viernes, 25 de enero de 2008

Prohibición de discriminación

El goce de los derechos y libertades reconocidos en el presente Convenio ha de ser asegurado sin distinción alguna, especialmente por razones de sexo, raza, color, lengua, religión, opiniones políticas u otras, origen nacional o social, pertenencia a una minoría nacional, fortuna, nacimiento o cualquier otra situación.


Esto es lo que declara el artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Y el Tribunal Europeo de Estrasburgo es el encargado de resolver las cuestiones que los ciudadanos de la Unión Europea planteen al respecto. Pues bien, el Tribunal ha tenido a bien darle la razón a una adoptante soltera que se le denegó la adopción por ser lesbiana
(Vía Bitácoras Jurídicas)

La legislación española permite la adopción de menores con el requisito general de que el adoptante sea mayor de veinticinco años. En la adopción por ambos cónyuges basta que uno de ellos haya alcanzado dicha edad. En todo caso, el adoptante habrá de tener, por lo menos, catorce años más que el adoptado. (art. 175 Cód. Civil). En Francia también está permitida la adopción a solteros.

Sentencias como ésta me hacen creer que va llegando el día en que nuestros derechos no se verán recortados por la ristra de prejuicios culturales y sociales de la sociedad biempensante.

Qué extraordinario que todos seamos iguales ante la ley, cuánto camino recorrido y cuánto queda por recorrer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abuelito/a , dime tú...