domingo, 7 de septiembre de 2008

Que seas feliz

Y el poblenouvin consiguió con creces que lo fuéramos durante casi tres horas.

Empiezan a ser años viendo al Último y a Manolo en directo y una cosa es segura: nunca defrauda (excepto al crítico de El País, yo desde mi sitio tuve una percepción distinta, desde luego). He de decir que las circunstancias de este último no eran especialmente favorables. El nuevo disco, tan esperado, me ha resultado cuanto menos difícil; hay bastantes canciones que no me convencen, quizás porque una siempre espera o lo mismo -que ya gusta- o algo nuevo que le agrade y en este caso los nuevos caminos que explora no me han seducido como siempre..., hasta que las he oído en directo, claro. También me contrariaba el hecho, impepinable, de que el sitio elegido para el concierto era desconocido, con más aforo y que por su estructura -y mi estatura- me obligaba a tener que estar en primera fila con la consecuencia de tener que ir mucho antes al recinto y esperar mucho rato de pie.

Y el calor, el calor pegajoso de por sí de Barcelona al que poco a poco me voy acostumbrando, pero que no es soportable mucho tiempo seguido. Afortunadamente mientras estaba en la cola para entrar estuvo nublado y entre eso y que hubo un friki que nos amenizó la espera con un ipod o similar cantando/matando canciones de Manolo se pasaron algo más rápidas las casi tres horas hasta que abrieron las puertas.

Al final el esfuerzo y la carrera hasta el escenario valieron la pena y conseguí una meritoria segunda fila y unos compañeros de concierto, Anabel y Jordi, que fueron el valor añadido a la velada y los culpables de que tenga alguna fotillo de recuerdo ¡muchas gracias!




La larga espera se rompió a las once menos cuarto cuando apareció cantando Provincia de Río Negro y se prolongó hasta la ranchera a la una y media. Y durante todo ese tiempo pude disfrutar al mejor Manolo, al que baila y recorre sin descanso el escenario en Si te vienes conmigo, A San Fernando o Viernes, al Manolo calmo de Bailarás como un indio y Sólo amar -uno de sus sirocos-, al que reinventa El loco de la calle y te lleva a lo más alto con la Insurrección imprescindible.

Y hubo muchas más canciones (sí, Palimp, también tocó Prefiero el trapecio ;-) que cantar y bailar, a pesar del asfixiante calor que a duras penas aliviaba la leve brisa mediterránea y que a pie de escenario te hacía sentirte en una sauna a poco te movieras; imposible no seguir el ritmo de canciones amigas.

Ronca de cantar, bañada en sudor y al borde de la extenuación terminó una noche en la que de camino a casa iba andando como saliendo de un sueño con la sonrisa en los labios e intentando asimilar lo vivido: si eso no era la felicidad, se le parecía mucho.

(Que seas feliz es el título de la ranchera con la que despide Manolo García todos sus conciertos en esta gira 2008. )







Que seas feliz, feliz, feliz
Es todo lo que pido en nuestra despedida
No pudo ser
después de haberte amado tanto
Por todas esas cosas tan absurdas de la vida.

Siempre podrás contar conmigo
no importa donde estés
Al fin que ya lo ves
quedamos como amigos

Y en vez de despedirte con reproches y con llanto
Yo que te quise tanto
pido que seas feliz, feliz, feliz
Yo que te quise tanto
pido que seas feliz, feliz, feliz


"Salut, llibertat i una miqueta d'anarquia"

13 comentarios:

  1. Me alegra que hayas disfrutado. Aunque ni El último ni Manolo estén en lo más alto de mis preferencias tienen canciones que si lo están.

    ResponderEliminar
  2. Ah, pues tengo curiosidad por saber cuáles. Lo que no deja de sorprenderme es el vuelco, a mejor, que dan las canciones cuando son interpretadas en directo, debe ser el encanto de lo efímero.

    ResponderEliminar
  3. No se si seria capaz de estar esperando tres horas para sacar unas entradas que al fin, tengo que pagar igual ;-(.Pero es que yo soy muy comodona!. Ahora, que si se sale con ese sentimiento de felicidad, a lo mejor alguna vez pruebo. Rosa

    ResponderEliminar
  4. Otra cosa, viendo el video de nuevo, quien es esa chica o chico que le dedica tamaña reverencia ?. Dice cuando le presenta algo de es el cerebro?
    Rosa , otra vez

    ResponderEliminar
  5. Rosa, que ya tenía la entrada: la cola fue para entrar y conseguir buen sitio que las entradas no eran numeradas, je.
    La chica a la que presenta es una bailarina, Marta Fernández, que es novedad en esta gira y si no viene en la siguiente no seré yo la que la eche de menos :-)

    ResponderEliminar
  6. Anda que...
    Anda que...

    Anda que.

    (Danuto)

    ResponderEliminar
  7. Anda que...
    Anda que...

    Anda que.

    (Danuto)

    ResponderEliminar
  8. anda que..., que no me lo pasé bien ni nada, oiga.
    Y lo jóvenes que estamos Manolo y yo, ein, que no sé yo si el sr. Danuto sería capaz de aguantar tanto, por cierto ¿qué tal tu espalda?..., que ya debe pesar más que un lechacillo il suo Mario ;-)

    ResponderEliminar
  9. Muy apetecible la experiencia, Carmen. No lo del bochorno, pero sí el ambiente y la música. Admirable esa fuerza de voluntad para hacer cola. Bonita la canción, las fotos y tu forma de contarlo. Y los niños mientras?
    Isabel.

    ResponderEliminar
  10. Jo, que envidia me das. Yo sólo lo he visto una vez en directo y me lo pasé en grande. Desde que me vine a este país sin sol tuve que renunciar a las giras de este artista. Snif snif.

    ResponderEliminar
  11. Isabel, cuando algo gusta el esfuerzo se da por bien empleado. Lo que noto con los años es que cuesta arrancar, pero después se disfruta más, se es más consciente de que estás viviendo algo que no sabes cuándo se volverá a repetir. Y los niños con su padre, que llegó antes.

    Bienvenida, Petite, esto de los conciertos es cuestión de proponérselo. Yo ya he decidido que no voy a perderme casi nada de lo que me haga feliz si está a mi alcance. Y tú además puedes ir acompañada, y de paso le enseñas palabras como filigranas, sedimento, alcotán..., que con este Manolo hay veces que hay que coger el diccionario :-)

    ResponderEliminar
  12. La slide guitar no suena muy mexicana...

    ResponderEliminar
  13. Pues lo mismo no suena muy mexicano, no lo sé, pero como que me da igual, a mí allí en directo me gustó mucho.
    Bienvenido.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...