jueves, 7 de mayo de 2009

Hay días...

...que empiezan torcidos y siguen torcidos con dificultades, humanas e informáticas, donde vas saliendo como puedes a base de mucho ir tres pasitos p'alante y dos p'atrás, donde el cansancio se manifiesta desde el principio, la cabeza se satura y al final de la mañana te llega el señor mayor, impecablemente vestido con un traje de color claro y corbata, con todos sus papelitos clasificados por montones con clips y más papeles todos perfectamente ordenados, eso sí, además medio sordo, pero con unos ojillos vivarachos y una paciencia infinita ante los imponderables informáticos que tienen que estar dando la barrila hasta el final. Noventa años le contemplaban y haciendo gala de una amabilidad exquisita estuvo esperando pacientemente a que terminase mi trabajo para después decirme, cuando me daba la mano y se levantaba para irse, que se le saltaban las lágrimas. Yo, aturdida, le pregunto que por qué y me dice que es que le he atendido muy bien. En ese mismo instante se me ha pasado todo el cansancio y el malestar de la mañana y sin saber qué contestar, he balbuceado que si me dice eso, es a mí a la que se le van a saltar las lágrimas.

Hay personas que irradian luz, hoy desde luego he entrado en contacto con una de ellas.

7 comentarios:

  1. Lo mismo me ocurre a mí cuando harta, más que harta de intentar educar niños y, cuando ya ve,o que no puedo más, viene uno y sin más me abraza...Y es que creo que la vida da la llaga y la pomada.
    Un abrazo.
    Encarna.

    ResponderEliminar
  2. Jooo, suerte vos por haberlo vivido y suerte yo por seguirte leyendo (que aunque no diga nada casi nunca, te leo y muy muy atentamente).

    :-)

    (yo casi que también voy a llorar pero ya sabés, lo mío no tiene mérito)

    ResponderEliminar
  3. Bueno qué luna ésta que nos lleva las lágrimas a los ojos así, con facilidad.

    La verdad es que es cierto, que la vida te ofrece regalos así, lo malo creo es que muchas veces no los vemos como tal y no los aceptamos. Pero qué bonito es cuando el día te da un giro radical, aunque te haga llorar.

    Feliz primavera.

    ResponderEliminar
  4. Igualico, igualico que tu hermanico.

    Saludos hermana

    ResponderEliminar
  5. @Encarna, además viniendo de un niño sabes que es totalmente sincero; trabajar con niños es duro, por lo cansado, pero las satisfacciones son tremendas también.
    Un beso.

    @Dosdedos, lo sé, lo sé, y bien que te lo agradezco, por ésto y por muchas cosas más, sobre todo por muchas cosas más ;-)
    :-*

    @Félix, no sé si es la luna o que me estoy haciendo mayor..., será la luna entonces :-))
    un abrazo.

    @Hermano, susto m'has dao, este señor tenía más pelo que tú :-PP

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  6. A veces cierro los ojos y puedo ver una red brillante que une a estas personas con personas como tú, que no puede ser de otra manera, que se brilla hasta sin querer porque tiene que haber luz, aunque nos lo nublen todo. Besote luz nuestra!!!

    ResponderEliminar
  7. Esa red tuya es de las mejorcitas que conozco.

    :-))

    muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...