viernes, 11 de enero de 2008

La Onu

Es lo que parece mi clase de catalán, je.
Cuando me instalé en Barcelona hace ahora casi medio año, me planteé aprender catalán por motivos puramente prácticos: ayudar y apoyar a los niños con sus estudios, tener acceso a más posibles trabajos, poder ver más canales de televisión y radio. Así que me fui al Ayuntamiento a informarme y me apunté en uno de los horarios de los múltiples cursos que da el Consorci per a la Normalizatció Lingüística.


Y estoy realmente encantada por la profe que es estupenda y aguanta mis impulsos de repelente-niña-vicente y porque el grupo de los que vamos resulta especialmente enriquecedor, qué vidas se gasta la gente por ahí, por cierto.


Y mira por dónde, me ha caído un regalito por corregir la tesina a mi polaca favorita:



Bombones polacos, os habéis salvado porque tenía que hacer la foto, pero ya se acabó la bula, hmm...

4 comentarios:

  1. ¡Que bonita nueva casita, Carmen!

    Aprender catalán está excelente, me parece una bonita lengua. Yo soy pésima para aprender idiomas, siempre he querido aprender Náhuatl y nada, que es dificilísimo. Como que la circunvalante de lenguas no me fue donada.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué gusto volver a leerte! Aunque no me compres con bombones seguiré pasando a verte que conste. Yo también soy un poco penosa para los idiomas o tal vez sea pereza, la cuestión es que nunca encuentro tiempo para intentar seguir con el alemán que dejé colgado. Un besazo y re-bienvenida.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que aprender un idioma en el lugar donde se habla es muy enriquecedeor, porque vas a encontrar a gente que ha venido de fuera y que está dispuesta a hacer un esfuerzo por integrarse en el nuevo lugar. Es gente de mente abierta y con ganas de hacer cosas, con lo que es muy probable que sean interesantes.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Magda, pero, entre nosotras, está sosa-sosita a más no poder, ya cambiará más adelante, supongo.

    El catalán es fácil de entender, así de primeras, si pones atención. Pero después de un tiempo descubres unos matices en las expresiones que son las que le dan su toque. Personalmente me está sirviendo para aprender nuevas palabras en castellano y a reflexionar sobre mi forma de hablar, lo mismo hasta consigo corregir mi leísmo congénito, je.

    Yo no sé si tengo facilidad con los idiomas, lo que no me falta es interés. Y ahora además tengo tiempo.

    Lady, pásate al catalán, anda :-P

    Sirventés, hay algunos que llevan ya varios años viviendo en Barcelona, pero cuando cuentan cosas de su familia o de su país, en catalán, claro, hay veces que te quedas con la boca abierta.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...