viernes, 4 de diciembre de 2009

Paréntesis personal

Llevo una semana muy malita y nada de lo que me recetan me mejora.

Dejo esto en stand by hasta que esté completamente recuperada.



Me voy a la cama.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Más ropa interior

Sí, que empieza a hacer fresquito por aquí, más ropita, más, que jo sóc fredolica :-)

PASA.
La puerta está abierta.
Quítate la ropa
y ponte mi camisa.
Préstame los labios
que quiero tus besos,
que quiero tu risa.
Túmbate a mi lado,
y háblame al oído.
Dime que es un sueño
y no me despiertes.
Ámame sin prisa,
quiéreme despacio.
No cierres la puerta.

Al menos no llueve..., y se entra en calorcito... (a partir de 0:50s)


jueves, 19 de noviembre de 2009

Miradas y Ropa Interior

Me pierden las miradas,
los ojos que sonríen o que lloran,
el mar en que navegan,
el campo en el siembran,
la noche en la que añoran.

Las miradas que saben lo que callan,
que esconden lo que ansían,
que ríen cuando lloran.

Me pierden las miradas
cuando esconden la vista
para soñar despiertas.




Esta ropa interior que me desnuda,
tiene un tacto de piel dada la vuelta.
Esconde lo que quiere se vea.
Enseña lo que esconde.

Es la ropa interior que me desviste,
que da forma al color de lo que siento,
que no entiende de modas,
que no sabe soñar sin que se sepa.

Ropa de encaje para vestir santos,
penas de algodón que no destiñen.

Ropa colgada del escaparate
que refleja una cara en cada luna.

Tela de juicios, ropa de cama,
traje de noche, segunda piel.

Ropa interior para quitar deprisa
pero con pausas.

(poemas del libro Ropa Interior de Javier Ruiz Taboada, Ed. Renacimiento)

Actualización 2013: @ruiztaboada firmará sus libros de poesía el próximo domingo 16 de junio en la Feria del Libro de Madrid por la mañana de 12 a 14 en la caseta 222 y por la tarde sus libros infantiles de 19 a 21 en la caseta de la editorial SM (321 y 322)

jueves, 12 de noviembre de 2009

Adivinanza






Volviendo a casa por un lugar muy concurrido para el turismo y colegiales de excursión me encuentro con estas dos placas (no hay photoshop). ¿Cuál es la verdadera?

domingo, 8 de noviembre de 2009

Leif (y Tommy)

La culpa de mi atracción por los rubios la tuvo Tommy. Ahora lo sé: él fue el primero (fotos).

Así que cuando apareció Leif Garrett el camino ya estaba hecho. Leif era ese ángel rubio que cantaba en extranjero (sí, a mí me tocó francés) y el que mejor lucía aquellas mallas infames de spandex que seguro que se las ponía por una promesa. Los primeros y únicos Superpops que compré fueron para poder tener fotos de él, e incluso llegué a entrar en una zapatería de la Plaza España para que me dieran un póster donde promocionaba a ritmo de su último hit (a partir de '22s) las zapatillas deportivas Paredes.



Y gracias a aquel patrocinio, vino a España y grabó algunos Aplauso para deleite y locura de sus fans, las afortunadas que pudieron verle en directo. Las de provincias nos teníamos que conformar con verle por la tele y feel the need.




Y cómo olvidar I was made for dancing.




Ah, y cuando se cortó el pelo que parecía más mayor y así las fans ya podíamos responder con una-imagen-vale-más-que-mil-palabras a aquellos maledicentes que se metían con nosotras «si parece una niña con ese pelo». Pos hala, ya se lo había cortado y ya no parecía una niña, listos, que eran unos listos.
You had to go and change on me




Y un buen día desapareció. Y no volvió a ver más rubios en mi vida, nunca más. Bueno, uno sí, Sting, pero no cuenta, que entonces estaba yo aprendiendo inglés y practicaba con sus canciones, él era sólo un instrumento, ejem.

Hace un par de meses buscando otras cosas me encontré con una foto de Leif. Un auténtico shock. Su aspecto físico era lamentable, ciertamente las fotos para las fichas policiales no suelen ser muy favorecedoras, y me puse a buscar qué había pasado durante estos años.

Una vez más la fama, las drogas y un desgraciado accidente con resultado de graves lesiones para un amigo suyo que viajaba en el coche que Leif conducía le había apartado de la vorágine de vida que llevaba. Parece ser también que se cansó de ser el niño bonito que ponía la imagen a las canciones que le habían convertido en ídolo de quinceañeras y quiso cambiar de estilo. No le salió bien la jugada y no tuvo apoyos después de sus problemas con las drogas y la demanda millonaria que le interpusieron a raíz del accidente.

Siguió actuando en películas como The Outsiders e intentando volver a la música, aunque no con el éxito que tenía. He encontrado dos sitios que recogen la música que está haciendo ahora y que no está nada mal, aunque algunas sean versiones:

http://www.myspace.com/leifgarrett donde hay un remix de I was made for dancing

http://www.purevolume.com/leifgarrett

Y también tiene página oficial y todo:
http://www.leifgarrett.net/memphisappeal.html

Y página de fans con fotos más o menos actuales y de cuando empezó: el gorro que gasta ahora le sienta estupendamente, je.
http://www.leifgarrettfans.com/pictures.html

Y sí, hoy que cumple cuarenta y ocho tacos, ha recorrido un camino más duro del que debería para llegar a ser el dueño de su propia vida; ya no es el mismo chico que era un apasionado del skateboard, físicamente tampoco, claro, aunque esa mirada..., no seremos los mismos, pero sí somos los de antes.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Conversaciones a las ocho de la mañana

Recién levantado:

-Mamá, creo que no existen los Reyes Magos.
-¿Y eso por qué?
-Porque un amigo del cole dice que oyó a sus padres hablar de qué era lo que le iban a comprar para Reyes.
-¿Y tú qué piensas?
-Yo les he dicho que el que no existe seguro es Papá Noel.
-¿Y por qué?
-Porque Papá Noel sólo me ha regalado una vez unos guantes y nada más.


Se me hacen mayores tan deprisa que me da vértigo (el viernes fue su cumple, nueve añitos, snif).

viernes, 30 de octubre de 2009

Polifemos

Acabo de llegar de la tertulia Polifemos y no será la última. Vuelvo llena de imágenes, vidas y poemas que me han acompañado paseando conmigo hasta mi casa envuelta en la brumosa luna y en la suave temperatura de la noche barcelonesa de octubre.
Muchas gracias a Marce y Dani y a todos los que han colaborado y nos han hecho partícipes de sus escritos, emociones y cálidas voces, un auténtico placer.
Y me llevo dos poemas que no conocía, además.

Solo de ti, lleno de ti,
esta tarde a las 7,
el ciudadano de tu ausencia
se palpaba la cara, la voz, los papelitos,
de veras comprobando
que tus ruidos andaban por sus huesos
y en general te habías ido.

Golpeó puertas, teléfonos.
La gran ciudad estaba equivocada sin tu pelo, señora,
y él sentía tirones detrás del corazón.
A lo mejor era el tabaco,
de todos modos yo soy otro:
un pedazo de ti,
alguien a quien castigan puertas, ruidos, teléfonos,
y, andá a saber por qué,
toda la parentela de la muerte.


Juan Gelman



Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.


Mario Benedetti

jueves, 22 de octubre de 2009

Más extraño que la ficción

(voz en off al final de la peli)

Al darle un mordisco a una galleta glaseada de babaria, Harold por fin tenía la sensación de que todo iba a salir bien. En ocasiones, cuando nos perdemos en el miedo y la desesperación, en la rutina y la constancia, en la desilusión y la tragedia, habría que dar gracias a dios por las galletas glaseadas de babaria.
Y, afortunadamente, incluso cuando no hay galletas, aún nos puede reconfortar una mano conocida acariciándonos, o un gesto amable y cariñoso, o un apoyo sutil para respirar la vida, o un abrazo tierno, o unas palabras de consuelo. Y no olvidemos las camillas de hospital, y los tapones para la nariz, y la repostería que sobra, y los secretos susurrados, y las fender stratocaster, y, tal vez, alguna que otra novela.
Y hay que tener en cuenta que todas estas cosas, los matices, las anomalías, las sutilezas que creemos que no son más que complementos en nuestras vidas, de hecho están presentes para una causa mucho mayor y más noble..., están para salvarnos la vida.

Sé que la idea resulta extraña, pero también sé que es la puta verdad, aunque nos intenten engañar: la vida no va de ser el mejor, el salvador del mundo, el premio Nobel, el exitoso autor, actor, cantante o político..., aunque puede llegar a serlo. Pero toda esa gente que triunfa, si es realmente sincera, su mejor momento en la vida es cuando vio nacer a hijo, comió en casa de su madre su comida preferida, le dijo que sí su novia o novio de toda la vida, se reconcilió con su mejor amigo, se quitó los zapatos en su casa después de un día de lluvia y trabajo espantoso o todas esas cosas que se dicen en la peli que quizá no tengan importancia, pero que conforman nuestra manera de ser en el mundo y la mejor razón para dar sentido a la vida, si es que hay que buscarle uno.

Hace años, muchos ya, leí por primera vez una frase que no sé de quién es, pero que consiguió que me replanteara mi forma de ver el mundo: «lo insignificante es tan importante como todo lo demás»..., yo soy la de abajo a la izquierda :-P


Ah, y si alguien quiere ver una película un sábado por la tarde con mantita y café con leche y galletas, hagánse con Stronger than fiction. Para los que no, pueden leer una sinopsis exhaustiva aquí.

lunes, 19 de octubre de 2009

Lunes

(Hugh Laurie) Dr. House: -Todos somos imbéciles, hace que la vida sea interesante.

(Franka Potente) Lydia: - Estoy harta de que la vida sea interesante.

El diálogo fue el jueves, primer capítulo de House de la sexta temporada, pero es que hoy comienzo la semana muerta de cansancio y absurdamente melancólica.

Arrastrándome ando.

Y aún es lunes.

Uf.

jueves, 15 de octubre de 2009

Blog Action Day: Climate Change

El cambio climático. Se pone uno a pensarlo y dice, bueno, quizá hace más calor en verano que antes, y también más frío en invierno, llueve menos y cuando se pone lo hace torrencialmente. Tampoco es tan grave la cosa, ya parece que van poniendo remedio, que si los coches ecológicos, los sprays sin CFC, hay gente que recicla y todo, bueno, pues ya están en ello.
Pues no. Al final todo es cosa de todos. Porque si todos hacemos poquita cosa pero hacemos algo, al final muchos algo es un mucho. Y hay muchas cosas a hacer al alcance de nuestra mano, sobre todo porque no nos cuesta tanto trabajo una vez que lo incorporamos a la rutina. Un día empezamos guardando los periódicos para tirarlos al contenedor de papel y al poco parece que lo hemos hecho toda la vida. Y luego te das cuenta de lo sucio que está todo y te da vergüenza tirar primero un papel de un caramelo y luego hasta las cáscaras de pipas o las colillas al suelo. Todo es cuestión de ponerse y de tener un mínimo de sensibilidad.
Y más adelante dejas de comprar cosas que vengan envasadas, reutilizas las bolsas, llevas lo que no se puede tirar a la basura al Punto Limpio que total pilla de paso dando un paseo, etc.
Porque hay cosas que no podemos hacer, pero otras sí, y como decía el otro «Lo insignificante es tan importante como todo lo demás». Y muchas veces en la vida lo insignificante es lo que le da sentido..., pero eso es otra historia y otro post que tengo en mente.

Y hay iniciativas realmente curiosas como la arquitectura verde o el bosque de árboles solares, una gozada.

De momento, quedémonos con otra de las consecuencias terribles del cambio climático: la cerveza está empeorando por su culpa.


ANDREA MAYO
Martes, 15 de Septiembre de 2009
Quizás parezca irrelevante, pero el llamado calentamiento global va a preocupar a más gente cuando se extienda la información que ha recopilado el Instituto Hidrometeorológico Checo. La calidad del lúpulo Saaz, culpable del sabor de la cerveza, ha empeorado tras el ascenso de las temperaturas.
Según los científicos checos el lúpulo Saaz ha empeorado su calidad a razón de un 0,06 % anual desde 1954. La investigación ha abarcado hasta el año 2006 y ha estudiado las variantes climáticas, el rendimiento de la agricultura y la calidad los cultivos en la República Checa. La concentración de ácidos alfa del lúpulo Saaz ha disminuido un 3,12 % en 52 años.
El lúpulo Saaz debe tener un 5% de estos ácidos para producir la leve amargura de las cervezas tipo Pilsners (como Budweiser o Pilsner Urquell). Este tipo de cerveza, gracias a su sabor, se situó como una de las cervezas checas con mayor reputación desde su creación, en 1842, por un cervecero bávaro llamado Josef Groll.
"Las famosas regiones vinícolas de Alemania Oriental y Central de Eslovaquia se enfrentan a la misma situación" apunta Francesco Tubiello, especialista en cultivos de la Comisión Europea.
El científico medioambiental Jim Salinger, del Instituto del Agua e Investigación Meteorológica de Nueva Zelanda, señala como los cultivos de malta en Oceanía se han visto muy afectados por el ascenso de las temperaturas. Esta destrucción de los cultivos de malta reducirá drásticamente la producción en los próximos 30 años, lo que incrementará notablemente el precio de la cerveza, según explicaba Salinger.
En el año 2007, en Alemania, el precio de la cerveza se había duplicado en un periodo de tiempo de dos años. La causa provenía del aumento en cultivos para biocombustibles ecológicos. Estos cultivos producen más beneficios a los agricultores y la cerveza se vio perjudicada involuntariamente por la evolución agrícola del país.
En definitiva, los incondicionales bebedores de cerveza se aliarán contra el cambio climático, aunque sea dentro de un bar.

miércoles, 7 de octubre de 2009

No al Recorte del Presupuesto en I+D

-«Pero si tú eres de letras...»
- ¿y? ¿y? ¿y?



Ahora lo entiendo, lo del rechazo de los JJOO era una señal: dejaos de gilipolluás y atended a lo que importa, ¡trasvase de fondos ya!

El presupuesto del COJO de Madrid 2016 sería de cerca de 2.000 millones
Los ingresos del COI en los Juegos en la capital española estarían libres de impuestos
MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -
El presupuesto del Comité Organizador (COJO) de los Juegos Olímpicos de 2016 será de 2.600 millones de dólares (2.000 millones de euros) y el externo es ligeramente superior a los 3.400 millones de dólares (más de 2.500 millones de euros), del que más del 70 por ciento se destinará a la Villa Olímpica si Madrid resulta elegida el próximo 2 de octubre en Copenhague sede de la cita olímpica.
Los ingresos del Comité Olímpico Internacional (COI) relacionados con los Juegos Olímpicos de Madrid en 2016 serían libres de impuestos y el 90 por ciento de los ingresos estará garantizado si la capital de España es elegida sede.
Además, el 90 por ciento de los ingresos, el 40 procedentes de la contribución del COI, patrocinios TOP y subsidios paralímpicos proporcionados por las tres administraciones públicas, y el 50 del patrocinio local, licencias y ventas de entradas, "está asegurado".
Asimismo, el régimen fiscal que se aplicaría en los Juegos sería el mismo que el de los Juegos de Barcelona'92 y el que se usó más recientemente en la 32 edición de la America's Cup de vela en Valencia.

P.S. Una iniciativa de La Aldea Irreductible.

domingo, 4 de octubre de 2009

De aviones, mares y cielos trufados














Una jornada espectacular, sin duda, aunque la luna llena de esta noche en la playa no lo ha sido menos.
Pero de ella no tengo fotos..., aún...



Sempre plou vora la mar.
Ja ningú visita la tètrica ciutat
I un rostre blanc passeja d’amagat
i mans a les butxaques ha trobat la soletat.
I l’aigua regalima pel paraigues destapat.

Hi ha una roca prop la mar
i l’intrèpid passatjista s’hi tira de cap,
sabates i corbata dins l’oceà
i apagant les seves penes, s’endinsa en l’aigua fosca…
Com un espantaocells…

Hi ha ocells vora la mar,
rodejant el cos asmàtic lluny de la ciutat
i l’arrosseguen milles creuant l’oceà.
Simulant sobre carenes, l’home vola i no s'ofusca;
com un espantaocells…, com un espantaocells...

Cap al centre del sol i al vell mig del cel.
I ningú mai l’ha trobat però tampoc mai l’han buscat
Perquè el paisatge és tancat.
Perquè el paisatge és tancat.

I entre mil postes de sol, sirenes, princeses,
Balls de taurons i allaus de cançons.

Com un espantaocells, com un espantaocells.

I cap al centre del sol vola l’espantaocells,
i ningú mai l’ha trobat però tampoc mai l’han buscat
Perquè el paisatge és tancat.
Perquè el paisatge és tancat.

jueves, 1 de octubre de 2009

El animal moribundo

Es mi primera novela de Philip Roth. No será la última.

El monólogo dialogado, y la nada técnica manera de descripción de la voz utilizada para narrarnos la historia, hace al lector espectador de una larga conversación con alguien cercano y conecta desde el primer momento. Conocemos así la vida del liberal y promiscuo (todo por la libertad) profesor de literatura en una Universidad americana y su más obsesiva conquista, la cubana Consuelo Castillo. El narrador muestra su vida a retazos de su memoria del camino ya recorrido y los «cadáveres» de sus amores y familia desperdigados; a veces justificando lo injustificable, a veces exponiendo sus defectos para hacerse perdonar (no soy tan malo, es que me han hecho así).
Así a través de la conversación mantenida con su interlocutor muerto aparecen sus temas recurrentes, el sexo y la muerte, y el retrato del ambiente de su entorno como profesor universitario.

Una novela que se deja leer y que hace infumable hasta la náusea, si no lo era ya antes, la película de Isabel Coixet -Elegy-, basada en el libro.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Off


Vuelvo en octubre, interneteramente hablando.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Nueve del nueve del nueve


De vez en cuando
un vicio nuevo me invade y miro la hora
porque se ha vaciado la alcancía,
mis besos rebotan por las paredes
y mi mera ilusión es ese hábito
que escapa de la escasez y se regodea
solo, como un altivo gusano,
y me como los dedos de mi amante
que no me amó, y me lamento
de la humedad que da eso en la mirada,
y me pongo frenética aupándome para verlo
todo más lejos, y me acuso de divinizar
lo que toco con el ojo, y me
asusta llevar la incertidumbre
en los besos, y me pongo celosa
porque soy olvidable.

Concha García
Me encantan los impares :-)

jueves, 3 de septiembre de 2009

Precisamente hoy

(siete millones y medio de años después)

Pág. 161
Hubo un expectante momento de pausa mientras los paneles de la puerta delantera de la consola empezaban a despertarse lentamente. Comenzaron a encenderse y a apagarse luces de prueba que pronto funcionaron de modo contínuo. Un canturreo leve y suave se oyó por el canal de comunicación.

-Buenos días -dijo al fin Pensamiento Profundo.
-Hmmm... Buenos días, Pensamiento Profundo -dijo nerviosamente Loonquawl-, ¿tienes... hmmm, es decir...?
-¿Una respuesta que daros? -le interrumpió Pensamiento Profundo en tono majestuoso-. Sí, la tengo.

Los dos hombres temblaron de expectación. Su espera no habría sido en vano.

-¿De veras existe? -jadeó Phouchg.
-Existe de veras -le confirmó Pensamiento Profundo.
-¿A todo? ¿A la gran pregunta de la Vida, del Universo y de Todo?
-Sí.

Los dos hombres estaban listos para aquel momento, se habían preparado durante toda la vida; se les escogió al nacer para que presenciaran la respuesta, pero aún así jadeaban y se retorcían como criaturas nerviosas.

-¿Y estás dispuesto a decírnosla? -le apremió Loonquawl.
-Lo estoy.
-¿Ahora mismo?
-Ahora mismo -contestó Pensamiento Profundo.

Ambos se pasaron la lengua por los labios secos.

-Aunque no creo -añadió Pensamiento Profundo- que vaya a gustaros.
-¡No importa! -exclamó Phouchg-. ¡Tenemos que saberla! ¡Ahora mismo!
-¿Ahora mismo? -inquirió Pensamiento Profundo.
-¡Sí! Ahora mismo.
-Muy bien -dijo el ordenador, volviendo a guardar silencio.
Los dos hombres se agitaron inquietos. La tensión era insoportable.
-En serio, no os va a gustar -observó Pensamiento Profundo.
-¡Dínoslo!
-De acuerdo -dijo Pensamiento Profundo-. La Respuesta a la Gran Pregunta...
-¡Sí...!
- ...de la Vida, del Universo y de Todo... -dijo Pensamiento Profundo.
-¡Sí...!
-Es... -dijo Pensamiento Profundo, haciendo una pausa.
-¡Sí...!
-Es...
-¡¡¡...¿Sí...?!!!
-Cuarenta y dos -dijo Pensamiento Profundo, con calma y majestad infinitas.

viernes, 28 de agosto de 2009

Setze


Amar profundamente a alguien nos da fuerza. Sentirse amado profundamente por alguien nos da valor (Lao Tsu)


lunes, 17 de agosto de 2009

Interior al aire libre bis

Interior al aire libre.- Ramón Casas
1892. Firmada y fechada
Óleo sobre lienzo.160,5 x 121 cm
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza


(Del libro Barcelona modernista de Cristina y Eduardo Mendoza, Ed. Seix Barral)

En general, la vida en familia debía de ser bastante aburrida. Los hombres combatían este aburrimiento pasando fuera de casa la mayor parte de su tiempo: en el trabajo o en el café. Las mujeres se daban a a ensoñación, que es hija del tedio. Por esta razón las mujeres de antaño nos parecen hoy más románticas y abnegadas. La literatura al uso se hacía eco de este romanticismo y lo fomentaba sin ambages, por lo que las novelas de escritores como Alejandro Dumas, Eugenio Sue o Fernán Caballero gozaban de gran predicamento entre las mujeres. Los autores de libros formativos para señoritas cristianas no dejaban de condenar el vicio de la lectura. Uno de ellos fustigaba la hipocresía de muchas jóvenes aparentemente virtuosas, que no habrían tolerado de un hombre la menor insinuación, siquiera velada, pero que luego, a solas en sus gabinetes, consumían las horas «leyendo con sumo placer los viles y vergonzosos secretos que le cuenta [la novela], leyendo con avidez sus capítulos hasta agotar el veneno que le propina»*

*Vicente Martín, Enciclopedia moral para señoritas cristianas, p.43

Un blog suele ser eso precisamente, un interior al aire libre, aunque sea especializado en cine, libros o punto de cruz. Muchos de ellos deberían llevar como subtítulo aquella leyenda sobre los cristales de los vagones del metro “És perillós abocar-se”… al interior.

lunes, 10 de agosto de 2009

La plaza del diamante bis

de Mercè Rodoreda, Edhasa.

Si La plaza del diamante fuera un animal, sería un perrillo herido, un gato despeluchado, una paloma con el ala rota, sin hacer ruido, sin importancia. Porque así es la vida de la Colometa, despojada hasta de su verdadero nombre, de las buenas hijas, esposas y madres, sin opinión ni decisión, sin queja ni lamento, todo silencio y obediencia, y resignación.

Y así está escrita con frases sencillas, con un lenguaje claro y frases comprensibles, sin buscar golpes de efecto ni forzar el significado de las cosas. Es el encanto de lo sencillo, de lo natural, del lenguaje que sale de las cosas cotidianas y de lo fácil que parece, además. Como trasfondo, la guerra civil que condena tanto a los muertos como a los que sobreviven a ella:

“Estaban muertos los que habían muerto y los que habían quedado vivos, que también era como si estuvieran muertos, que vivían como si les hubieran matado.”

Y la Colometa tiene que volverse de corcho para sobrevivir a la indiferencia de su padre, al abandono del Quimet, al despido de sus señores, al desgarro de dejar a un hijo en el hospicio…, pero a los corchos también los consume el aguafuerte.

La tristeza impregna toda la novela y es tan así que cuando aparece la solución encarnada en la persona del tendero, que le salva la vida literalmente a ella y a sus hijos, ni ella misma se alegra, ni siquiera cuando se va a casar su hija, quizá porque ya no sabe cómo hacerlo.

“Y sentí intensamente el paso del tiempo. No el tiempo de las nubes y del sol y de la lluvia ni del paso de las estrellas adorno de la noche, no el tiempo de las primaveras dentro del tiempo de las primaveras, no el tiempo de los otoños dentro del tiempo de lo otoños, no el que pone las hojas a las ramas o el que las arranca, no el que riza y desriza y colorea las flores, sino el tiempo dentro de mí, el tiempo que no se ve y nos va amasando. El que rueda y rueda dentro del corazón y le hace rodar con él y nos va cambiando por dentro y por fuera y poco a poco nos va haciendo tal y como seremos el último día.”

Y al final el grito:

“Y sentí una compañía en la mano y era la mano del Mateu y se le posó en el hombro una paloma corbata de satén y yo no había visto nunca ninguna, pero tenía plumas de tornasol y sentí un viento de tormenta que se arremolinaba dentro del embudo que ya estaba casi cerrado y con los brazos delante de la cara para salvarme de no sabía qué, di un grito de infierno. Un grito que debía hacer muchos años que llevaba dentro y con aquel grito, tan ancho que le costó mucho pasar por la garganta, me salió de la boca una pizca de cosa de nada, como un escarabajo de saliva… y aquella pizca de cosa de nada que había vivido tanto tiempo encerrada dentro, era mi juventud ue se escapaba con un grito que no sabía bien lo que era… ¿abandono?”

En definitiva, una espléndida novela cuyo centenario del nacimiento de su autora se celebra el año que viene cuya lectura es absolutamente recomendable.

Actualización: el incansable Palimp publica hoy en su bitácora una entrevista que le hizo a Mercè Rodoreda en Joaquín Soler Serrano en A fondo, un programa de entrevisas que en la televisión actual sería innovador: sin golpes de efecto, sin repetición hasta la saciedad de imágenes enlatadas, sin interrumpirse mutuamente, sin difamaciones gratuitas, sin preguntas obscenas justo antes de la pausa publicitaria, la bomba, vamos.

miércoles, 29 de julio de 2009

No están (dos)

Sólo preparo mi desayuno, no hay remoloneo a la hora de levantarse, no hay peleas por el turno en el ordenador, no hay que repetir diez veces "vamos a comer", no hay protestas por la comida, no hay exigencias de "a ver cuándo merendamos", no hay que amenazar para que salgamos por la tarde a la playa o a cualquier otro sitio, no hay que pedir que apaguen la Wii y se hagan unos pocos deberes, no hay que negociar lo que se ve en la tele cenando..., etc.

Sólo llevan tres días fuera y les echo de menos como si me faltara una pierna o una mano, hay que jorobarse.
(no es nuevo, pero sí igual de punzante)

Sigh...

viernes, 24 de julio de 2009

Un concierto no de MG

Pues estuve en el concierto de Madonna, de una forma más descansada que en el de MG, no había lugar para ello ni se daba la afición, claro. Madonna no es una de mis cantantes favoritas, aunque sí forma parte de la banda sonora de mi vida, como tantos. Ciertamente tenía curiosidad por ver un espectáculo de estas características y me parecía más tragable Madonna que U2, por ejemplo.

Y el espectáculo no me defraudó. Me sorprendió el tipo de público, variopinto aunque con una clara tendencia esperada. Lo más curioso fue ver a un señor que rondaría los setenta años, cachava en mano, que accedía a su localidad.

El despliegue de medios fue tremendo de principio a fin. El trabajo de coreografía impresionante, Madonna no deslucía nada entre el elenco de su imponente cuerpo de baile; me chocó comprobar su delgadez y pequeño tamaño, la creía más alta.

El concierto musicalmente hablando se compuso de canciones que eran bien conocidas (a mí me sonaban todas y no soy fan), pero versioneadas de forma que a veces se mezclaban unas con otras e incluso se innovaban, algo que sí me gustó: ya que no canta, al menos oír algo nuevo y en general bueno. La excepción fue la versión de La isla bonita: lo de los zíngaros fue demasiado para mí. El detalle de incorporar alguna canción de Michael Jackson la perjudica: fue entonces cuando caí en la cuenta de que habría tenido que ir a ver a MJ cuando tuve la ocasión.

A favor: la cuidadísima puesta en escena, con elementos de complicación técnica (paneles, proyecciones, elementos que bajan del cielo, etc.) con una ejecución impecable; el repertorio de canciones equilibrado conjugando canciones nuevas con las viejas pasándolas por el filtro de la novedad; el espectáculo visual de luces, fotos y vídeos que acompañaban a Madonna y sus canciones; el envidiabilísimo despliegue de energía, dinamismo y espectáculo de danza que daba la sensación de estar asistiendo a un musical.

En contra: que no canta, y las contadas veces que lo hace se nota mucho la diferencia. Eso sí, los coros buenísimos. Evidentemente cantar bien y moverse como se mueve no es compatible.

En resumen, sí volvería a ir a verla sabiendo que voy a asistir a un show que trasciende lo meramente musical.

Y además bailé un montón y me lo pasé muy bien.





Always love me more, miles away
I hear it in your voice, miles away
You're not afraid to tell me, miles away
I guess we're at our best when we're miles away
So far away, so far away, so far away, so far away
So far away, so far away, so far away, so far away



miércoles, 15 de julio de 2009

Pan y tulipanes

Fiel a mi costumbre de ver películas, leer periódicos o noticias de actualidad con días, meses o años de retraso y siguiendo un orden caótico de prioridades que no siempre vienen dictadas por criterios de apetencia, caducidad, o simplemente «pues ésta misma», ayer vi Pan y tulipanes, una deliciosa película italiana del año 2000 que tiene el encanto de las historias bien contadas. Se puede leer una estupenda crítica aquí con la que no puedo estar más de acuerdo.

La historia que nos cuenta no es nada original, mujer casada que la casualidad le ofrece cortar con su rutina y hacer algo que le apetece por una vez en su vida y en principio por poco tiempo, un «break» sin importancia, que se va alargando sine die hasta que la localiza un detective enviado por su marido. Venecia aparece cotidiana, sin el traje de domingo, sin turistas, como el lugar donde detenerse en el tiempo y como lugar de reposo y libertad.

Quizá no me habría gustado tanto sin la estupenda interpretación de Licia Maglietta, sin las alambicadas frases del protagonista (le ruego que me suministre explicaciones más exhaustivas, juas) sin la historia de la vecina y, sobre todo, si no hubiera estado localizada en Venecia donde estuve hace unos poquitos años.

Quizá no sea tan mala costumbre.

martes, 30 de junio de 2009

Mis personas físicas

El conductor de autobús, la joven actriz italiana que se busca la vida, la señora con fibromialgia, el taxista motero, la madre con hijo lactante y hambre inmediata, decenas de trozos de conversaciones de móviles, el ligón del teléfono móvil, el turbador parecido de un contribuyente con alguien del pasado, la viuda estafada, el listo que se hace el tonto para lo que le perjudica y el enterao para lo que le beneficia, la argentina agradecida de vivir aquí, en inglés con una rusa, mis comienzos en catalán oral, manos estrechadas, gracias no merecidas, decenas de explicaciones y preguntas rutinarias.

El año que viene más.

domingo, 28 de junio de 2009

Pasando la tarde

Revisando cintas de vídeo para reutilizarlas, me encuentro con antiguos episodios de House, otra manera de pasar la tarde del domingo.


Primer episiodio

(paciente) -Amy cree que el amor te hace cometer estupideces.
(Dr. House) -Es usted un ejemplo muy ilustrativo.
(paciente) -Es que ella no lo entiende: si no estás dispuesto a quedar como un estúpido jamás te pasará nada maravilloso..., aunque por otra parte los testículos tampoco te estallarán.


Segundo episodio (a partir del segundo 28, en inglés)

(Stacy) -Nuestra relación es como una adicción, es como...
(Dr. House) - ¿las drogas muy buenas?
(Stacy) - No, es como..., el curry de Vindaloo
(Dr. House) - Ya, claro.
(Stacy) - Es un curry indio muy picante que hacen con guindilla roja.
(Dr. House) - Ya sé qué es, no sabía que fuera adictivo.
(Stacy)- Eres áspero e irritante y resultas difícil de digerir igual que el curry de Vindaloo. Y si te vuelve loca el curry vale, pero por mucho que te guste, si tomas demasiado te acabas quemando el esófago y luego no quieres probarlo durante mucho tiempo. Pero un día te levantas y piensas «Diós, cómo echo de menos el curry»

jueves, 11 de junio de 2009

Entrevistas

No me entusiasman las entrevistas, aunque quizás debería decir que no me gustan las entrevistas malas, aquellas donde el entrevistador en vez de ser el vehículo por el que conocemos al personaje, o mejor, a la persona que es entrevistada, resulta ser la mera excusa para que se nos exhiba la genialidad del que entrevista.
Tampoco me gustan las entrevistas donde se hurga, no es elegante hurgar (ni hurgarse, je) en público, el morbo sólo está justificado en una o ninguna ocasión. Y tampoco me agradan las entrevistas-masaje, tiene que haber un término medio entre el periodista que va a la yugular y el que da jabón contínuamente, salvo quizás casos muy concretos.
Todo esto para decir que gracias a que Rosana antes de que la entrevistase Alfonso Arús en 8tv cantó una canción de su último album (en directo voz y guitarra, nada más, algo que ya no se lleva, que un cantante cante en televisión) y que me atrapó su melodía, su interpretación «unplugged» y ese último verso (sólo pueden contigo, si te acabas rindiendo) que hizo que me quedase a ver qué decía.
Soy bastante infiel en cuanto a gustos musicales, me gustan las canciones aisladas, no grupos o cantantes (excepto Manolo García, mi debilidad confesada) y de Rosana no he oído más que lo más conocido y no me llamaba la atención. La entrevista ha sido una delicia, me ha gustado lo que contaba sobre su proceso creativo, su manera de trabajar, sus pensamientos sobre la crisis y cómo vivió su fulgurante éxito al principio. Y eso que dijo que como mejor se expresa es cantando, je.

Con todos ustedes, Rosana y Llegaremos a tiempo.




Si te arrancan al niño, que llevamos por dentro,
Si te quitan la teta y te cambian de cuento
No te tragues la pena, porque no estamos muertos
Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.

Si te anclaran las alas, en el muelle del viento
Yo te espero un segundo en la orilla del tiempo
Llegarás cuando vayas más allá del intento
Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo

Si te abrazan las paredes desabrocha el corazón
No permitas que te anuden la respiración
No te quedes aguardando a que pinte la ocasión
Que la vida son dos trazos y un borrón.

Tengo miedo que se rompa la esperanza
Que la libertad se quede sin alas
Tengo miedo que haya un día sin mañana
Tengo miedo de que el miedo, te eche un pulso y pueda más
No te rindas, no te sientes a esperar.

Si robaran el mapa del país de los sueños
Siempre queda el camino que te late por dentro
Si te caes te levantas, si te arrimas te espero
Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.

Mejor lento que parado, desabrocha el corazón
No permitas que te anuden la imaginación
No te quedes aguardando a que pinte la ocasión
Que la vida son dos trazos y un borrón.

Tengo miedo que se rompa la esperanza
Que la libertad se quede sin alas
Tengo miedo que haya un día sin mañana
Tengo miedo de que el miedo te eche un pulso y pueda más
No te rindas, no te sientes a esperar.

Sólo pueden contigo, si te acabas rindiendo
Si disparan por fuera y te matan por dentro
Llegarás cuando vayas, más allá del intento
Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.

Sólo pueden contigo, si te acabas rindiendo
Si disparan por fuera y te matan por dentro
Llegarás cuando vayas, más allá del intento
Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.



P.S. Hoy es el cumpleaños de Hugh Laurie, cincuenta años le contemplan y nosotros que lo sigamos viendo.

miércoles, 3 de junio de 2009

Ejem

Tenía pendiente escribir algo sobre la novena edición de B&B, pero después de ver los posts de Letras de Arena y, sobre todo, del malvado Palimp, huelga cualquier comentario original, excepto que lo pasé estupendamente y que era agua, eh.

jueves, 28 de mayo de 2009

Esto...



:-))

lunes, 18 de mayo de 2009

B&B






Una edición más de Bitácoras y Libros en Barcelona, una ocasión más (y van nueve) para conocer y reencontrar amigos y libros más allá de internet. Todos los detalles en el Cuchitril Literario de Palimp.

¡Nos vemos!

lunes, 11 de mayo de 2009

Un año más en las carreras (imágenes)

Ah, que éste no era..., pero lo mismo no hacía mal papel, uf, pedazo coche.



Cartel pro-alonsista "Alonso-Mérida-Podemos"


La pelouse llena de sombrillas, el sol picaba de lo lindo.


Gradas y pelouse.



Más pelouse.



El calor y la modorra une a los seguidores irreconciliables.



We are, we éramos, 92.430.


Supongo que no estaban incluidos los pilotos; Alonso va el último en el camión.




Alonso bajo la atenta mirada de dos operarios a pie de pista.


Humo del accidente nada más comenzar la carrera, susto.



Carteles animando a Rubens Barrichelo y en memoria de Ayrton Senna.

jueves, 7 de mayo de 2009

Hay días...

...que empiezan torcidos y siguen torcidos con dificultades, humanas e informáticas, donde vas saliendo como puedes a base de mucho ir tres pasitos p'alante y dos p'atrás, donde el cansancio se manifiesta desde el principio, la cabeza se satura y al final de la mañana te llega el señor mayor, impecablemente vestido con un traje de color claro y corbata, con todos sus papelitos clasificados por montones con clips y más papeles todos perfectamente ordenados, eso sí, además medio sordo, pero con unos ojillos vivarachos y una paciencia infinita ante los imponderables informáticos que tienen que estar dando la barrila hasta el final. Noventa años le contemplaban y haciendo gala de una amabilidad exquisita estuvo esperando pacientemente a que terminase mi trabajo para después decirme, cuando me daba la mano y se levantaba para irse, que se le saltaban las lágrimas. Yo, aturdida, le pregunto que por qué y me dice que es que le he atendido muy bien. En ese mismo instante se me ha pasado todo el cansancio y el malestar de la mañana y sin saber qué contestar, he balbuceado que si me dice eso, es a mí a la que se le van a saltar las lágrimas.

Hay personas que irradian luz, hoy desde luego he entrado en contacto con una de ellas.

domingo, 3 de mayo de 2009

Fin y comienzo

Ya no.- Idea Vilariño

Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.

Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú.

Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.

No volveré a tocarte.
No te veré morir.


Tremendo poema que leo gracias al obituario de La Vanguardia. Ante la nada de la desaparición, queda el todo de la esperanza de caminos nuevos; una canción más que descubro, a estas alturas, de Sopa de Cabra.



Camins, que ara s’esvaeixen
Camins, que hem de fer sols
Camins, vora les estrelles,
Camins, ara no hi són

Van deixar-ho tot, el cor encés pel mon
Per les parets de la mort sobre la pell
Eren dos ocells de foc sembrant tempestes
Ara són dos fills del sol en aquest desert

Mai no és massa tard per tornar a començar
Per sortir a buscar el teu tresor
Camins, somnis i promeses
Camins, que ja són nous.

No és senzill saber cap on has de marxar
Pren la direcció del teu cor
Mai no és massa tard per tornar a començar
Per sortir a buscar el teu tresor

Camins, que ara s’esvaeixen
Camins, que es fa fer sol
Camins, vora les estrelles,
Camins, que ja són nous

jueves, 23 de abril de 2009

Canturreando

...de vuelta a casa; una canción para una noche cálida-nostálgica tirando a lírica, una de mis preferidas.



En mi pecho, corazón,
late libre, sin temor.
Déjame ser verso de amor,
la devoción de un amigo.
Mucho tiempo sombra fui,
en mí mismo me perdí.
De ti aprendí
a ser la mano que da
sin recibir,
generosa y leal.

¿Qué es la vida? absurdo trajín.
Dame alma, calor.
Ser tan limpios como la nieve que cae.
Todo tiene quien todo da.

Nada espero, nada sé,
nada tengo, sólo fe.
Y donde estemos, saber estar;
aunque sea ingenuo, no codiciar.
Nunca ceder ante la adversidad.
Quiero tener la alegría
del que está en paz.
Mis cadenas he de romper;
fuera penas, amargas como la hiel

domingo, 19 de abril de 2009

A través del espejo

-Esto es lo que pasa cuando se vive a la inversa- dijo amablemente la Reina-: al principio, siempre da cierto vértigo.
-¡Cuando se vive a la inversa!- repitió, muy asombrada, Alicia-. ¡Nunca habia oído una cosa semejante!
-...pero esto tiene una gran ventaja, y es que se ejerce la memoria en ambos sentidos.
-Estoy segura de que la mía únicamente funciona en un sentido -observó Alicia-. Nunca puedo acordarme de las cosas que aún no han sucedido.
-Pues es bien mala tu memoria si sólo funciona hacia atrás- le aseguró la Reina.
.
.
.
-Oh, no te pongas así! -exclamó la Reina, retorciéndose las manos con desesperación-. Piensa que eres una niña muy grande. Piensa que hoy has hecho un camino muy largo. Piensa en la hora que es. Piensa en cualquier cosa, pero ¡no llores!
Al oír esto, Alicia, en medio de sus lágrimas, no pudo evitar la risa.
-¿Puede usted dejar de llorar si piensa en otras cosas?
-Ésa es precisamente la manera correcta -dijo muy decidida la Reina-: tú sabes que nadie puede hacer dos cosas a la vez... Para empezar, veamos tu edad... ¿Cuántos años tienes?
-Siete años y medio, para ser exacta.
-No es preciso que lo digas, te creo. Y ahora te voy a decir algo que te va a dejar exhausta de veras: tengo ciento un años, cinco meses y un día.
-¡No puedo creerlo! -exclamó Alicia.
-¿Que no? -dijo la Reina con tono de conmiseración-. Prueba otra vez: respira hondo y cierra los ojos.
Alicia se echó a reír.
-No vale la pena que lo pruebe -dijo-: no hay quien crea lo que es imposible.
-A mi juicio es que te falta el hábito -dijo la Reina-. Cuando yo tenía tu edad, lo practicaba siempre media hora diaria. A veces, llegué incluso a creer en seis cosas imposibles antes del desayuno.
.
.
.
-Cuando yo empleo una palabra -dijo Humpty Dumpty con el mismo tono despectivo-, esa palabra significa exactamente lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos.
-La cuestión es saber -dijo Alicia- si se puede hacer que las palabras signifiquen cosas diferentes.
-La cuestión es saber -dijo Humpty Dumpty- quién dará la norma... y punto.


A través del espejo de Charles L. Hodgson, conocido como Lewis Carroll

sábado, 4 de abril de 2009

Una mañana en la Terminal Sur

Siempre me han gustado los aeropuertos, a pesar del tétrico nombre de "terminal". La mezcla de gente de todo tipo, raza y, cada vez más, toda condición: el grupo de monjitas que van todas juntas, los turistas europeos que ya llegan a España en chanclas, los de la fría Europa del Norte con sus abrigos y gorros de piel, los grupos de estudiantes en contínuos viajes de fin de curso, las madres con bebés tranquilos, sin que falten los omnipresentes japoneses..., toda una gama de lo que ofrece el ser humano en su variedad de colores, y hasta de sabores.

Diríanse que son las actuales catedrales y no sólo porque haya que rezar para que no lleve retraso el vuelo o para que no se hayan perdido las maletas. Pero así como una catedral puede ser relativamente sencillo verla casi sin gente, una terminal es más complicado..., excepto que aún no esté inaugurada. Así que cuando apareció el anuncio en el periódico para hacer de figurante no me lo pensé y me apunté. Después de un par de aplazamientos el día llegó el martes pasado.

A las ocho y media de la mañana salían los autocares que nos llevaban a mí y a las otras casi trescientas personas más rumbo a la nueva terminal sur del aeropuerto del Prat. Los accesos aún no están acabados, luego nos contaron que eso es lo que va más retrasado pero que estará a punto, otra cuestión de fe.

Nos dejaron en una especie de plaza donde destacaba la torre de control (no hay fotos porque no nos estaba permitido hacerlas, que si no...). El día amaneció nublado y luego acabó lloviendo y pese a ello no había casi ninguna gotera. Una vez todos estuvimos acreditados nos dispusieron en grupos de 25 personas cada uno con una función: al mío le tocó viajar a... Santa Cruz de la Palma, y en turista además, bueno, al menos haría buen tiempo :-P

Empezó el recorrido por la terminal. Accedimos por la planta de calle a unas rampas de subida mecánicas donde nos esperaban las maletas para facturarlas en los mostradores. La sensación de amplitud y silencio era absoluta. Los colores claros que dominan tanto los suelos como las paredes y techos hacían que el día nublado y desapacible lo fuera aún más, con el añadido del frío de un edificio en obras y su olor característico.

No sólo estaba en pruebas el edificio, sino también los trabajadores que estaban estrenando sus puestos de trabajo y que por lo que yo viví salieron airosos de la prueba en esta ocasión. Después de facturar, nos dirigimos al control de la policía, se ve que ni al principio son capaces de ser afables, debe ir aparejado con el puesto, y donde me hicieron quitar la bufanda incluso. Y después ya fuimos a buscar la puerta de embarque a lo largo de la majestuosa terminal, similar en amplitud y largura a la T4 madrileña donde la luz era lo más sorprendente, ya que el día gris que se iba volviendo aún más gris a cada momento, la convertía en espectacular. La visión desde un extremo de la terminal con sus paredes hechas cristaleras que se confundían con el cielo reinante, el silencio que engullía hasta el ruido de nuestros pasos y ahogaba algún martilleo a lo lejos de los obreros que acondicionaban lo que serán los futuros locales comerciales y de restauración, hicieron que el largo trecho hasta la puerta B45 fuera una especie de paseo irreal entre las nubes.

Una vez allí -mientras divisábamos la vieja terminal viendo cómo despegaban otros aviones- esperamos a que llegaran las azafatas para pasar al finger..., y bajar por unas escaleras donde nos recogió un autocar calentito que agradecimos desde el más escondido resquicio de nuestro cuerpo.

De vuelta al punto de partida nos repartieron las bolsas con el opíparo picnic: ensalada, bocadillo de queso, yogur y agua. El frío reinante hizo que la gente no se quitara el abrigo y la estampa era digna de un comedor social, o esa era la impresión que me dio cuando se lo comentaba divertida a mis circunstanciales compañeros de mesa, muertos de risa.

Después de la comida, había que hacer otra prueba, esta vez éramos viajeros procedentes de Bilbao en conexión para coger un vuelo a Santander con lo que no teníamos maletas que facturar ni volver a pasar el control policial. Pero esta vez el billete tenía truco, la puerta estaba mal puesta y tuvimos que localizarla en los paneles informativos dado que no vimos ningún chaqueta roja para preguntar. Una vez más esperamos a que las azafatas procedieran al embarque y otra vez volvimos a pasar por el finger..., y de vuelta al autocar.

Y ahí se acabó la jornada después de rellenar una encuesta para valorar lo probado. La vuelta en el autocar nos acabó de devolver a la realidad de nuestras vidas en tierra. Pero valió la pena haber formado parte de la experiencia.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Dos en catalán: els meus deures (mis deberes)

De momento sólo leo en catalán por obligación, pero las obligaciones también pueden ser agradables, como así ha sido en los dos últimos casos.
El primero, "El mètode Grönholm" de Jordi Galceran fue mi elección de una lista de libros para la clase de catalán. Curiosamente fue donde me enteré de que se trataba de una obra de un autor catalán: no soy consumidora habitual de teatro, por pereza más que por otra cosa, pero sí me fijo en que muchas veces son adaptaciones de obras de autores extranjeros y con ese título también lo había dado por supuesto.
Y he de decir que ha sido una magnífica elección. El inicio de la acción tiene lugar en una sala de una multinacional donde acuden cuatro candidatos para optar a un puesto de trabajo en dicha empresa. La obra es amena, divertida en lo amargo, interesante y ágil. Pone de manifiesto hasta dónde es capaz de llegar la gente por conseguir un puesto de trabajo y los límites morales en la actuación de los candidatos. Al mismo tiempo, se convierte para el espectador-lector en un juego de adivinanzas para saber quién miente o dice la verdad, un juego en la frontera de la realidad y la ficción que no se desvela hasta el final.
Personalmente leerla en catalán no me ha resultado tan difícil como pensaba y el uso de un lenguaje coloquial me ha ayudado a ver por escrito expresiones de uso común que no sabía escribir ni cómo interpretar bien.
En definitiva, altamente recomendable, mucho más si como yo no se ha visto la obra ni la película.

El segundo también ha sido una obligación impuesta por mi hijo de ocho años: "L'home que volia ser rei" (El hombre que quería ser rey) de Joan Cavallé (a partir de 7 anys). E. Cruïlla. El vaixell de vapor.
Un día viene mi hijo disgustado del colegio porque el libro que había escogido para leer y que tenía a medias, se lo había quitado un compañero y no había respetado su turno. Yo le dije que no pasaba nada, pero él me dijo que es que le gustaba mucho ese libro y su compañero que lo sabía, lo había hecho a propósito. Le pregunté de qué libro se trataba y me lo empezó a contar. Días más tarde me dijo que ya lo había terminado y que lo traía en la mochila para que yo lo leyera. Cualquiera se niega en estas circunstancias, claro.
Y lo leí. Y lo leyó mi hija y se lo hice leer a mi marido. La conclusión fue unánime: todos querríamos ser habitantes de la República del Sidral. Un lugar donde todos son iguales, todos tienen los mismos derechos y deberes. Todo el mundo va a la escuela hasta los ochenta años porque nunca es tarde para aprender y siempre es bueno conocer cosas buenas y todo el mundo trabaja unas cuantas horas cada día, unos cuantos días a la semana, durante unos cuantos meses al año, pero no más. Nadie quiere ganar demasiado dinero. El resto de horas, días y meses se utilizan para aprender, para leer, para jugar, para hacer deporte y unas cuantas cosas más. Lo que más le gusta a la gente es sentarse a tomar el sol y hablar. Hablar de todo, contar historias, cantar canciones, leer poesías como estas:
No tinc pa
ni tinc por.
No tinc vi
Tinc raó.
No tinc set
Però en tinc vuit.
No tinc fam
Però estic buit.
Y como todos son iguales, nadie desea lo que tienen los demás y por eso todas las personas eran felices.
El problema surge cuando el ciudadano Martí quiere ser rey y está dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguirlo. Y hasta aquí puedo contar, como Mayra.
Una simpática y entretenida historia contada de una forma muy sencilla y didáctica donde el elemento mágico no es la solución a las cosas, sino el sentido común y la armonía y el respeto para la convivencia.
Según la contraportada, es el primer cuento para niños que escribe Joan Cavallé autor de teatro fundamentalmente y espero que no sea el último.

martes, 17 de marzo de 2009

Una sesión más de Félix: Nudo

Volver a ver, y escuchar, sobre todo escuchar, a Félix Albo es siempre un privilegio y, por supuesto, un placer, incluso aunque haya que hacerlo sentada en el suelo a pie de escenario, cosas de la clandestinidad :-))

Esta vez me he vuelto a reencontrar con el dragón rojo y la niña que jugaba en el bosque, he conocido cómo se puede dar el beso más largo del mundo y me he reído e intrigado con el misterioso caso de los muertos mellados. Y todo ello contado a la manera de Félix, con su voz bien templada y atropellada a veces, sus vivarachos ojos y su envolvente encanto de hacernos cómplices de sus historias, es lo que tiene la mediterranía bien llevada.

Y muchas risas, claro, tantas que si aquel lugar produjera energía con cada una de ellas, habríamos generado reservas para los próximos diez años. Y en cierta manera fue así, sin duda. Porque los cuentos de Félix no son sólo historias bien contadas, juegos de palabras y guiños rápidos para que estés atento a la que puede saltar en cualquier momento..., como dice la canción para la ternura siempre hay tiempo. Y ahí es donde Félix nos gana por la mano, nos deja indefensos después de habernos matado de risa y ya así, desarmados, nos aplica la ternura en vena.
Porque al final de la risa tiene que estar la puerta semiabierta de la ternura.
Y como epílogo a la fantástica velada, la vuelta caminando bajo las ya cálidas noches de Barcelona y escuchando en el mp3 empapada totalmente de primavera, como suelo hacer desde hace años por estas fechas.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Oído en la radio

Oído en una llamada de los oyentes al programa Protagonistas de Punto Radio:

"... yo tengo amigas republicanas, comunistas, yo no, yo no entiendo, yo soy católica..."

Ah, el subconsciente que se rebela (o incluso se revela) ante la propia persona.

Dedicado a La media hostia, un blog que sería de humor si no fuera tan real.

domingo, 8 de marzo de 2009

Humor y Derecho

Suelo leer varios blogs jurídicos francamente interesantes, serios y documentados, pero de tanto en tanto hay lugar para la sonrisa e incluso la carcajada en forma de chiste o hasta de diccionario como estos dos ejemplos:

Del Blog de Javier Muñoz, ( iAbogado )
Cierto abogado llevaba meses peleando un difícil litigio mercantil. El cliente, que había asistido a las sesiones del juicio, estaba fuera de la ciudad el día en que el juez finalmente dictó la sentencia. Ésta resultó ser totalmente favorable para el letrado y su cliente. El abogado, exultante, envía un SMS al cliente con un texto simple: "¡Se ha hecho justicia!". El cliente, un tipo realista, responde con otro mensaje:"¡Recurre de inmediato!"

Del Diccionario jurídico-llano de Al Derecho

Cuando el abogado dice “Una interpretación, más que literal, literalista de la ley, nos llevaría al absurdo: Legis menti magis est attendendum quam verbis” significa: “Vale, lo que dice la ley me perjudica, a ver si agarrándonos al sentido común…”.

Cuando el abogado dice “Por más que pueda merecer esa crítica desde el punto de vista de la plausibilidad político-criminal, el hecho es que no se puede retorcer el claro literal de la ley: Dura lex sed lex…” significa “Vale, el sentido común me perjudica, a ver si agarrándonos a la ley…”.


Para leer el resto, sírvanse pinchar en el enlace original

:-DD

sábado, 28 de febrero de 2009

Aprendiendo

Estoy teniendo mucha suerte con mis sucesivos profes de catalán: hasta ahora han sido unas personas que les gustaba su profesión, con ganas de enseñar y de escuchar y soportar a sus alumnos. Y no es fácil en los primeros cursos donde se apunta mucha gente de cualquier edad, condición y país, y con unas vidas complicadas, o al menos cambiantes. Realmente mantener el entusiasmo, y la paciencia, es digno de elogio.

Y si hay algo que se agradece es el sentido del humor. Quizá porque ahora ya estamos más avanzados y entendemos más, el caso es que el profe actual -Guillem- hace gala de un gracejo genuinamente catalán tanto dando clase como corrigiéndonos que hace que ir a clase se haga mucho más llevadero.

Por ejemplo, empezar a explicar los pronombres con la advertencia de "no us estreseu" (no os estreséis) es algo que anima a mirarlos con una sonrisa :-)
Y si además, de vez en cuando, te aderezan la clase con una canción tan confortable como ésta, mejor que mejor.


Diga’m quants de cops
T’has sentit sola enmig del món
Sense trobar el teu lloc.

Diga’m el que has vist
Darrere l’horitzó que tots duem a dins.
Has trobat el sol?

La llum és viva,
La sort ens guia,
El vent, els dies
Ens miren al passar.

Et busco entre la son,
Obrint els ulls sota els llençols
Comença un altre avui.
Et miro i tot és nou.
A fora sents la gent com va darrere el temps,
L’han perdut corrent.

La llum arriba,
L’amor ens mira,
Els anys, els dies,
La vida, un munt d’instants.

Quan es faci fosc, mai no tinguis por.
La nit a fora és freda, amor,
Esperarem tots dos que arribi el sol.

La llum canvia,
L’amor ens guia,
Els anys, els dies
Somriuen al passar.

Quan es faci fosc, mai no tinguis por

La nit a fora és freda amor
Esperarem tots dos que arribi el sol.
Quan s’apagui el món,
Quan es faci fosc
La nit, la nit és freda, amor,
Esperarem tots dos que surti el sol.

martes, 24 de febrero de 2009

Mi flor bailarina


"La alegría nace del ser, de lo que es, de lo real, y es activa. La tristeza nace del deseo, de lo que no es, de lo irreal, y es pasiva.".- Clément Rosset




sábado, 21 de febrero de 2009

Tiempo de máscaras


Carnaval, carnestolendas, carnestoltes..., van todos los niños de las escuelas marchando al ritmo de la alegría de ser otro, del disfraz prestado, comprado o inventado. Paradójicamente, son los niños los que más jubilosamente abrazan esta costumbre, los que no llevan ninguna careta puesta el resto del año, más transparentes cuanto más infantes.

Quizá habría que preguntarse si en algún momento nos mostramos sin antifaz alguno, si somos capaces de encontrarnos debajo de las máscaras habituales que adoptamos con la naturalidad de la rutina de los días, si nos reconoceríamos sin ellas.

En cualquier caso son días de alegría y diversión, y de ponerse hasta arriba de vida que dice la canción de Txetxo Bengoetxea


miércoles, 18 de febrero de 2009

Frasier capítulo 1

Roz- ¿Qué bicho te ha picado?
Frasier- Perdona, tengo un problema con mi padre y una persona que quiere contratar. Yo quería empezar desde cero. Ya tenía una imagen de cómo iba a ser mi vida... y no sé.
Roz- ¿Has oído hablar de Lupe Vélez?
Frasier- ¿Quién?
Roz- Lupe Vélez, la estrella de cine de los treinta. Bueno, su carrera se iba a pique así que decidió hacer un último asalto a la inmortalidad: pensó que si no la recordaban por sus películas, la recordarían por su muerte sonada. Lo único que quería Lupe es que la recordasen. Así que planeó un suicidio por todo lo alto: flores, cirios, un camisón de satén, sábanas de seda, un precioso peinado. Tomó su sobredosis de pastillas, se tumbó en la cama y empezó a imaginar lo preciosa que iba a salir en las portadas de los periódicos del día siguiente. Por desgracia, las pastillas no combinaron bien con la enchilada combo que lamentablemente escogió para su última cena. Fue hasta el baño dando tumbos, la pobre tropezó, cayó de cabeza al retrete y así es como la hallaron.
Frasier- ¿Me estás contando esto por algún motivo?
Roz- Sí, aunque las cosas no parecen salir como se planean, al final pueden salir bien.
Frasier- Pues es todo lo contrario a como le salieron a Lupe: la última vez la vieron en el retrete.
Roz- No, puesto que ella quería que no la olvidaran ¿y tú crees que alguien olvidaría esta historia?

Roz- Dr. Crane, tenemos a Claire por la línea 4. Creo que tiene problemas para superar una relación.
Frasier- Hola Claire, soy todo oídos.
Claire- Estoy..., ah, bueno, estoy fatal. Hace ocho meses mi novio y yo cortamos y no consigo superarlo. El dolor no desaparece..., es..., no sé, como si estuviese de luto...
Frasier- Claire, estás de luto, pero no creas que lo estás por la pérdida de tu novio: estás de luto por haber perdido lo que tú creías que iba a ser tu vida. Olvídalo. Las cosas no siempre salen como se planean, aunque eso no tiene por qué ser malo; a veces salen mejor que lo planeado.
.
.
.
¿Tú has oído hablar de Lupe Vélez?

lunes, 16 de febrero de 2009

Diez años sin Tip

El ocho de febrero se cumplieron diez años sin la presencia de Luis Sánchez Polack. Durante los años en que colaboró con Luis del Olmo en Protagonistas tuvo varias secciones desternillantes, dos que yo recuerde: los Santos Varones, que llegó a ser libro, y los timos que nos acechan. De ésta última encuentro entre mis papeles -una es de mucho apuntar, mucho guardar y no encontrar más que cuando deja de buscar- uno de ellos francamente delicioso:

El timo del curriculum vitae
Tú quieres hacer un regalo de navidad y llegas a un establecimiento y dices “Buenas, yo quiero hacer un regalo pascual”. Y dice la vendedora “Pascual, este señor quiere hacerte un regalo”. Sale Pascual, se sube al mostrador y, mientras tanto, la cuñada le dice al otro: “este señor quiere un curriculum vitae”. Qué pasa -aquí viene lo bueno-, qué pasa, que te saca el curriculum vitae y con las prisas, pagas. La gente se arremolina, de Aragón, y cuando estás en la calle pagan justos por pecadores, llegan los pecadores, se confiesan y salen absueltos.

Y siempre, no puede faltar al recordar a Tip el celebérrimo sketch del vaso de agua, pero yo soy incapaz de no unir su recuerdo al de la historia de la gamba, que me sé de memoria, y que siempre, siempre, me hace esbozar una sonrisa:

Mauricita, la gamba
Yo protejo a todas las especies. A todas. Pero donde estén los anfibios anuros -¡los anfibios anuros!- que se quite lo demás. Y la carcamusa, y la filoxera, la filoxera gambrinus, claro. Porque es verdad, a los animalitos se les llega a coger un cariño tal, que puede llegar incluso hasta la pubertad.
Recuerdo que hace años me regalaron por Nochebuena un crustáceo malcostráceo del orden de los decápodos que, como es sabido, son familia de los pénidos, que vienen a ser como el Parapeneus longuirrostrus. O sea, para que lo entiendan mejor, una gamba. Me regalaron una gamba. Una gamba viva. Y dijimos: "Bueno, la guardaremos para la cena de Nochevieja". Pero aquella gamba era de cariñosa…
Miren, dormía a los pies de mi cama; a la hora de la comida, se subía a la mesa y comía con nosotros. En fin, ¡era uno más de la familia! Mauricita le pusimos de nombre..., porque se parecía mucho a Chevalier. Y Mauricita venía con nosotros al teatro, a todos los estrenos. Nosotros le decíamos: "Mauricita, trae el periódico". Y Mauricita iba al quiosco, lo traía y te lo leía. ¡Era la alegría de la casa! ¡La alegría de la casa! Y honesta, ¡puaff!, honesta como pocas gambas y miren que yo he conocido gambas. Salía a pasear con las amigas y, claro, los chicos la chicoleaban y ella se ponía colorada, colorada… que parecía que estaba recién cocida. Pero antes de que cerraran el portal, a las diez menos cinco ya estaba en casa.
Hablar no hablaba mucho, no, pero con la mirada te lo decía todo, todo… Decía yo a mi esposa: "Amparo. me voy con la gamba a tomarme una cerveza". O "me voy a tomar una cerveza con la gamba". Era una cosa… Y lo que pasa; llegó la Nochevieja, y a ver quién era el guapo que mataba al pobre animalito.
Bueno, total que la gamba fue creciendo y creciendo se hizo una real gamba, conoció a un langostino de Vinaroz, de buena posición, se casaron y tuvieron más de quince mil quisquillas que, por cierto, dos de ellas se metieron monjas. Y los chicos, los varones, se educaron en los padres Langostinos de El Escorial. ¡Santos varones!

martes, 10 de febrero de 2009

Al sur de la frontera, al oeste del sol

Una más de Murakami, muy similar a Tokyo Blues, quizá menos lograda, aunque con un final, más bien una última frase, donde en vez de terminarla abre la puerta a que el lector la continúe.
En la línea de las novelas intimistas, es una historia de pérdidas y reencuentros, más que con otras personas, con la parte de nosotros mismos que fue una vez. La sensación de que el tiempo no se recobra, que nunca se vuelve al mismo punto, que todo sigue hacia adelante y por encima de todo.
Y como (casi) siempre, el desasosiego, el regusto amargo de la existencia y la incomprensión. Bueno, no está mal en menos de trescientas páginas.

Pág. 252 El paisaje donde posaba los ojos fue recobrando algo de color y la sensación incierta de estar andando por la superficie de la luna fue perdiendo fuerza. La gravedad se alteró de una forma extraña y sentí de una manera imprecisa, como si contemplara a través de un cristal algo que le ocurriera a otra persona, cómo iban desprendiéndose de mi cuerpo, una tras otra, todas aquellas cosas que se habían adherido a él.
Al mismo tiempo, algo que habían en mi interior se borró y se extinguió para siempre. En silencio, de una manera definitiva.

Murakami integra una vez más el título de una canción, de Nat King Cole en este caso, para narrar la historia. Yo según la leía no podía por menos que tararear esta otra: nada que decir.

Fa un temps que he estàt pensant
com canvia tot,
com ho he triat
com he arribat aqui,
i perquè vaig venir

Havia de ser i no ha estàt
tot és planejat i va i es romp
i cau dins un forat
és futur prefabricat

No ha sortit res com pensaves
supèrflua voluntat
A n'es fons ja ho esperaves
hauràs d'anar endavant

Quan mires enrere
i veus que ja no et queda
res a dins,
res a la fi quan
ja no queda res per dir

lunes, 2 de febrero de 2009

Por qué aprendería portugués...

Para poder echarme una carrera de carritos con J. de A. (¿no es adorable?)



Y de paso, entender mejor esta entrevista :

2008-11-25

Entrevista a Joaquim de Almeida para a Espiral do Tempo
'Sou o eterno mau da fita'
(vídeo)

Joaquim de Almeida conhecido ‘ao vivo’ não tem nada do macho-latino que tantas vezes 
representa no cinema. Os caracóis pretos e o ar de galã ninguém lhe tira, nem sequer o tempo que passa, mas frente-a-frente é caloroso, divertido e irrequieto. Na sua casa em Sintra, garante que apesar do passaporte norte-americano, o seu país continua a ser Portugal. De relógio novo no pulso, deixa bem claro que odeia que o façam esperar...

entrevista Isabel Stilwell fotos Kenton Thatcher

Isabel Stilwell: Durante a mostra de Veneza, utilizou um relógio Jaeger-LeCoultre, marca patrocinadora do evento. Feliz acaso ou contrato?
Joaquim de Almeida: Herdei do meu pai o gosto pelos relógios de qualidade. Como grande coleccionador, tinha um Jaeger-LeCoultre. Quando a marca entrou em contacto com o meu agente para usar um relógio durante o festival, aceitei.

IS: De noctívago confesso passou a madrugador. O que alterou o seu ritmo biológico?
JdA: A idade (risos). Quer saber a sério? O facto de ser obrigado a trabalhar constantemente em latitudes diferentes, e de ter tanto que fazer que não posso perder tempo a dormir. Ainda agora, cheguei da África do Sul, onde começávamos a filmar às 4h30 da manhã, porque precisávamos de aproveitar todas as horas de luz. Mas hoje em dia gosto mesmo das manhãs. Só consigo decorar guiões de manhã, e agora até já odeio filmagens à noite. Eu bem digo que é da idade...

IS:Levantava-se de madrugada para filmar...
JdA: … para filmar uma série de televisão sobre o Robinson Crusoe. Faço o papel de um almirante da Armada espanhola que começa por ser inimigo de Crusoe, mas depois se liga a ele, e se decide a salvá-lo. Mas entretanto tem uma trombose, não pode voltar à ilha, e está desesperado...

IS: O que quer dizer que podemos esperar pela continuação?
JdA: Julgo que sim. É possível que volte em De-zem-bro para filmar mais nove episódios.

IS: Como é que as propostas de trabalho surgem?
JdA: O trabalho chega por convites directos: um realizador que me escolhe para um papel e me contacta nesse sentido, ou graças ao trabalho da minha manager e dos meus agentes. Tenho agentes nos EUA, em Itália e em Espanha. A minha manager está comigo há 24 anos, fui o seu primeiro cliente...

IS: Setenta filmes depois, continuam juntos. Como é que se deu esse encontro de almas?
JdA: Encontrou-me no portefólio de uma agência. Veio ter comigo e disse-me que me achava o Jean-Paul Belmondo da Era Moderna (risos) e que se ia iniciar neste ramo, se eu queria ser o seu primeiro cliente. Aceitei e, pouco depois, estava a fazer ‘Desperado’, seguiu-se ‘Perigo Iminente’, e ‘Only You’ veio logo a seguir...

IS: Aí percebeu que se tinha de mudar para os EUA?
JdA: Nessa altura, o meu filho Lourenço era pe-quenino e tentei manter a minha residência prin-cipal na Europa; mas depois percebi que não podia mesmo ser. Quando um realizador escolhe alguém para um papel, quer falar com ele, almoçar, perceber que tipo de personalidade tem, antes de fazer o convite. Se a pessoa estiver do outro lado do mundo, pode ser fantástica, mas ele passa ao próximo candidato... Hoje vivo em Santa Mónica, em Los Angeles.

IS: O mundo do cinema mudou? As séries, pelo menos em Portugal, parecem conquistar cada vez mais fãs. Nos EUA, sente-se o mesmo? Afinal acaba de filmar uma...
JdA: Há dois fenómenos. Por um lado, a televi-são paga melhor do que o cinema, e, por isso, os grandes argumentistas estão a escrever séries. Esse facto torna os papéis em televisão mais atra-en-tes, o que por sua vez explica porque é que actores conhecidos os fazem. Por outro lado, a tecnologia tornou os próprios televisores cada vez mais sofisticados, a que se somam coisas fabulosas como o Dolby Surround, sendo possível ver em casa um filme com toda a garantia de qualidade. Mas lá, como cá, há verdadeiros viciados em séries, gente que grava ou compra em DVD e vê seis horas seguidas ao fim-de-semana.

IS: Os actores também recebem mais?
JdA: Pagam melhor, mas é um trabalho exigente. Caso se desempenhe um papel relevante, é preciso um compromisso total durante muito tempo, e todos os dias há novo material para aprender... Mas os actores são empurrados para ali também, porque no mundo de Hollywood se criou um sistema de super-estrelas, que ganham quantias astronómicas, mas à custa da desvalorização dos papéis secundários. Aliás, já vi usar a mesma táctica em Portugal, quando dizem a alguém que entra num filme comigo: «Como temos o Joaquim de Almeida neste filme, temos que te pagar me-nos...». Mas eu continuo a preferir o cinema.

Felizmente há sotaque

IS: Sente pessoalmente essa crise?
JdA: Não tenho muita concorrência, felizmente. Não há muitos actores que falem inglês correctamente, mas com sotaque (o ‘acento’ é fundamental), já tenham muita experiência e ainda por cima dominem também várias outras línguas.

IS: Envelhecer no cinema não deve ser tão mau como nas outras profissões – há sempre papéis para os mais velhos...
JdA: Para um homem, não é dramático, e muitos dos grandes do cinema voltam de forma recorrente. O Gene Hackman, com que trabalhei, por exemplo, e o Anthony Hopkins, que está sempre a dizer que se reforma, mas que depois se deve chatear de morte de ficar em casa. As mulheres sofrem muito mais, mas, quando superam a “perda da juventude”, fazem-no muito bem. Olhe agora para Meryl Streep (em Mamma Mia), e para a Glenn Close – estão de novo a trabalhar imenso e a fazer um trabalho de qualidade.

IS: Tem medo de um dia se “chatear de morte”, se tiver que ficar em casa?
JdA: Fico nervoso quando não vejo um aeroporto durante muito tempo... Apesar de os odiar, 
representam trabalho, trabalho novo.

IS: Não o irrita acabar por desempenhar sempre papéis muito estereotipados...
JdA: Completamente. Sou eternamente o mau da fita nos filmes americanos. A crítica, quando estive na série 24 horas, dizia o «always reliable Joaquim de Almeida», ou seja aquele com que se pode sempre contar. É isso que os realizadores pensam quando procuram alguém para o papel de latino mau: para quê arriscar testá-lo noutro tipo de papel, se ele faz este tão bem? Houve uma altura em que recusei alguns papéis, mas depressa percebi que não fazia sentido arriscar, até porque tenho a compensação do cinema europeu, onde represento todo o tipo de personagens, sem condicionalismos.

IS: O seu mais recente papel em ‘The Burning Plain’, short-listed para o Festival de Veneza, é de amante de Kim Basinger...
JdA: É verdade! Foi um dos concorrentes ao Leão de Ouro em Veneza, onde estive até há dias.

IS: Cenas tórridas, diz a crítica. De preferência, com Kim Basinger ou Soraia Chaves?
JdA: (risos) A Kim Basinger é uma mulher madura, e o meu papel era de amante da senhora... A Soraia Chaves é muito nova, e além disso no filme com ela, fazia o papel de um homossexual (risos).

Nacionalidade americana

IS: O coração palpita quando ouve o hino americano?
JdA: Nem por isso, continuo a sentir-me português; sempre fiz um esforço para não deixar de falar bom português. É em Portugal que estão os meus dois filhos. Na altura, vi escrito que eu tinha traído a Pátria, o maior disparate que já ouvi. Todos os portugueses que estão nos EUA se naturalizam ao fim de cinco anos, não tem nada a ver com patriotismo ou falta dele.

IS: Até porque não perde a nacionalidade portuguesa...
JdA: Claro que não, tenho os dois passaportes. Naturalizei-me americano há uns anos e já o deveria ter feito há muitos mais. Podia tê-lo feito a partir de 1982, e assim os meus filhos seriam já americanos também, em lugar de se verem obri-gados a entrar e sair com uma carta verde.

IS: E não o fez, porquê?
JdA: Por preguiça. Mesmo quando me natura-lizei foi só porque na fronteira me estavam sem-pre a dizer que tinha de ir renovar a carta verde porque a fotografia já estava desactualizada. Não mudei, até me terem explicado que, se não o fi-
zesse, não entrava, porque a indicação já esta-va no computador. Quando ia tratar disso da re-novação, pensei: «que estupidez, porque não naturalizar-me americano e resolver esta questão de uma vez por todas?». Tinha, além disso, duas razões fortes: sou furiosamente anti-Bush e queria votar (votei e tornarei a votar no Obama) e, além disso, é ali que vou receber a minha reforma, que tem logo um desconto de 15 por cento, se não for nacional. Agora quando chego dizem «welcome home», é agradável. Lá fui eu com mais três mil pessoas jurar a bandeira...

IS: É assim em grupo?
JdA: Uma cerimónia solene. Por acaso, pescaram-me logo nas bichas da repartição, porque me consideraram um public person, pessoas que têm um estatuto especial e podem fugir das confusões. Jurei a bandeira entre os VIP e os militares, e lá à frente mais três mil pessoas...

IS: Os americanos parecem aceitar melhor essas diferenças de estatuto. Acho que em Portugal se punham logo a refilar que lá por ser conhecido não podia passar à frente na fila...
JdA: Pois é, mas eles são muito mais claros nisso. Pode ligar-se para um número, mandar os dados e receber o estatuto de public person, se acharem que reúne as condições. Mas o que está inerente a isso é uma questão de segurança. Não vão deixar uma estrela de cinema conhecida no meio de uma multidão, porque acaba esmagada pelas pessoas que lhe querem falar e gera um distúrbio público, e nos EUA há uma obsessão com a segurança.

«Somos pagos para esperar»

IS: Qual é a situação em que sente que o tempo mais lhe custa a passar?
JdA: Nesta profissão, somos pagos para esperar. As roulottes nos locais onde se está a filmar não são um capricho, mas uma necessidade. Espera-se imenso tempo entre cenas, e as filmagens podem durar doze horas seguidas. É preciso ter para onde ir nos intervalos. Em Portugal, acham que é um capricho, mas eu não me ralo – sempre que aqui filmo exijo uma roulotte. Mas fora esta situação específica, onde mais odeio esperar é nos aeroportos.

IS: Por ter que passar por todos aqueles sistemas de segurança e controlo?
JdA: Acho que a culpa foi do Bush, com a obsessão pela insegurança. Tornou uma coisa que todos achávamos emocionante e agradável – apanhar um avião, viajar – num pesadelo. Esperam-se horas, as companhias arranjam desculpas para atrasar os voos porque não têm passageiros suficientes e querem juntar dois num só... Aliás, as companhias de aviação não têm, regra geral, respeito nenhum pelos clientes.

IS: E o que é que passa mais depressa?
JdA: A vida em geral. Quando éramos crianças, passava tão devagar – a minha filha perguntava todos os dias quando é que fazia anos, e agora, que acabou de os fazer, pergunta quando é que é o Natal. Mas para mim, os verões passam ainda mais depressa, sobretudo porque é quando estou a trabalhar e a viajar de um lado para o outro. Os invernos na Califórnia são mais lentos...

IS: A Marilyn Monroe dizia que queria ser pontual, mas não era capaz porque todas as coisas que a impediam de chegar a horas eram absolutamente irresistíveis! A pontualidade americana é como a britânica – a tradição ainda é o que era?
JdA: Por acaso, os americanos não são assim tão pontuais, mas eu sou! O Joaquim de Almeida é extremamente pontual, e considera uma prova de má educação fazer alguém esperar. Provocam-
-me uma certa irritação aquelas pessoas que, por sistema, não respeitam as horas. Detesto estar à espera. E não é só de aviões...

IS: Ainda é do tempo em que um relógio era o presente de passagem da quarta classe?
JdA: Completamente. Eu e o meu irmão João fizemos a quarta classe no mesmo ano e recebemos os dois um relógio. O meu pai deu-me um Tissot prateado, um dos primeiros que tinha bra-celete em metal – aliás, tenho-o ali em cima da mesa neste momento para o levar ao relojoeiro porque está sem pilha. O do meu irmão era dou-
rado. Deve ter sido um presente que o meu pai gostou de dar, porque adora relógios e tem uma colecção enorme.

IS: Onde é que fez a quarta classe?
JdA: Na Escola Alemã. Mais tarde acabei por sair, chumbei a alemão, e eles felizes, de certeza, porque sempre me chamaram de «aquele rapaz irrequieto».

IS: Tenho que fazer a pergunta. O que é que acha do cinema português?
JdA: Já somos um país pequeno e sem dinheiro para o cinema; e depois nem os portugueses vêem os próprios filmes. Para mim, há duas correntes. A mais intelectual, em que o Manuel Oliveira é o expoente mais alto, que tem obviamente o seu lugar, mas nunca terá muito público porque não conta uma história, e para mim os filmes têm de contar histórias. As pessoas vão vê-los para se identificarem. Depois, há o cinema de inspiração mais popular, mas que também não tem conse-
guido atingir os seus objectivos. No meu caso, por exemplo, sou muito mais conhecido em Espanha do que em Portugal.

IS: Os espanhóis consomem o que é espanhol?
JdA: É verdade que são 50 milhões de habitantes, o que faz logo toda a diferença, mas, como diz, 
os espanhóis são grandes consumidores dos fil-
mes espanhóis. Muitos dos seus filmes, e não 
es-tou só a falar do Almódovar, conseguem saltar 
a fron-teira, e os bons realizadores espanhóis trabalham em Hollywood, como, aliás, acontece com os melho-res brasileiros. São convidados a fa-zer filmes.

IS: O Joaquim é o nosso único actor ‘internacional’. Onde está o segredo – no talento, na sorte?
JdA: Numa juventude rebelde que queria a todo o custo fazer cinema num país onde não se fazia cinema, e que por isso arriscou sair de Portugal e tentar concretizar os seus projectos noutros sítios. Não foi fácil, tive que trabalhar como empregado de bar, em restaurantes, tudo para poder frequentar um curso de teatro em Nova Iorque que durou quatro anos. É preciso ir tentando fazer caminho, sem desistir. Leio muitos jovens a dizerem que saíram durante três meses, que fizeram um curso, mas que, como não deu, voltaram para Portugal, porque aqui pelo menos fazem dinheiro com as telenovelas. Agora há esse atractivo nacional, mas quem quiser mesmo fazer bom cinema tem que aguentar, ter muita paciência e não voltar a correr para a terrinha...


Hace un año el día de la marmota empezaba tímidamente a dejar de ser el día de la marmota. Un año después, siendo el día de la marmota, ha dejado de serlo para siempre, lo que le puede convertir en otro día de la marmota, pero de otro tipo. Y de esta forma que vengan todos los días de la marmota que quieran.