miércoles, 29 de julio de 2009

No están (dos)

Sólo preparo mi desayuno, no hay remoloneo a la hora de levantarse, no hay peleas por el turno en el ordenador, no hay que repetir diez veces "vamos a comer", no hay protestas por la comida, no hay exigencias de "a ver cuándo merendamos", no hay que amenazar para que salgamos por la tarde a la playa o a cualquier otro sitio, no hay que pedir que apaguen la Wii y se hagan unos pocos deberes, no hay que negociar lo que se ve en la tele cenando..., etc.

Sólo llevan tres días fuera y les echo de menos como si me faltara una pierna o una mano, hay que jorobarse.
(no es nuevo, pero sí igual de punzante)

Sigh...

7 comentarios:

  1. Por lo menos te queda una mano para escribir en el ordenador y manejarte con el mando de la Wii, para ti solita.

    Anda, disfruta, aunque sea pensando lo que ellos disfrutan.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Eso pasa los tres primeros días, luego terminas por saborear el triunfo de la tranquilidad y te reencuentras con la mano y la pierna perdidas, y además, asi cuando vuelvan tienes unas ganas locas de ellos. Un besazo "soltera de oro" :P

    ResponderEliminar
  3. Sí, a todo se acostumbra una, incluso a la tranquilidad, pero cuento los días para darles todos los besos atrasados..., ains.

    ResponderEliminar
  4. Seguro ke estan bien en el norte.Besos Belen

    ResponderEliminar
  5. Lo que yo no sé es si me acostumbraría a esa batalla diaria.

    Bueno, sí, estoy segura de que me acostumbraría y acabaría echándola en falta. La frase preferida de mi señora madre es que "somos animales de costumbres". Y no carece de razón.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. @Belén, guapa, dame un toque y hablamos que estamos cerca ya.

    @Antígona, este tipo de batallas siempre son cambiantes, unas veces por unas cosas otras por otras, pero es la fascinante visión de descubrir cómo de unos pollos descabezados se forman unas personitas con criterio, juicio y razonamientos propios.

    La mía decía "a todo se acostumbra uno" ;-)

    un abrazo

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...