jueves, 4 de febrero de 2010

Cosas que pasan

Al final todo vuelve a su sitio, aunque nunca es realmente el mismo, incluso aunque no se hubiera movido, bañarse en el mismo río y esas cosas, nada nuevo bajo el sol, pero no por ello menos inquietante cuando se piensa sobre ello.
Algo inesperado, algo que se escapa al control, algo que hay que reconducir. Nos pasamos la vida planificando y la vida se empeña en desbaratarnos los planes para bien o para mal. A veces porque ocurren pequeños cataclismos que incluso se pueden ver venir, y a veces son cosas sin importancia que devienen en algo grave. A mí me ha pasado de estas últimas, más o menos, porque que las cosas tengan aspecto inocente no quiere decir que lo sean siempre y menos en asuntos de salud.
El hecho es que he pasado casi un mes de mi vida en el hospital, ingresando directamente en la UCI, con peligro grave de que mi existencia cambiase radicalmente en muchos sentidos incluido el riesgo de muerte, sí, tan mal estaba y yo aguantando sin ser consciente de lo que me jugaba. Gracias al equipo médico del Hospital del Mar que dio con el tratamiento adecuado -se lo puse difícil, diez días en la cuerda floja- conseguí salir sin pasar por el quirófano y librarme de una extirpación que yo sólo podía ver como una mutilación por mucho que intentase convencerme a mí misma que era lo mejor.
Han sido días duros, sobre todo para mi familia, y he tenido tiempo, el que me daba de tregua la analgesia, de conversar conmigo misma, hacia adentro. No es que haya descubierto cosas nuevas, pero sí he recordado muchas que ya sabía. Quizá no es la forma más recomendable de hacerlo, pero tiene su lado positivo si se quiere ver. Y si una cosa tengo clara es que soy una afortunada, sobreviviente, pero afortunada y eso no me lo puede quitar ya nadie ni nada de lo que venga en el futuro.

6 comentarios:

  1. Lo bueno es que ya estás bien... aunque un poco delgada. A comer bien :)

    ResponderEliminar
  2. Jo, Carmen, y yo que pensaba que estabas fuera o incluso ocupada en otras cosas. Me preguntaba por ti. Ahora te leo y me quedo helada. Cuídate mucho. Sí, eres afortunada, así que adelante.
    Yo ando de viaje y cansada. Hoy me pongo al día con las bitácoras amigas.

    Besos grandotes,

    Marta

    ResponderEliminar
  3. Palimp, si vieras el bocata que me estoy metiendo pal' cuerpo..., ¿hace cuánto que no me ves? :-PP

    Marta, gracias por tu interés, ya pasó lo peor, es lo bueno de estar en el hoyo, que ya sólo cabe ir mejorando.

    muchos besos a los dos

    ResponderEliminar
  4. En la ficción nos parecen convencionales y aburridos, pero cómo molan los finales felices cando pasan en la vida real, ¿eh?
    Pues eso, que me alegro mucho de que estés bien.
    Ánimo y sigue dándole al bocata.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Felicitats per lluita i el desenllaç.
    Intentare aplicarme la conclusión a la que llegas porque es lo que hay es la pura verdad. Feliz vuelta a casa.

    ResponderEliminar
  6. @Nacho Vaya que sí, de hecho estoy tan bien que empiezo a creer que lo he soñado. Esto del cuelpo bumano es sorprendente, pero no te aconsejo que te pongas a prueba :-)

    @gurb Moltes gràcies, he tingut sort, però la sort també juga els partits.
    Como diría el otro, no semos naide, pero mientras lo somos, disfrutemos.

    Abrazotes para los dos.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...