martes, 13 de enero de 2009

13, martes

Un desgraciado suceso -nada que no repare el dinero y el seguro, espero- ha hecho que cayera en la cuenta del día que era.
Más se perdió en Cuba y vinieron cantando, dicen. Y ha sido la música la ha conseguido alegrarme el día, al menos durante el tiempo que ha durado este vídeo. Se presenta a Eurovisión y no tiene desperdicio, no en vano tiene ya 1805 votos, játetú.

Creo que me voy a meter en la cama, a ver si se acaba de una vez este martes.

Mañana será otro día, digo yo.

Este amor resiste a todo



P.S. Esta mañana mientras volvía apesadumbrada me encontré con uno de los "autobuses ateos". La verdad es que nunca me he fijado en la publicidad de los autobuses, mis ojos los evitan como evitan la publicidad en internet, pero al verlo no he podido dejar de pensar que si realmente habrá alguien que no disfrute de su vida porque se lo impida el creer que Dios exista o no.
Actualización: respecto del párrafo anterior me han leído el pensamiento y se han explicado muchísimo mejor que yo Microsiervos en la siguiente entrada: campaña sobre creencias religiosas en autobuses.

4 comentarios:

  1. Y cuando te levantes dirás: Amanece que no es poco. Y el seguro está para los martes/viernes sean trece o no

    ResponderEliminar
  2. Va a ser que sí, que las cosas suelen ser mejor al día siguiente, aunque sea sólo porque se amplía la información y ya se ha pasado el primer golpe y susto.

    Gracias por los ánimos.

    ResponderEliminar
  3. Yo ni pude escribir. También el mismo día me comí para desayunar un camioncejo que pasaba por allí. Ahora me toca arreglar mi pobre coche que no gana para sustos (ni la nena). Más vale que he vuelto a mojar...

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...