lunes, 4 de febrero de 2008

Ayer fue el día de la marmota

Siempre he tenido manía a Bill Murray, creo que me viene desde aquel fiasco, para mí, de peli de Los cazafantasmas donde, paradójicamente, la única forma de afrontar aquel papel era el cinismo del que hacía gala y que yo no entendí en su momento. Además, me parecía que siempre hacía el mismo papel, como Resines en el cine español. Pero así como el torrelaveguense se hizo perdonar su landismo de los ochenta con La buena estrella, a Bill Murray me lo rescató Lost in translation y ahora ya no huyo cuando veo que Bill Murray está en el reparto de una peli. Decididamente soy gerontófila (juas).

Todo esto para decir que por fin he podido ver Atrapado en el tiempo, traducción literal -claro- de Groundhog Day. Y me ha gustado, mucho, me ha hecho pensar, en muchas cosas. En cómo vivimos la vida muchas veces como si fuera un día de la marmota constante. En cómo no es malo vivir siempre en el día de la marmota si sabes aprovecharlo. En cómo un día de la marmota como todos los días se puede convertir en el día siguiente al día de la marmota.

"El invierno dormitando al aire libre lleva en su sonriente rostro un sueño de primavera".

Es duro vivir siempre la misma rutina, sobre todo si implica dolor constante. Pero sólo es malo si se convierte en una pérdida de tiempo: algún día será mañana, seguro. Personalmente, mi particular día de la marmota ha terminado.

Avui tinc ganes de cridar

Que tens la vida al teu davant

Viu-la, de Filippo Landini

6 comentarios:

  1. Sí, y sí, me gusta este comentario, y es verdad que muchos tenemos temporadas de repetición de una rutina que nos pone rencorosos y amargados en cuanto perdemos de vista que seguimos siendo nosotros mismos y que cada día es un regalo si lo crees así.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. me encanta bill murray, jajajaja, compartimos afición. en el día de la marmota está impresionate! y en lost in traslation!

    ResponderEliminar
  3. Jueves, creo que ése es el espíritu de la peli, aunque a veces me parece que es una versión libre del Cuento de Navidad de Dickens, pero con menos moralina en el sentido de que el ayudar a los demás es una forma de ayudarte a ti mismo mucho más.

    Deses, supongo que la gerontofilia es una de esas cosas que se cura con la edad..., en cualquier caso creo que es perfectamente compatible con la afición contraria, no soy racista :-P

    ResponderEliminar
  4. Estupenda reflexión C., es cierto que a veces vivimos en un día de la marmota contínuo y ni siquiera somos conscientes de ello. Cuando te das cuenta, ya has dado un paso adelante para terminarlo. Y la canción magnífica, me encanta y se oye estupendamente (jubila el PC que el goear funciona bien :P).
    Lo mejor de todo lo que has escrito en este día postmarmota es el final, me gusta leerlo, un beso.

    ResponderEliminar
  5. El día de la marmota es una de las películas que más recuerdo, cada día, cada día, cada día :) para prueba, dále a este botón
    http://canillita.wordpress.com/?s=la+marmota

    ResponderEliminar
  6. Lady, y dura, y dura, y dura..., qué descanso, oiga :-)

    Psikke, espero que no sigas teniendo demasiado cerca a tu marmota particular por aquello de la higiene mental y eso. Creo que aún no he tenido el (dis)placer de conocer a nadie así, aunque creo también que estoy demasiado poco atenta, en esos casos desconecto directamente.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...