lunes, 29 de marzo de 2010

Correr

Yo corro. Nunca antes había corrido, salvo cuando entrenaba allá por la primera adolescencia como parte del calentamiento previo al entreno. Siempre me había llamado la atención, pero no daba el paso. Quizá lo veía como algo más competitivo, quizá tenía miedo a estar demasiado sola conmigo misma, quizá demasiado aburrido.
Pero allá por julio, con la fresca, ejem, decidí empezar. Y los dos primeros días salí sólo con la compañía de la radio, una de esas que llevan mp3, pero enseguida la radio se quedó en casa. Y entonces el correr adquirió un nuevo significado porque empecé a ser espectadora de mi propio cuerpo que registraba a través de su esfuerzo las leves, y las no tan leves, inclinaciones del terreno, los cambios de la respiración, cómo te agotas y te recuperas si consigues no tirar la toalla ante el cansancio, cómo seguir siempre un poquito más.
Y eso a nivel físico porque cuando empiezas a poder desconectar de lo que te pasa porque ya te vas acostumbrando, notas cómo la mente se vacía, atenta sólo al sonido de tus pies que golpean las aceras, la hierba o la arena, al ruido del mar cuando hay viento o a su casi ausencia cuando está en calma.
Sensaciones, son sensaciones que notas sin necesidad de pensar.
De julio a diciembre conseguí una regularidad, velocidad y distancia que seguro que eran una insignificancia comparada con la gente que se lo toma más en serio, pero que para mí eran mi orgullo secreto. El paréntesis hospitalario me ha hecho retroceder a niveles más bajos de cuando empecé, pero no importa, era lo esperado. La vuelta ha sido, y sigue siendo, dura, pero voy a seguir corriendo aunque haya días que no complete el circuito o que me encuentre mal. Porque no es un entrenamiento con un fin y una fecha, es una rutina que libera. He ganado autoestima porque en mi mundo de obligaciones postergables es una vacuna contra la procrastinación que me invade: cada día que dejo de correr por pereza se paga en forma de mayor esfuerzo al día siguiente. Es el placer del cansancio, de la tenacidad, del control.
Voy a seguir corriendo porque no huyo de nadie, en todo caso voy a por ello..., y acabaré alcanzándolo :-)




Nota nostálgica de la foto: una servidora en su primera media maratón universitaria, que más que media era un cuarto (10km.), cuando era capaz de correr sin entrenar y llegar tan fresca a la meta. Fue para recordarla, ya que gracias a la habilidad de mi querida Rocío, que fue la encargada de hacer la inscripción, yo tuve que llevar el dorsal número 69 lo cual me hizo enormemente popular durante la carrera ya que en este tipo de eventos domina la participación masculina. A pesar de aquello después de casi veinte años aún la visitaré esta SS en pucela, lo que dice mucho de sus otras virtudes como amiga y de mi capacidad infinita de perdón, of course.

8 comentarios:

  1. (joooo me ha emocionado)

    Me has recordado a cuando corría allá por finales de los '90, a las mañanas de otoño corriendo a primera hora :)

    Ahora en lugar de correr voy en bici, que es más descansado y puedes llegar un poco más lejos

    Abrazo grande y cariñoso :)

    ResponderEliminar
  2. Y en cuanto a los sonidos, al final solo escuchas tus pasos, tu respiración y los latidos de du corazón

    ResponderEliminar
  3. Yo, que no corro nada (hablando claramente no hago nada de ejercicio físico), siento una envidia malsana al leerte. Primero envidio la capacidad de hacerlo y después otras cosas que sé que son meras excusas (el tiempo disponible, el magnífico lugar para hacerlo) porque lo que importa es la determinación y la fuerza de voluntad que no poseo. Asi que, siga usted corriendo amiga y algunos de esos kilómetros hágalos por los que procrastinamos todos los días sin remedio. Lo del 69 sin comentarios, yo que tú me apuntaba de nuevo este año y llevaba serigrafiada la camiseta con la foto...

    ResponderEliminar
  4. @dragonfly, la bici la veo demasiado rápida para mí. Y, cierto, es una gozada escucharse a uno mismo.

    @ladydark, nunca es tarde si la pi... es buena, ah, no, que digo que todo es ponerse, aunque sea "ir pa' na'".

    un besito para los dos

    ResponderEliminar
  5. Es que que te toque llevar el dorsal 69 tiene guasa ja,ja. Anda que no te divertirías.
    Lo del ejercicio, no es la primera vez que oigo a alguien decir cosas como las que dices tú (he conocido a algún que otro corredor de marathon). Yo siempre los miro un poco extrañado y con curiosidad, como si se les hubiera fundido algo en la cabeza Xp. Pero bueno, para gustos colores y yo precisamente desde mis gustos hoy si que te dí un link.

    Pasa una muy buena Semana Santa.

    ResponderEliminar
  6. Paséla, paséla (la SS, digo).

    Lo que pasa es que has probado poco lo del correr, como el viejérrimo anuncio de la tónica, en cuanto te pongas ya verás, ya :-)

    ResponderEliminar
  7. Ayyy recordaba este post con mucho cariño

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...