domingo, 8 de noviembre de 2009

Leif (y Tommy)

La culpa de mi atracción por los rubios la tuvo Tommy. Ahora lo sé: él fue el primero (fotos).

Así que cuando apareció Leif Garrett el camino ya estaba hecho. Leif era ese ángel rubio que cantaba en extranjero (sí, a mí me tocó francés) y el que mejor lucía aquellas mallas infames de spandex que seguro que se las ponía por una promesa. Los primeros y únicos Superpops que compré fueron para poder tener fotos de él, e incluso llegué a entrar en una zapatería de la Plaza España para que me dieran un póster donde promocionaba a ritmo de su último hit (a partir de '22s) las zapatillas deportivas Paredes.



Y gracias a aquel patrocinio, vino a España y grabó algunos Aplauso para deleite y locura de sus fans, las afortunadas que pudieron verle en directo. Las de provincias nos teníamos que conformar con verle por la tele y feel the need.




Y cómo olvidar I was made for dancing.




Ah, y cuando se cortó el pelo que parecía más mayor y así las fans ya podíamos responder con una-imagen-vale-más-que-mil-palabras a aquellos maledicentes que se metían con nosotras «si parece una niña con ese pelo». Pos hala, ya se lo había cortado y ya no parecía una niña, listos, que eran unos listos.
You had to go and change on me




Y un buen día desapareció. Y no volvió a ver más rubios en mi vida, nunca más. Bueno, uno sí, Sting, pero no cuenta, que entonces estaba yo aprendiendo inglés y practicaba con sus canciones, él era sólo un instrumento, ejem.

Hace un par de meses buscando otras cosas me encontré con una foto de Leif. Un auténtico shock. Su aspecto físico era lamentable, ciertamente las fotos para las fichas policiales no suelen ser muy favorecedoras, y me puse a buscar qué había pasado durante estos años.

Una vez más la fama, las drogas y un desgraciado accidente con resultado de graves lesiones para un amigo suyo que viajaba en el coche que Leif conducía le había apartado de la vorágine de vida que llevaba. Parece ser también que se cansó de ser el niño bonito que ponía la imagen a las canciones que le habían convertido en ídolo de quinceañeras y quiso cambiar de estilo. No le salió bien la jugada y no tuvo apoyos después de sus problemas con las drogas y la demanda millonaria que le interpusieron a raíz del accidente.

Siguió actuando en películas como The Outsiders e intentando volver a la música, aunque no con el éxito que tenía. He encontrado dos sitios que recogen la música que está haciendo ahora y que no está nada mal, aunque algunas sean versiones:

http://www.myspace.com/leifgarrett donde hay un remix de I was made for dancing

http://www.purevolume.com/leifgarrett

Y también tiene página oficial y todo:
http://www.leifgarrett.net/memphisappeal.html

Y página de fans con fotos más o menos actuales y de cuando empezó: el gorro que gasta ahora le sienta estupendamente, je.
http://www.leifgarrettfans.com/pictures.html

Y sí, hoy que cumple cuarenta y ocho tacos, ha recorrido un camino más duro del que debería para llegar a ser el dueño de su propia vida; ya no es el mismo chico que era un apasionado del skateboard, físicamente tampoco, claro, aunque esa mirada..., no seremos los mismos, pero sí somos los de antes.

3 comentarios:

  1. ¿Tommy? Hasta el enlace ni idea de quien era Tommy, ¡ya no me acordaba! Por cierto el Leif despues de una época para olvidar no esta tan mal, todos estamos más gordos y más calvos ¿no? Hay por ahi unos cuantos ídolos de mi niñez que a saber como andan... Bueno Miguel Bosé ha mejorado y todo jajaja

    ResponderEliminar
  2. Realmente todos en mayor o en menor medida estamos más gordos, más calvos y por supuestos más viejos. Pero afortunadamente no todos tenemos problemas con las drogas, muchos no estamos fichados por la ley e incluso hasta algunos hemos conseguido dejar de fumar. A mi realmente me da pena que personas como Leif hayan desaprovechado la estupenda oportunidad que le ha dado la vida. Eso demuestra que en el fondo somos debiles

    ResponderEliminar
  3. @ladydark, Tommy no podía ser otro y ahora que estoy viendo los episodios con mi hijo me doy cuenta de que yo no aprendí nada de Pipi sobre cómo tratar a los hombres para que vayan detrás de ti, que el pobre Tommy iba al fin del mundo si iba Pipi. Pipi, una adelantada a su tiempo, sin duda. A mí el Bosé nunca me hizo mucha gracia, ni antes ni ahora.

    @Artal de Luna, oiga, pues yo no estoy ni calva ni gorda :-P . Fuera de bromas, yo creo que cuando se es tan famoso de joven resulta demasiado difícil vivir fuera de los peligros del mundo adulto que además llegan antes de tiempo. Pero sí, nacimos desnudos y se nos nota.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...