2008

Casi un año

Y han cambiado cosas: cambio de ciudad, de piso, de clima, de actividad, de línea de horizonte, de perspectiva quizá.
Las viejas veleidades vitales de zonalibre no pudieron rehabilitarse y se reencarnan en blogger, a ver qué tal me llevo con él. Iré recuperando alguna categoría poco a poco, mis crónicas viajeras tengo que tenerlas a mano siempre, y alguna otra que me parezca de interés, pero sin prisa.
Porque han cambiado muchas cosas, pero en el fondo yo sigo siendo la misma, con alguna arruguita más por los disgustos y alegrías, el pelo más largo -sigo teniendo pavor para ir a la peluquería, entre lo que te van a hacer y lo que te van a cobrar, me paso el rato en tensión- y poco más. Todo es igual, pero nada es lo mismo.
Pero estoy a gusto y eso es bastante más de lo que he podido sentirme en muchos meses, demasiados.

Y para ver si va funcionando este blogger, voy a ponerme a saltar, bien alto además :-)

jueves, 3 de enero de 2008

De momento

No tenía pensado inaugurar el blog de esta forma, pero la vida tiene sus propias reglas de juego, más bien va a su bola.

Contrarrestemos pues: Chema, va por ti.