viernes, 31 de diciembre de 2010

El tiempo


Aquest vers és el present.
El vers que heu llegit ja és passat
- Ja ha quedat enrera desprès de la lectura
La resta del poema és el futur,
que existeix fora de la vostra percepció.
Els mots són aquí tant si els llegiu
com no. I cap poder terrestre
no ho pot modificar.
El temps.- Joan Brossa

Este verso es el presente.
El verso que has leído ya es pasado,

ya ha quedado atrás después de la lectura.
El resto del poema es el futuro,

que existe fuera de tu percepción.

Las palabras están aquí tanto si las lees
como si no. Y no hay ningún poder sobre la tierra

que pueda modificarlo.


En el filo de un año y otro, espero que el presente, que será pasado enseguida, se vuelva futuro deseable. El pasado fue como fue y se quedará así, el presente es como puede, pero el futuro siempre tiene que ser apetecible, que para eso lo creamos nosotros mientras no se materializa.

Feliz año 2011 AMBÍL·LUSIÓ

miércoles, 22 de diciembre de 2010

És nadal al meu cor quan somrius


Canción de navidad de este año del cole de mis niños y angelito anunciador realizado por el pequeño que cada día es más grande, el niño, no el ángel, que es tamaño actimel lleno de arena y así ahorramos plastilina, ah, el maravilloso mundo de las manualidades.

Bones festes a tothom.




Ahora que la noche se ha hecho más larga
Ahora que las hojas bailan danzas en el rincón
Ahora que las calles están de fiesta
Hoy que el frío lleva tantos recuerdos

Ahora que sobran las palabras
Ahora que el viento sopla tan fuerte
Hoy que no hace falta verte ni siquiera hablar
para saber que estás a mi lado.

Es navidad en mi corazón
cuando sonríes contento de verme,
cuando la noche se hace más fría,
cuando me abrazas.

Y las luces de colores
me iluminan noche y día,
las enciendes con la sonrisa
cuando me hablas con el corazón

Es el vacío que dejas cuando te vas
Es el vacío que se hace en casa cuando no hay nadie
Son pequeños detalles todo lo que me queda
Como queda en el jersey un cabello largo.

Dijiste que nunca más volverías
El tiempo paciente ha ido pasando
Quién iba a decir que hoy estarías esperando
que nos encontráramos juntos a tu lado.

Es navidad en tu corazón
cuando sonrío contento de verte
cuando la noche se hace más limpia
cuando me abrazo a tu cuerpo
y las luces de colores
me iluminan noche y día,
las enciende tu sonrisa

cuando te hablo con el corazón.



Ara que la nit s'ha fet més llarga
Ara que les fulles ballen dances al racó
Ara que els carrers estan de festa
Avui que la fred duu tants records

Ara que sobren les paraules
Ara que el vent bufa tan fort
Avui que no fa falta veure't ni tan sols parlar
per saber que estàs al meu costat.

És nadal al meu cor
quan somrius content de veure'm
quan la nit es fa més freda
quan t'abraçes el meu cos
I les llums de colors
m'il·luminen nit i dia
les encens amb el somriure
quan em parles amb el cor

És el buit que deixes quan t'aixeques
És el buit que es fa a casa quan no hi ha ningú
són petits detalls tot el que em queda
Com queda al jersei un cabell llarg.

Vas dir que mai més tornaries
El temps pacient ha anat passant
Qui havia de dir que avui estaries esperant
que ens trobéssim junts al teu costat.

És nadal al teu cor
quan somric content de veure't
Quan la nit es fa mes neta
quan m'abraço al teu cos
i les llums de colors
m'il·luminen nit i dia
les encen el teu somriure
quan et parlo amb el cor.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Una que vale por dos


Hace un año por estas fechas empezaba lo que al final acabarían siendo mis no-navidades de 2009. A cambio conocí de primera mano cómo respira una UCI, cómo funciona una bomba de perfusión (llegué a tener tres para mí sola) y estuve entretenida aspirando y espirando con este cacharrito de la derecha por aquello de que cada día que pasaba se estropeaba una cosa más, la globalización del cuerpo humano viene de serie.

Todo fue muy interesante e instructivo, pero ninguna gana de repetir, eh, que aún me cuesta ver «House» con la alegría que lo veía antes.






Y lo mejor, sin duda, la visita de las pajes (o pajesas, ejem) de sus majestades de Oriente, cuyo especial regalo fue el alta tres días después de su venida.
El año pasado me quedé sin navidades, sin decorar la casa -la debilidad ya comenzaba a hacer mella- y sin la convivencia de mi familia y mis amigos en las pocas veces que la distancia física puede acortarse. Este año ya ocupa su sitio el árbol, el Belén de los gorditos y las luces que se quedaron sin estrenar el año pasado.


Iba a poner la canción de navidad que tenía prevista para entonces, pero me he dicho, qué diantre, mi mejor villancico ahora es Jump, sin duda.
Porque lo importante no es lo que pasa, sino lo que pasa después de lo que pasa ;-)



I get up, and nothin' gets me down
You got it tough, I've seen the toughest around
And I know, baby, just how you feel
You got to roll with the punches and get to what's real

Ah, can't you see me standin' here
I got my back against the record machine
I ain't the worst that you've seen
Ah, can't you see what I mean?

Ah
Might as well jump
(Jump)
Might as well jump
Go ahead an' jump
(Jump)
Go ahead and jump

Ow oh
Hey you
Who said that?
Baby, how you been?
You say you don't know
You won't know until you begin

So can't ya see me standing here
I got my back against the record machine
I ain't the worst that you've seen
Ah, can't you see what I mean?

Ah
Might as well jump
(Jump)
Go ahead and jump
Might as well jump
(Jump)
Go ahead and jump
Jump

Might as well jump
(Jump)
Go ahead and jump
Get it in, jump
(Jump)
Go ahead and jump

Jump
Jump
Jump
Jump

lunes, 22 de noviembre de 2010

Zona

de Mathias Enard.

Un poco aturdida aún, me decido a poner unas palabras sobre Zona que probablemente no tienen mucho que ver con la novela. Pasa, a veces, que la lectura remueve cosas que no sabes que llevas dentro y me revive lugares y nombres que a mí me dicen mucho, puritita casualidad, pero así ocurre.

Además me invaden sentimientos contradictorios porque no creo que sea una obra maestra, pero me ha gustado, pero me ha costado mucho, pero he disfrutado, pero he sufrido, pero he querido dejarlo, pero me ha obligado a leerlo según el ritmo que él imponía y no el mío de lectura..., además de que la historia es dura, habla de la guerra en toda su crudeza, de la imposibilidad de amar, de alguien tarado emocionalmente, de un viaje interior..., muchas cosas, todas mezcladas en un monólogo interior durante un viaje sin sentido.

Hay comentarios de la novela en internet, aquí (a través de http://librillo.rbuenaventura.com/anotación del día 2009/07/04):
Zona es uno de esos libros que uno debería empezar porque sí, sin una sola recomendación y sin tener idea de nada. Porque prácticamente cualquier cosa que se diga de él va a contribuir a crear expectativas falsas y sobre todo pequeñas. Que es arduo, sí, que es exigente, también, que no contiene un solo punto a lo largo de sus cuatrocientas páginas... no es del todo cierto.
O aquí:
Durante el viaje en tren de Milán a Roma que cambiará su destino, el agente de los servicios de inteligencia Francis Servain Mirkovic repasa su vida y sus ideas, sus investigaciones a sueldo, sus años de soldado en los Balcanes, sus amores, sus estancias en ciudades que van de Barcelona a Estambul, sus paralelismos con la Troya homérica, su desesperanza, su llegada antes de fumarse un cigarrillo, el último antes del fin del mundo.
E incluso una entrevista aquí :
El viaje en tren me parecía una buena metáfora del siglo XX y su simbolismo como progreso. Con el transporte me saltó el formato: tenía que ser un flujo de conciencia, el tren se iba a detener poco y yo debía poner al lector en ese tren y contarle sin parar.

Cualquiera de estos enlaces dan idea de lo que es Zona y después de leerlos ya no me atrevo a añadir nada más, son mucho más válidos y fundamentados que el mío.


Nada vuelve cuando ha sido destruido..., o así, que se me ha perdido el papel donde la anoté y debo confiar en mi memoria, es la frase que elijo de la novela.

Carta III
Nunca sabré de ti,
y eso lo supe

desde el primer encuentro.

Esta certeza tiene tanta fuerza
que es

como si tuviera noticias tuyas
a cada momento.

Libro de alienaciones 1980.- Clara Janés

lunes, 15 de noviembre de 2010

Un montón de palabras

Hace ya casi un mes que tuvo lugar el primer festival de narración oral de Barcelona «Munt de mots» (montón de palabras)...,no, esto no es un blog de actualidad, me temo. El hecho es que fue una oportunidad estupenda para descubrir voces nuevas y disfrutar con las ya conocidas.

Pude oír a Juan Pablo Fuentes en su sesión erótica, a Tim Bowley y Charo Pita en «Hilando cuentos» (Tim narra en inglés y Charo traduce al castellano pero no son un narrador y una traductora, son dos cuentacuentos explicando un mismo cuento a dos voces) y, cómo no, a mi querido Félix Albo en su vertiente infantil y adulta, magnífico, como siempre en las dos.
La clausura del festival fue de la mejor manera que podía ser, con un breve, aunque a veces no tan breve, cuento de muchos de los participantes como Alekos, la genial Martha Escudero, y el gran, y no sólo por su envergadura, Boniface Ofogo y muchos más que se sucedieron en aquella noche repleta de historias fantásticas y de a pie, de elefantes, de mundos que nacen y de persecuciones que acaban como cumpleaños.
No deja de fascinarme el mundo de la narración oral, en ocasiones tan parecida al teatro, otras tan íntima como una voz en tu habitación.
A veces cuando comento que voy a ir a escuchar a un cuentacuentos noto miradas. Sé lo que piensan y no me importa, yo sí que sé lo que se pierden.

Como casi siempre acompañando al post, una canción que habla de reyes, de héroes y de poetas de verdad, como todos los cuentos que puedan contarse.





Terra trencada.- Beth
S’ha apagat el foc fred de mirada tèbia
s’ensorren els edificis al teu pas
i ha mort el cor de la guineu més jove
i les llàgrimes, les llàgrimes un mar
diga’m on vas
terra trencada
que la meva ombra dissecada vol saber
de reis,
d’herois,
de la magnificència de la mort
de sort, dels aires
dels poetes de debò.
S’ha desfet el glaç calent amb comptagotes
s’ha submergit vergonyós l’iceberg
S’amaguen porucs els crancs rere les roques
i les llàgrimes són llàgrimes del cel
diga’m on vas
terra trencada
que la meva ombra dissecada vol saber
de reis,
d’herois,
de la magnificència de la mort
de sort,
dels aires dels poetes de debò.
diga’m on vas
terra trencada
diga’m on vas
terra trencada
diga’m on vas
terra trencada

Se ha apagado el fuego frío de mirada tibia
se derrumban los edificios a tu paso
y ha muerto el corazón del zorro más joven
y las lágrimas, las lágrimas un mar
dime donde vas
tierra rota
que mi sombra disecada quiere saber
de reyes,
de héroes,
de la magnificencia de la muerte
de suerte, los aires
los poetas de verdad.
Se ha deshecho el hielo caliente con cuentagotas
se ha sumergido vergonzoso el iceberg
Se esconden miedosos los cangrejos tras las rocas
y las lágrimas son lágrimas del cielo
dime donde vas
tierra rota
que mi sombra disecada quiere saber
de reyes,
de héroes,
de la magnificencia de la muerte
de suerte,
los aires de los poetas de verdad.
dime donde vas
tierra rota
dime donde vas
tierra rota
dime dónde vas
tierra
rota

viernes, 22 de octubre de 2010

Bubbles*


Azul medusa, originally uploaded by C.Martín.

A la manera feisbuquiana, «señores que dicen que te van a hacer una perdida y lo que hacen es llamar y colgar».
Qué decepción más tonta.

:-P


*De la descripción que hace Anthony Blanche sobre la forma de hablar de Sebastian Flyte: «¿le has oído decir a Sebastian algo que al cabo de cinco minutos no hayas olvidado por completo?(...) Pero cuando habla nuestro querido Sebastian es como una pequeña y esférica pompa de jabón que sale flotando de una vieja pipa de arcilla, en cualquier dirección, con todos los colores del arco iris durante un segundo, y luego... ¡puf! desaparece y no queda nada, nada en absoluto.» Retorno a Brideshead.- Evelyn Waugh.

Y porque me apetece, y porque parece que últimamente no sé hacer un post sin una canción ad hoc, «En mi pecho» de EUDLF, todo tiene quien todo da.

viernes, 15 de octubre de 2010

Blog Action Day: Tierra, la que da agua

Hoy se vuelve a celebrar el Blog Action Day, un evento anual que tiene lugar el 15 de octubre y pretende unir a los bloggers del mundo en la publicación sobre el mismo tema el mismo día con el objetivo de provocar un debate mundial y conducir la acción colectiva.
Este año se ha puesto énfasis en el agua entendida no sólo como un asunto que nos afecta a todos, sino como un derecho humano. Resulta descorazonador saber que haya gente que muere por consumir agua contaminada después de haber hecho kilómetros para conseguirla, que su escasez sea motivo de guerra, que los que la tenemos la contaminemos..., en fin.

¿Y qué se puede hacer? Poca cosa, aquí hay algunas sugerencias. Menos es nada.

Nota: sí, todos los enlaces están en inglés :-(

(aquí debajo debería salir algún widget de estos, no ha habido forma; para compensar, inserto el vídeo del Blog Action Day.)

Blog Action Day 2010: Water from Blog Action Day on Vimeo.

Y después de tanto inglés y tanta palabra, una ya vieja canción (Planeta Agua, album Ana en Río.-1982) de Ana Belén que suelo cantar en días de lluvia..., para que llueva más, por supuesto :-)

Otra nota: el título del post es lo que yo creía que decía Ana Belén en el estribillo..., sí, uno de mis momentos teniente XD



martes, 5 de octubre de 2010

Día del profesor

Me entero por la radio de que hoy es el día internacional del profesor. Según van incorporándose colaboradores, el locutor les pregunta por los que más les influyeron. Y me he quedado pensando en los míos. Y me acuerdo de prácticamente todos, aunque más bien tendría que decir todas, los colegios de monjas tenían estas limitaciones. Y recuerdo perfectamente quién influyó en que lo que yo creía que era una mente de ciencias eligiese al final letras puras: la desidia de mi profesora de matemáticas de 2º de BUP y el entusiasmo de la de literatura.

La enseñanza está cambiando por los medios que empiezan a disponer, por las posibilidades inmensas de información, de hacer amenos los contenidos, de interactuar con los alumnos a niveles que pueden ser más atractivos para ellos, en fin, por tantas cosas que los de mi quinta nos puede parecer que somos mucho más viejos de lo que realmente somos. Pero hay algo que sigue siendo imprescindible y ése es el maestro, el que filtra la información, el que les guía en el mar de conocimientos, el que les explica y les hace entender todo eso que existe en este mundo cada vez más grande. Y si es imprescindible que tengan una buena formación técnica en cuanto a las materias, es vital que tengan vocación. De hecho, creo que tendría que ser un requisito previo para entrar en la carrera.

Y eso se ve enseguida, yo también recuerdo a los profesores de mis hijos y sé el efecto que provocaban en ellos y lo que me costaba suplir esa carencia cuando no existía. Y sé quiénes además de formarlos, los incitaban a ser curiosos y a hacer preguntas imposibles.
Evidentemente los padres también tenemos que tener esa vocación y aprovechar el impulso del cole para enseñarles las cosas fuera de programa, hay tantas como sueños y nunca sabes de qué sueño va a depender el resto de tu vida.
Por eso hoy también celebro mi día junto con ellos, muchas felicidades y gracias.
Y si al final uno estudia, vive y respira por sus sueños, que no nos falten nunca. Ni las canciones.

Que no falte un sueño que me ate
a este mar de olvido que es vivir
y si se me olvida en un instante
entonces te pido estar ahí.

Para verte sonreír
y perder la vida allí
esconderme en tu mirar
de silencio y soledad.

Que no falte un sueño si es de noche
y la luna te sale a buscar
Que no se te olvide darme un beso
antes de que vuelva a despertar.

Que no se me olvide este momento
esta melodía, este lugar
que no te disuelva algún recuerdo
porque duele el aire si no estás.

Para verte y sonreír
y perderme entera en ti
esconderme en tu mirar
de silencio y soledad.

Que no falte un sueño si es de noche
y la luna te salga a buscar
que no se te olvide darme un beso
antes de que vuelva a despertar
Marta Gómez.- Que no falte un sueño


lunes, 20 de septiembre de 2010

Cursa cursando


«Si yo puedo, tú también» era lo que ponía en la camiseta de una corredora el domingo.
Sólo diré una palabra: pude.

Y como dice la canción, ya no miro nunca atrás.





Gratitud.-Damià Olivella

No et demano que m'esperis
que no fugis lluny de mi
no vull ser el que t'escolta
quan no saps el que vols dir

No et demano que em sorprenguis
sols digue'm la veritat
no vull que et facis enrere
sense pressa arribarà

Ja no mires mai enrere
perquè et sents acompanyat
perquè saps que amb un somriure
tornaré

Ja no et queda res a perdre
perquè tot ho vols donar
vius al dia
saps que mai no es massa tard

Sols regala'm un somriure
si és alegre el teu moment
si sents lliure les idees
sigues sempre el que vols ser

Ja no em queda res per perdre
ja no vull amagar res
i quan tornis tant sincera
jo podré veure qui ets

ja no mires mai enrere
perquè et sents acompanyat
perquè saps que amb un somriure
tornaré
ja no et queda res a perdre
perquè tot ho vols donar
vius al dia
saps que mai no es massa tard

no deixaré (que) res ni ningú
em pugui prendre el meu present
i seguiré al teu costat

ja no mires mai enrere...

jo no vull que siguis meva
sols et vull al meu costat
tant me fa si vens et quedes o te'n vas
gràcies per deixar-me veure
que em mereixo aquest regal
que estimant mai res no em tornarà a fer mal

No te pido que me esperes
que no huyas lejos de mí
No quiero ser el que te escucha
cuando no sabes lo que quieres decir

No te pido que me sorprendas
sólo dime la verdad
No quiero que te eches atrás,
sin prisa llegará

Ya no miras nunca atrás
porque te sientes acompañado
porque sabes que con una sonrisa
volveré

Ya no te queda nada que perder
porque todo lo quisiste dar
vives al día
sabes que nunca es demasiado tarde

Sólo regálame una sonrisa
si estás en un momento alegre
si te sientes libre, las ideas
Sé siempre lo que quieres ser

Ya no queda nada que perder
Ya no quiero esconder nada
Y cuando vuelvas tan sincera
podré ver quién eres

No dejaré que nada ni nadie
pueda tomar mi presente
y seguiré a tu lado

Yo no quiero que seas mía
sólo te quiero a mi lado
me da igual si vienes, te quedas o te vas
Gracias por dejarme ver
que me merezco este regalo
que no amando nunca
nada me volverá a hacer daño.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Licor 43

Creo que no lo he probado en mi vida, lo mismo ya es tiempo, la la la :-P





P.S. La verdad es que con esto del FB y demás zarandajas las felicitaciones ya vienen por otros lados, pero me hace ilusión dejar constancia en el blog a la «vieja usanza», sentimental que es una, oyes :-)

martes, 24 de agosto de 2010

Correteos de estío

Busquen a Wally, ejem.

En Galicia, a la vera de la ría.En Cantabria, a la orilla del mar.
En Castilla, por el arcén de la carretera.
En casa..., en casa a la vora del mar, al mar, al mar...






Tu i jo hem sopat en bons restaurants,
tu i jo hem ballat a la llum d’un fanal,
tu i jo volàvem en un Ford Fiesta groc,
tu i jo hem cantat a la vora del foc,
tu i jo hem buscat coses similars,
tu i jo hem tingut el cap plé de pardals,
tu i jo dalt de la nòria,
tu i jo i la nostra història,
però tu i jo no ens hem banyat mai al mar, al mar, al mar.

Plantem les tovalloles, convido a un gelat,
juguem amb alegria, esquivem passejants.
A l’horitzó es divisen les veles
d’uns nens que fan optimist a la cala del costat.
Dormo una estona, a la que bufa la mar,
així estirada se’t veu espectacular
llarga i blanqueta a la sorra llegint
intrigues vaticanes de final inesperat.
És abusiva tanta calor.
T’incorpores i et poses bé el banyador,
amb el peu calcules com està l’aigua
i tot esta llest per tal que entrem al mar.

Així doncs si un dia vens i passes per aquí,
i si malgrat la feina trobem un matí,
no em perdonaria mai, no podria assumir,
no agafar-te amb la moto i que no féssim camí,
molt lluny d’aquí, a l’altra banda del món,
hi ha un xiringuito amb quatre pins al fons,
tu i jo asseguts a la barra d’un bar,
sona bona música i som davant del mar.

viernes, 30 de julio de 2010

Simplemente correr

Hace un año ya que empecé a salir a correr, bueno, con un paréntesis forzado, pero un año de rutina irregular que se encauza por temporadas. Cada vez que se rompe hay que volver a empezar, como suele pasar en la vida, que da la sensación que siempre se está empezando. Pero no importa, no hace falta llegar el primero, sólo llegar. Y siempre se compite contra uno mismo que es el rival más difícil y el que más importa.
En estas me encontré el pasado Sant Jordi con el libro de Murakami acechándome. No pensaba comprarlo, y menos ese día, pero al final me desdije a mí misma como parte de un ejercicio rayano entre lo flexible y lo inconstante que sin duda modela mi sumiso carácter rígido, pero esto es otra cuestión :-P
El libro es una mezcla entre biografía y memorias fragmentadas, filosofía de su sentir actual y charla de café, muy agradable para los que leemos a Murakami y nos gustaría conocerle más y para los que tienen ganas de empezar a correr o lo hacen habitualmente. La obrita, por lo corta, está escrita a lo largo de diez años sobre lo que ha supuesto en su vida el hecho de tomar la decisión de escribir y poco después, casi como consecuencia, de correr y de cómo vive esta actividad física con una humildad impropia de la vanidad que se le supone a todo escritor; resulta hasta tierno leer sus dificultades para acabar una carrera o su tesón para superarlas.
Como dice al principio citando a Somerset Maughan, «todo afeitado encierra también su filosofía», que es la constatación de que cualquier acto repetido en el tiempo es algo más que una acción por sí sola ya que acaba conformando nuestro carácter y forma de ser en la vida, algo que nos pasa a todos en cuanto nos paramos a reflexionar sobre ello y es el objeto principal del libro con el particular y ya conocido estilo de Murakami de limpieza, claridad y minimalismo.
Como colofón citar la frase que casi abre el libro: «el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional», nada nuevo para alguien que ya corra porque muy probablemente ha experimentado lo que el autor relata, pero a la vez muy grata la sensación de compartir sensaciones con mucha gente y sentirnos más iguales y acompañados en el mundo.

Algo así como el pingüino de Liniers, correr, corro poquito, pero corro.

sábado, 10 de julio de 2010

La tierra del fin del mundo


Trece horas de viaje desde Madrid, tres más de espera en el aeropuerto de Santiago de Chile y otras tres más para atravesar los tres mil y pico kilómetros que nos separaban de Punta Arenas, punto de partida de nuestro viaje, hacían pensarse si merecería la pena tal paliza de sueño, jet-lag y cansancio..., y vaya que sí.
Y eso que mi escepticismo era grande: hace unos años había visitado los fiordos noruegos y mi empacho de naturaleza había sido demasiado, visto un fiordo vistos todos, con todos mis respetos a los enamorados de los fiordos. Así que mis expectativas estaban resignadas.
Pero no, esta vez no fue así, la simple contemplación de un glaciar tiene un efecto entre relajante e hipnótico: el aire, el silencio, la inmensidad sólo rota por el crujido del hielo que a veces se desprende es una de las experiencias más impactantes que se pueden vivir.
Y aparte de la conmoción visual se unía la carga histórica y humana del paraje por donde vivieron las cinco tribus de aborígenes (selk'nam u onas -los de los crucigramas-, tehuelches, kawéskar, haush y yámanas) y navegaron los primeros exploradores Magallanes, Elcano o el mismo Darwin. Gracias a las charlas en el barco fuimos conscientes de la aventura que tuvo que suponer para los hombres de hace cinco siglos navegar y recorrer estos lugares.

El barco que nos alojaba no cabeceaba tanto como yo me esperaba; la razón es que nos movíamos por canales y fiordos aledaños al Estrecho de Magallanes que suavizaban el efecto del oleaje y las corrientes que allí se juntan. Hemos navegado por el Seno del Almirantazgo que bordea la cadena de montañas de la cordillera Darwin hasta llegar a las inmediaciones del glaciar Marinelli en la bahía Ainsworth dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini. Allí recalamos y paseamos por el bosque magallánico subántartico que lo rodea. Vimos diques de castores y elefantes marinos, tremendos, por cierto.
También subimos, trepamos y resbalamos a veces, a través de un tupido bosque magallánico húmedo y embarrado para llegar a la Laguna Escondida y disfrutar de la espectacular vista del glaciar Águila; realmente se siente uno en el fin del mundo y al borde del síndrome de Stendhal versión naturaleza.Y más glaciares, aproximándonos lo más posible con la zodiac, a cual más hermoso, Brookes, Cóndor, Nena, Piloto y sus hielos milenarios y de un azul subyugante.
Aquí el glaciar Cóndor, aquí unos amigos:

Aquí el glaciar Águila:

Y el más bonito, el glaciar Piloto:

Por último nos acercamos a Isla Marta para ver su colonia de lobos marinos, los pingüinos ya se habían ido de vacaciones.

Naturaleza e historia, Magallanes y Darwin, emoción y trascendencia, atracción y sobrecogimiento, silencio y serenidad, Patagonia y Tierra del Fuego, sencillamente naturaleza en vena.

lunes, 28 de junio de 2010

Balance

Ya termino, este año ya tengo ganas, mucho cansancio en general y mío en particular, cosas de la edad, supongo. Dos afonías en vez de una y un catarro más largo que el de cada mayo. Peor ubicación, mi sitio ha sido como un zulo, estrecho, sin ventanas y sin salida de aire acondicionado más o menos cercano, se ve que me tocó la parte del añadido. Para hacer más agradable la estancia el mes de junio hemos soportado el hilo musical en forma de taladro de obras que realizaban en el piso de arriba. El local más pequeño y la salita para comer más reducida que los lavabos, que no les falte de nada a los chicos, eh, que se sientan como en casa. Lo bueno de esto es que no repetiremos, como viene siendo costumbre, y malo vendrá que bueno me hará, claro.
Y la gente como siempre, los amables-qué-remedio, los que no entienden lo que no les gusta, los que no se enteran de nada, los que lo saben pero hacen que no se enteran como si pensaran que no nos damos cuenta, los cansinos que insisten por si acaso, los colaboradores que llevan todo preparado, los que vienen con las manos en los bolsillos si-está-todo-ahí..., en fin, como todos los años.
Pero esta tarde he tenido una pequeña satisfacción: alguien que trabaja en un medio de comunicación local me ha dicho que tenía una voz bonita y radiofónica. Más ancha que larga que he salido hoy de trabajar.
Pequeñas satisfacciones de andar por casa, sí.

domingo, 13 de junio de 2010

Hilos

Sentada en el sofá donde se apila la ropa limpia y recogida del tendedero pasa un buen rato de la tarde del domingo doblando cada camiseta, emparejando calcetines y haciendo montones que tienen nombre de niña, niño, marido y ella misma. Revisa si hay algún descosido tomatero, una costura desgarrada o el botón que falta. Las prendas que no pasan el examen se apartan al montón de coser. Mientras tanto la madre se va dando cuenta del paso del tiempo por el tamaño de la ropa que ya no es tan diminuta y dedica unos minutos a pensar en esa niña que ya es una jovencita, en el niño que consigue manchas imposibles o en el marido que tiene que ir cambiando la ropa de invierno por la de verano.
Pero el pensamiento es más intenso cuando toca coser. Después de unos días la ropa casi ha perdido el olor artificial a suavizante y desprende el propio de la piel amada y besada infinitas veces. La madre nunca supo coser más allá que para salir del paso así que la labor es lenta y con titubeos: remendar un calcetín es como cuidar el amor, una pequeña tarea necesaria y desapercibida, sin que se note.
Y la faena avanza poco a poco, júntate que junto estaba, repasando la trama para hacerla más resistente, buscando botones similares e hilo a juego. Y pasa la tarde despacio por sus dedos y por su corazón.








Vull cosir-te tots els botons
Vull fer-te la vora dels pantalons

Vull sargir-te amb fil vermell els pedaços del teu cor

Aquest cop vull brodar-la

Vull saber-me tots els patrons

Vull que siguin del millor vellut els teus petons

Regalar-te aquest hivern la bufanda i els mitjons
Aquest cop vull brodar-la


Fer cadeneta, per començar,

fer bona lletra com ens van ensenyar
La millor merceria del món és amb tu,
volta'm amb farbalans,

perquè no m'escapi fes-me uns quants repunts,

si vols anar sobre segur cus-me un gafet
La butxaca i el canalé
d'aquella jaqueta que et queda tan bé

Vull que em portis enganxadeta amb velcro de passeig

Aquest cop vull brodar-la


I amb tisores retallaré

les vetes que et molestin te les treuré

fins que notis que aquest vestit més a mida no pot ser
Aquest cop vull brodar-la

Fer cadeneta, per començar,
fer bona lletra com ens van ensenyar
La millor merceria del món és amb tu,
volta'm amb farbalans,

perquè no m'escapi fes-me uns quants repunts,

si vols anar sobre segur cus-me un gafet


Ressegueix-me amb puntetes,
cremalleres si cal,

sedalina, agulla i didal,
i si vols imperdible per a seguretat

Si t'ha sobrat algun trosset pots fer-me un llacet


Fils pels descosits i amb els cinc sentits


Una traducción chapucera podría ser:

Quiero coserte todos los botones
Quiero hacerte el dobladillo de los pantalones
Quiero zurcir con hilo rojo los pedazos de tu corazón
Esta vez quiero bordarla.

Quiero saberme todos los patrones
Quiero que sean del mejor terciopelo tus besos
Regalarte este invierno la bufanda y los calcetines
Esta vez quiero bordarla.

Hacer cadeneta, para empezar,
hacer buena letra como nos enseñaron

La mejor mercería del mundo es contigo,
envuélveme con volantes,
para que no me escape hazme algunos pespuntes,
si quieres ir sobre seguro cóseme un corchete

El bolsillo y el canalé
de esa chaqueta que te queda tan bien
Quiero que me lleves pegadita con velcro de paseo
Esta vez quiero bordarla.

Y con tijeras recortaré
las cintas que te molesten te las quitaré
hasta que notes que este traje más a medida no puede ser
Esta vez quiero bordarla.

Hacer cadeneta, para empezar,
hacer buena letra como nos enseñaron

La mejor mercería del mundo es contigo,
envuélveme con volantes,
para que no me escape hazme algunos pespuntes,
si quieres ir sobre seguro cóseme un corchete

Recórreme con puntillas, cremalleras si es necesario,
sedalina, aguja y dedal,
y si quieres imperdible para seguridad
Si te ha sobrado algún trocito puedes hacerme un lacito

Hilos para los descosidos y con los cinco sentidos

lunes, 24 de mayo de 2010

Conversaciones de portal

Situación: vecina que abre la puerta con llave para entrar en el portal, servidora que llega muetecita después de su trotada de rutina irregular aún sin haber recuperado el aliento, puerta de la calle que no golpea de forma esperada porque servidora la sujeta, momento de terror que invade a la vecina que no es capaz siquiera de volver la cabeza:

Vecina: -he visto el fin de mi vida (gritito seguido de carcajada nerviosa)
Servidora: -hoy no, hoy no (risa de acompañamiento y comprensión)

:-))

jueves, 6 de mayo de 2010

Momentos

-Buenos días
-Buenos días
-¿Te acuerdas de mí, que estuve el otro día?
-Así al pronto...
-Sí, hombre, que me dijiste que volviera porque faltaba un dato.
-Puede ser, sí.
-Que ya lo tengo, ya he encontrado la carta astral.
- ¿Perdón?
-La carta astral, que me faltaba la referencia de la carta astral.
-Claro, claro, déjeme el dni y ya le incluyo la referencia catastral en un momento.

viernes, 30 de abril de 2010

Leyendo voy, leyendo vengo

Los principios:
-Claro -le contesté, y me quedé pensativo un momento-. Sé que hay muchas maneras de fastidiar a la gente, y también sé los métodos que se emplean para ello, pueden ser extremadamente sutiles. Así pues, trato de evitar que la gente me cause perjuicios. Y por eso no me gusta causarlo. Sin embargo, comprendo que usted no se dará por satisfecho con mi silencio y, a la larga, tanto yo como mi informador podemos salir perjudicados. A pesar de todo, no quiero ser yo quien lleve las cosas por ese camino voluntariamente. Es una cuestión de principios.
-No acabo de entenderte -me contestó.
-Lo que intento decirle es que la mediocridad puede tener diversas formas.
La caza del carnero salvaje.- Haruki Murakami.

La vida:
La vida es trabajo. La persona que amamos rara vez se merece todo el amor que le damos, porque nadie vale tanto en realidad, y quizá tampoco merezca tener que cargar con ello. Uno acaba por sufrir una decepción. Se desilusiona, deja de confiar y tiene que aguantar muchos días malos. Pierde más de lo que gana, y acaba por odiar a la persona que ama en la misma medida que la ama. Sin embarto, uno se arremanga y se pone a trabajar, en todos los aspectos, porque eso forma parte del proceso de hacerse mayor.
Mystic River.- Dennis Lehane

La muerte:
Lo que yo sabía era que aquel sombrío escritor llamado Sarao Takase había vivido en Estados Unidos y que, a lo largo de una vida oscura, había ido escribiendo algunos relatos. Que se había suicidado a los cuarenta y ocho años. Que había tenido dos hijos con su esposa, de la que luego se separaría. Que sus relatos, reunidos en un solo volumen, habían sido publicados en Estados Unidos siendo, durante un breve periodo de tiempo, un éxito de ventas. El título del libro era N.P.
N.P. .- Banana Yoshimoto

La familia:
A efectos del IRPF, existen dos modalidades de unidad familiar, a saber:
En caso de matrimonio (modalidad 1ª): la integrada por los cónyuges, no separados legalmente y, si los hubiere:

a) Los hijos menores, con excepción de los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientemente de éstos.

b) Los hijos mayores de edad incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.
Recuerde: la mayoría de edad se alcanza al cumplir los 18 años.
En defecto de matrimonio o en los casos de separación legal (modalidad 2ª): La formada por el padre o la madre y la totalidad de hijos que convivan con uno u otra y reúnan los requisitos señalados para la modalidad 1ª anterior.
Manual Práctico Renta 2009.- Agencia Tributaria

El aeropuerto:
Cosmético, el hombre se alisó el pelo con la palma de la mano. Tenía que estar presentable con el fin de conocer a su víctima según mandan los cánones.
Jérôme Angust ya estaba hecho un amasijo de nervios cuando la voz de la azafata anunció que, debido a problemas técnicos, el vuelo sufriría un retraso sin determinar.
«Lo que faltaba», pensó.
Odiaba los aeropuertos, y la perspectiva de permanecer en aquella sala de espera durante un lapso que ni siquiera podía precisar le sacaba de quicio.
Sacó un libro de la bolsa y, con rabia, se sumergió en su lectura.
-Buenos días -le dijo alguien en tono ceremonioso.
Apenas levantó la nariz y devolvió el saludo con mecánica educación.
-El retraso de los vuelos es una lata, ¿verdad?
-Sí -masculló.
-Si por lo menos uno supera cuántas horas tendrá que esperar, podría organizarse.
Jérôme Angust asintió con la cabeza.
-¿Qué tal su libro? -preguntó el desconocido.
«Pero bueno -pensó Jérôme-, sólo me faltaba que un pelmazo viniera a darme la tabarra.»
-Hm hm -respondió en un tono que parecía querer decir: «Déjeme en paz.»
-Tiene suerte. Yo soy incapaz de leer en un sitio público.
«Quizá por eso se dedica a molestar a los que sí pueden hacerlo», suspiró Angust para sí mismo.
Cosmética del enemigo.- Amélie Nothomb

El viaje:
Transcurrieron dos meses antes de que avistásemos a ninguno de los habitantes del país. Un día en que menos lo esperábamos se nos presentó un hombre de estatura gigantesca. Estaba en la playa casi desnudo, cantando y danzando al mismo tiempo y echándose arena sobre la cabeza. El comandante envío a tierra a uno de los marineros con orden de que hiciese las mismas demostraciones en señal de amistad y de paz. Este hombre era tan alto que con la cabeza apenas le llegábamos a la cintura. Era bien formado, con el rostro ancho y teñido de rojo, con los ojos circulados de amarillo, y con dos manchas en forma de corazón en las mejillas. Su vestido, o mejor, su capa, era de pieles cocidas entre sí, de un animal que abunda en el país. Este animal tiene la cabeza y las orejas de una mula, el cuerpo de camello, las piernas del ciervo y la cola del caballo, cuyo relincho imita. Nuestro capitán dio a este pueblo el nombre de Patagones.
Primer viaje alrededor del mundo.- Antonio Pigafetta

lunes, 29 de marzo de 2010

Correr

Yo corro. Nunca antes había corrido, salvo cuando entrenaba allá por la primera adolescencia como parte del calentamiento previo al entreno. Siempre me había llamado la atención, pero no daba el paso. Quizá lo veía como algo más competitivo, quizá tenía miedo a estar demasiado sola conmigo misma, quizá demasiado aburrido.
Pero allá por julio, con la fresca, ejem, decidí empezar. Y los dos primeros días salí sólo con la compañía de la radio, una de esas que llevan mp3, pero enseguida la radio se quedó en casa. Y entonces el correr adquirió un nuevo significado porque empecé a ser espectadora de mi propio cuerpo que registraba a través de su esfuerzo las leves, y las no tan leves, inclinaciones del terreno, los cambios de la respiración, cómo te agotas y te recuperas si consigues no tirar la toalla ante el cansancio, cómo seguir siempre un poquito más.
Y eso a nivel físico porque cuando empiezas a poder desconectar de lo que te pasa porque ya te vas acostumbrando, notas cómo la mente se vacía, atenta sólo al sonido de tus pies que golpean las aceras, la hierba o la arena, al ruido del mar cuando hay viento o a su casi ausencia cuando está en calma.
Sensaciones, son sensaciones que notas sin necesidad de pensar.
De julio a diciembre conseguí una regularidad, velocidad y distancia que seguro que eran una insignificancia comparada con la gente que se lo toma más en serio, pero que para mí eran mi orgullo secreto. El paréntesis hospitalario me ha hecho retroceder a niveles más bajos de cuando empecé, pero no importa, era lo esperado. La vuelta ha sido, y sigue siendo, dura, pero voy a seguir corriendo aunque haya días que no complete el circuito o que me encuentre mal. Porque no es un entrenamiento con un fin y una fecha, es una rutina que libera. He ganado autoestima porque en mi mundo de obligaciones postergables es una vacuna contra la procrastinación que me invade: cada día que dejo de correr por pereza se paga en forma de mayor esfuerzo al día siguiente. Es el placer del cansancio, de la tenacidad, del control.
Voy a seguir corriendo porque no huyo de nadie, en todo caso voy a por ello..., y acabaré alcanzándolo :-)




Nota nostálgica de la foto: una servidora en su primera media maratón universitaria, que más que media era un cuarto (10km.), cuando era capaz de correr sin entrenar y llegar tan fresca a la meta. Fue para recordarla, ya que gracias a la habilidad de mi querida Rocío, que fue la encargada de hacer la inscripción, yo tuve que llevar el dorsal número 69 lo cual me hizo enormemente popular durante la carrera ya que en este tipo de eventos domina la participación masculina. A pesar de aquello después de casi veinte años aún la visitaré esta SS en pucela, lo que dice mucho de sus otras virtudes como amiga y de mi capacidad infinita de perdón, of course.

viernes, 5 de marzo de 2010

I què és la veritat

El viernes pasado estuve recorriendo el templo expiatorio de la Sagrada Familia, una de las excursiones urbanas del programa Quedem?. Un paseo de casi dos horas con casco incluido y las magníficas explicaciones de Jaume S., uno de los arquitectos que trabajan a fondo para que esté todo listo en la próxima visita del Papa.


Allí dentro estuve con el ojo y la cámara muy abiertos y atenta a los comentarios de Jaume que nos hacía fijarnos en las innovadoras soluciones arquitectónicas que Gaudí aplicaba para dar altura, ligereza y resistencia al templo. Y sin ordenadores ni nada.





La nave central dedicada a Sant Josep, cuya estatua se encuentra al fondo ya colocada, es el origen del templo ya que la idea de construir un templo expiatorio dedicado a la Sagrada Familia partió del librero Josep Maria Bocabella, fundador de la Asociación de los Josefinos, devotos de San José, que compraron con sus aportaciones los terrenos que entonces formaban parte de la población de Sant Martí de Provençals, ahora en pleno eixample barcelonés.

Las puertas de bronce creadas por Subirachs con la inquietante sombra sobre la palabra veritat.

Y como he leído por ahí, el tiempo convierte las verdades en mentiras, rara vez las mentiras en verdades.

Actualización: más fotos aquí

miércoles, 3 de marzo de 2010

Viaje al pasado

Viaje al pasado.- Stefan Zweig

Buscando otra novela de S. Zweig, me encuentro este Viaje al pasado que si bien no ha provocado mi entusiasmo como lectora, sí que ha conseguido que recordase cosas del mío, aunque no creo que fuera el objetivo del autor al escribirla; cosas de la vida autónoma de las obras una vez publicadas.
La novela comienza en un tren y según la iba leyendo, se me aparecían las imágenes de Breve encuentro, una película en blanco y negro «y una infinita gama de grises» que siempre añadía mi querido Carlos Pumares cuando percibía el poco entusiasmo del oyente ante una revelación de este tipo. En Viaje al pasado el tren aparece como un lugar donde refugiarse la pareja reencontrada al cabo de muchos años. Y la música de Rachmaninov zumbando por mi cabeza de fondo.

La historia no es demasiado original, el reencuentro de una pareja después de muchos años en un mundo y en unas personas que ya no son las mismas. En esto último es donde hace hincapié el autor, en el peso de ese pasado que les inmoviliza para llevar adelante su relación recuperada, en la resistencia de la realidad. Pero esto sólo ocurre hacia el final de la novela ya que el grueso de la misma es el relato de sus vidas, cómo se conocen, cómo se van enamorando, cómo les separa la vida hasta ese momento que vuelven a encontrarse.

Y como colofón, me sorprendo tarareando a Sade y su Never as good as the first time vacunándome de forma inevitable contra la melancolía, segundas partes nunca fueron buenas..., o sí... ;-)

Por cierto, que se me ha pasado febrero sin sentir, mi querido y odiado febrero a partes iguales. Ah, y que ya he recuperado mi culo, hacía semanas que no tenía :-))

martes, 23 de febrero de 2010

La fuerza y los momentos

"Es que tú eres muy fuerte"
Es una de las frases referida a mí que más he oído estos días y en lo primero que pienso es en lo fácil (y lo tranquilizador) que es para los demás explicarse las cosas basándose en el ser, es algo que te justifica, no hay que probarlo y la consecuencia es lógica: eres fuerte, ergo puedes afrontarlo.
Y yo me pregunto: ¿cabe ser otra cosa que no sea ser fuerte cuando las circunstancias te obligan a serlo? ¿el que es fuerte lo sabe o es fuerte porque no sabe que se pueda ser débil? ¿al que es fuerte se supone que le es más fácil? ¿desde cuándo es fácil ser fuerte? ¿cómo se valora la fuerza? ¿se tiene en cuenta sólo lo que se ve en un momento determinado? ¿quién sabe realmente cómo está y se encuentra otro?
A lo largo de estos dos últimos meses yo no me he llegado a plantear nunca si mi situación tenía que afrontarla como una persona fuerte o débil, entre otras cosas porque no había nada que estuviera en mi mano para intentar ponerme mejor, sólo había que esperar a que el tratamiento surtiese efecto y, mientras tanto, intentar no molestar demasiado y aguantar el dolor dentro de unos márgenes soportables: como decía mi abuelo, ¿si me quejo me va a doler menos?
Evidentemente había que poner todo lo poco que yo podía hacer al servicio de la medicina e intentar cumplir de la mejor manera posible con todo lo prescrito: levantarse de la cama para intentar andar, facilitar la labor de las enfermeras al cambiarte, aprender a estabilizar la bomba de perfusión para evitar un paseo innecesario, aceptar la propuesta de asearse uno mismo cuando era posible, etc. Pero todo esto no eran más que tácticas de entretenimiento mientras lo "gordo" seguía su inestable curso.
Y no, yo no me creo nada fuerte, soy una "jijas" que se dice en mi familia, pero intento afrontar las cosas. Y unas veces me derrumbo, otras me levanto y las más lo que hago es llorar en esa tremenda variedad de sabores que tienen las lágrimas:
-llorar de impotencia porque estando dormida me había ensuciado y tenía que llamar para que me limpiaran.
-llorar de miedo cuando después de muchos días de dolor ya empezaba a mejorar y tuvo que suceder la noche trágica del retroceso.
-llorar de preocupación cuando marchaban mis padres y sabía lo mal que lo estaban pasando por mi culpa.
-llorar de terror silencioso cuando me estaban haciendo la incisión para colocarme la vía parenteral en la yugular: de las experiencias más desagradables, aunque no dolorosas, de mi estancia en el hospital.
-llorar de dolor insoportable de cabeza, aquella noche eterna, que eclipsaba al dolor principal y que se alargó unas interminables doce horas donde creí que acabaría saltando de la cama y dándome de cabezazos contra el suelo, cualquier cosa para que aquello parara.
-llorar de tristeza cuando vi mi cuerpo escuálido y desnudo en el espejo que acusaba, y de qué manera, la inmovilidad y los estragos de la enfermedad.
-llorar de placer cuando después de quince días pude sentir el agua en la cara al asearme después de tantos días con toallitas jabonosas.
-llorar de alegría cuando conseguí andar el pasillo para llegar a la sala de espera del hospital y ver el mar.
-llorar de nerviosismo cuando salía del hospital con el alta dándome cuenta de que mi cansancio me decía que yo sí era la misma que entró, pero mi cuerpo no era capaz de responderme como antes.
-llorar de satisfacción esta tarde en la ducha al volver de salir a correr y recuperar mi vida.

Han sido, y son, mis momentos que van conmigo y que me recuerdan que no soy nada fuerte, pero que a veces brinco.

:-))

domingo, 14 de febrero de 2010

San Ballantine's Day: Les ànimes amants

(fragment del llibre «Fantasmes de Barcelona» de Sylvia Lagarda-Mata)

La casa, d'un angle agudísisim, que es veu a l'encreuament dels carrers Mirallers i Sombrerers va ser anomenada durant molt de temps pels barcelonins la Casa de les Ànimes en Pena.
Pertanyia a una il·lustre família, la filla de la qual festejava en secret amb l'hereu d'una altra família burgesa. I ho feien en secret perquè els respectius pares, enfrontats per antics ressentiments, s'oposaven de ple al nuviatge dels joves. Un cas tan antic com el món. I un comportament tan resolt com resolta ha estat sempre la passió.
-Jurem-nos amor etern- es deien cada nit, de finestra a vorera, amb el cor abrandat d'emocions.
-Amor etern, en vida i en mort!
Una d'aquelles nits, quan el noi se'n tornava a casa després d'una llarga hora de festeig al peu de la finestra de la seva estimada, en ficar-se al veí carreró de les Mosques topà davant per davant amb una batussa de bergants. Quan va voler girar cua, els pinxos l'envoltaven estretament per totes bandes. El seu gest va ser mal interpretar, va brillar una daga, i el noi va caure enmig del fang, mortalment ferit.
Però l'endemà al vespre, quan l'enamorada obrí els porticons de la finestra descobrí com sempre a la vorera l'ombra del seu amant; això sí: molt pàlid, amb uns ulls tristos i enfonsats i uns llavis tremolencs. La veu li arribava prima, com una ranera, i els gestos semblaven lents i evanescents.
I com aquella, totes les altres nits següents l'ombra cada cop més escadussera de l'enamorat va acudir a la cita. I cada nit que passava, també la noia s'anava decadint més i més, com si una estranya malaltia l'hagués atacat. Com que cap metge no li trobava el mal, al final els seus pares, tement-se el pitjor, van fer cridar el rector de Santa Maria del Mar, perquè confessés la seva filla. I quan ella li va explicar que cada nit es veia en secret amb el seu enamorat, el mossèn es va quedar parat i li va dir:
-T'enganyes, filla meva. això que m'expliques no és possible: el jove que dius el vam enterrar ara fa uns mesos, mort d'una punyalada.
-Doncs jo li juro, pare -replicà la noia- que cada nit ve a visitar-me... En una ocasió ens vam jurar amor etern, tant en vida com en mort... Potser per això segueix presentant-se!
Aquella nit, como cada nit, en sonar les dotze, la noia va obrir el finestral i des de la vorera, com cada nit, l'ombra del jove amant va alçar els ulls ja enfonsats, com cèrcols d'una calavera, per mirar els ulls de la seva estimada.
El rector de Santa Maria del Mar, emparat a l'ombra d'un portal, esperà la fi de la vetllada, i tan aviat com la noia va haver tancat els porticons, va sortir al pas de l'ànima en pena de l'enamorat i el comminà a abandonar definitivament el món dels vius, en nom de la pau i la salut de la seva estimada.
Sense dir ni un mot, i amb una darrera i tristíssima mirada cap al clos finestral, aquella presència es va esvair com un tènue fumerol entre les tenebres.
L'endemà, quan al punt de mitjanit l'enamorada va obrir els porticons no hi havia ningú a la vorera del carrer Mirallers.
I aleshores la noia va notar, sobtadament, que es trovaba una mica més bé, que li tornaven les forces i que s'esvania dolçament el vel de la seva profunda tristesa.

Esta y otras leyendas acerca de las calles de Barcelona y sus especiales vecinos se pueden encontrar en este delicioso libro que me regalaron para hacerme más agradable la estancia en el hospital y que me dieron más ganas, incluso, de salir para recorrer los itinerarios que propone la autora.

Y en ello estoy :-)

N.B. Un intento de traducción:

La casa, de ángulo agudísimo, que se ve en el cruce de las calles Mirallers y Sombrerers se llamó durante mucho tiempo por los barceloneses la Casa de las Ánimas en Pena. Pertenecía a una ilustre familia cuya hija tenía relaciones en secreto con el heredero de otra familia burguesa. Y las mantenían en secreto porque sus respectivos padres, enfrentados por antiguos resentimientos, se oponían de plano al noviazgo de los jóvenes. Un caso tan antiguo como el mundo. Y un comportamiento tan resuelto como resuelta ha sido siempre la pasión.
-Jurémonos amor eterno- se decía cada noche, de la ventana a la acera, con el corazón inflamado de emociones.
-Amor eterno, en la vida y en la muerte.
Una de aquellas noches, cuando el joven se volvía a casa después de una larga hora de cortejo al pie de la ventana de su amada, al entrar en la vecina calle de les Mosques se topó de frente con una reyerta de bergantes. Cuando quiso dar la vuelta, los matones le rodeaban por todos los sitios. Su gesto fue mal interpretado, brilló una daga, y el joven cayó en medio del barro, mortalmente herido.
Pero al día siguiente por la tarde, cuando la enamorada abrió los postigos de la ventana descubrió como siempre en la acera la sombra de su amante; eso sí, muy pálido, con ojos tristes y hundidos y labios temblorosos. La voz le llegaba tenue, como un estertor, y los gestos parecían lentos y evanescentes.
Y como aquella, todas las otras noches siguientes la sombra cada vez más esporádica del enamorado acudió a la cita. Y cada noche que pasaba, la joven también se iba debilitando más y más, como si una extraña enfermedad la hubiese atacado. Como ningún médico le encontraba el mal, al final sus padres, temiéndose lo peor, llamaron al rector de Santa María del Mar, para que confesase a su hija. Y cuando ella le contó que cada noche se veía en secreto con su enamorado, el sacerdote se quedó pasmado y le dijo:
- Te engañas, hija mía. Esto que me cuentas no es posible: el joven que dices le enterramos hace unos meses, muerto de una puñalada.
- Pero yo le juro, padre -replicó la joven- que cada noche viene a visitarme... En una ocasión nos juramos amor eterno, tanto en la vida como en la muerte... ¡Quizá por eso sigue presentándose!
Aquella noche, como cada noche, al dar las doce, la joven abrió el ventanal y desde la acera, como cada noche, la sombre del joven amante alzó los ojos ya hundidos, como cercos de una calavera, para mirar los ojos de su amada.
El rector de Santa María, amparado a la sombra de un portal, esperó el fin de la velada, y tan pronto como la joven cerró los postigos, salió al paso del alma en pena del enamorado y le conminó a abandonar definitivamente el mundo de los vivos, en nombre de la paz y la salud de su amada.
Sin decir ni una palabra, y con una última y tristísima mirada hacia el ventanal cerrado, aquella presencia se desvaneció como un tenue humo entre las tinieblas.
Al día siguiente, cuando al filo de la medianoche la enamorada abrió los postigos no había nadie en la acera de la calle Mirallers.
Y entonces la joven se dio cuenta, de repente, que se encontraba un poco mejor, que le volvían las fuerzas y que se desvanecía dulcemente el velo de su profunda tristeza.