domingo, 13 de enero de 2008

Existes y eres

Mientras tú existas

Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad
de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz—cualquiera...

Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada
mía,
transido de distancia,
bajo ese amor que crece y no se muere,
bajo ese amor que sigue y nunca acaba.


¿Cómo seré ... (Ángel González recitándolo)

¿Cómo seré yo cuándo no sea yo?,
cuando el tiempo haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti tal vez.
Seguramente mis sucesivos cuerpos
- prolongándome, vivo, hacia la muerte -
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.
Y los ojos;
¡que me importa que no sean estos ojos!
te seguirán a donde vayas, fieles.


Ángel González ha muerto hoy en Madrid a los 82 años.

Gracias por todo, poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abuelito/a , dime tú...