domingo, 19 de abril de 2009

A través del espejo

-Esto es lo que pasa cuando se vive a la inversa- dijo amablemente la Reina-: al principio, siempre da cierto vértigo.
-¡Cuando se vive a la inversa!- repitió, muy asombrada, Alicia-. ¡Nunca habia oído una cosa semejante!
-...pero esto tiene una gran ventaja, y es que se ejerce la memoria en ambos sentidos.
-Estoy segura de que la mía únicamente funciona en un sentido -observó Alicia-. Nunca puedo acordarme de las cosas que aún no han sucedido.
-Pues es bien mala tu memoria si sólo funciona hacia atrás- le aseguró la Reina.
.
.
.
-Oh, no te pongas así! -exclamó la Reina, retorciéndose las manos con desesperación-. Piensa que eres una niña muy grande. Piensa que hoy has hecho un camino muy largo. Piensa en la hora que es. Piensa en cualquier cosa, pero ¡no llores!
Al oír esto, Alicia, en medio de sus lágrimas, no pudo evitar la risa.
-¿Puede usted dejar de llorar si piensa en otras cosas?
-Ésa es precisamente la manera correcta -dijo muy decidida la Reina-: tú sabes que nadie puede hacer dos cosas a la vez... Para empezar, veamos tu edad... ¿Cuántos años tienes?
-Siete años y medio, para ser exacta.
-No es preciso que lo digas, te creo. Y ahora te voy a decir algo que te va a dejar exhausta de veras: tengo ciento un años, cinco meses y un día.
-¡No puedo creerlo! -exclamó Alicia.
-¿Que no? -dijo la Reina con tono de conmiseración-. Prueba otra vez: respira hondo y cierra los ojos.
Alicia se echó a reír.
-No vale la pena que lo pruebe -dijo-: no hay quien crea lo que es imposible.
-A mi juicio es que te falta el hábito -dijo la Reina-. Cuando yo tenía tu edad, lo practicaba siempre media hora diaria. A veces, llegué incluso a creer en seis cosas imposibles antes del desayuno.
.
.
.
-Cuando yo empleo una palabra -dijo Humpty Dumpty con el mismo tono despectivo-, esa palabra significa exactamente lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos.
-La cuestión es saber -dijo Alicia- si se puede hacer que las palabras signifiquen cosas diferentes.
-La cuestión es saber -dijo Humpty Dumpty- quién dará la norma... y punto.


A través del espejo de Charles L. Hodgson, conocido como Lewis Carroll

4 comentarios:

  1. Una joya autentica, llena de misterios, fantasía y preguntas.
    Y el párrafo que has elegido es buenísimo.
    ¿te imaginas que hubiera pasado de haberlo escrito ahora, en estos tiempos?, igual ni lo hubieran publicado.


    Un beso y gracias,

    M

    ResponderEliminar
  2. A mí lo que me sorprende es que a estas edades de mi vida lea por primera vez este cuento y me diga tantas cosas.
    Ah, y creía que ya te tenía enlazada..., qué despiste imperdonable, ya estás en la columnita de imprescindibles :-))
    un beso, y gracias a ti.

    ResponderEliminar
  3. Este es uno de mis libros favoritos. Muy buena selección. Gracias por recordarlo, un besote. Gabi

    ResponderEliminar
  4. Me alegro mucho de que te haya gustado y espero que una vez perdido el miedo escénico te vayas animando a comentar más en los blogs, en más blogs, digo :-P

    P.S. Tienes correo :-))

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...