jueves, 23 de abril de 2009

Canturreando

...de vuelta a casa; una canción para una noche cálida-nostálgica tirando a lírica, una de mis preferidas.



En mi pecho, corazón,
late libre, sin temor.
Déjame ser verso de amor,
la devoción de un amigo.
Mucho tiempo sombra fui,
en mí mismo me perdí.
De ti aprendí
a ser la mano que da
sin recibir,
generosa y leal.

¿Qué es la vida? absurdo trajín.
Dame alma, calor.
Ser tan limpios como la nieve que cae.
Todo tiene quien todo da.

Nada espero, nada sé,
nada tengo, sólo fe.
Y donde estemos, saber estar;
aunque sea ingenuo, no codiciar.
Nunca ceder ante la adversidad.
Quiero tener la alegría
del que está en paz.
Mis cadenas he de romper;
fuera penas, amargas como la hiel

2 comentarios:

  1. También una de las mias. Y mejor aún escuchada por esa voz tan mágica...
    Un saludo.
    Encarna.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida Encarna, me alegra que te guste también mi "vecino" M.G. :-))
    un abrazo

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...