sábado, 8 de marzo de 2008

Jornada de disipación

Así denominaba Luis Ángel De la Viuda a las veinticuatro horas anteriores al día de las elecciones.

Porque más que reflexionar, necesitamos que se desvanezca todo lo acontecido en esta larga, muy larga, demasiado larga campaña electoral.

Aunque esta vez haya comenzado un día antes, malditos.

Que voten a quien quieran.

2 comentarios:

  1. es buenísimo, jornada de disipación, jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Cualquier día soy yo la que me disipo, de ellos, juas.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...