viernes, 30 de julio de 2010

Simplemente correr

Hace un año ya que empecé a salir a correr, bueno, con un paréntesis forzado, pero un año de rutina irregular que se encauza por temporadas. Cada vez que se rompe hay que volver a empezar, como suele pasar en la vida, que da la sensación que siempre se está empezando. Pero no importa, no hace falta llegar el primero, sólo llegar. Y siempre se compite contra uno mismo que es el rival más difícil y el que más importa.
En estas me encontré el pasado Sant Jordi con el libro de Murakami acechándome. No pensaba comprarlo, y menos ese día, pero al final me desdije a mí misma como parte de un ejercicio rayano entre lo flexible y lo inconstante que sin duda modela mi sumiso carácter rígido, pero esto es otra cuestión :-P
El libro es una mezcla entre biografía y memorias fragmentadas, filosofía de su sentir actual y charla de café, muy agradable para los que leemos a Murakami y nos gustaría conocerle más y para los que tienen ganas de empezar a correr o lo hacen habitualmente. La obrita, por lo corta, está escrita a lo largo de diez años sobre lo que ha supuesto en su vida el hecho de tomar la decisión de escribir y poco después, casi como consecuencia, de correr y de cómo vive esta actividad física con una humildad impropia de la vanidad que se le supone a todo escritor; resulta hasta tierno leer sus dificultades para acabar una carrera o su tesón para superarlas.
Como dice al principio citando a Somerset Maughan, «todo afeitado encierra también su filosofía», que es la constatación de que cualquier acto repetido en el tiempo es algo más que una acción por sí sola ya que acaba conformando nuestro carácter y forma de ser en la vida, algo que nos pasa a todos en cuanto nos paramos a reflexionar sobre ello y es el objeto principal del libro con el particular y ya conocido estilo de Murakami de limpieza, claridad y minimalismo.
Como colofón citar la frase que casi abre el libro: «el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional», nada nuevo para alguien que ya corra porque muy probablemente ha experimentado lo que el autor relata, pero a la vez muy grata la sensación de compartir sensaciones con mucha gente y sentirnos más iguales y acompañados en el mundo.

Algo así como el pingüino de Liniers, correr, corro poquito, pero corro.

9 comentarios:

  1. Fantástica la frase, ese discernir entre dolor y sufrimiento, lo que es intrinsicamente propio y lo ajeno que hacemos propio. Al final estamos construidos de actos repetidos que por mecanizados vamos interiorizando sin darnos cuenta de que también conllevan una voluntad de hacer o de ser. Me parece que me estoy poniendo filosófica... A lo que interesa, que me leeré el libro aunque sea sedentaria total y que usted siga corriendo señora Martín por muchos años.

    ResponderEliminar
  2. Va a ser entonces que correr no es de cobardes... :D

    ResponderEliminar
  3. @ladydark, sí, es la versión murakaminiana, o así, de que no son las cosas, sino cómo las vivimos, que no es que esté yo muy de acuerdo, pero que sí que hay algo de eso.
    Y usted que los vea, a poder ser corriendo al ladito mío :-P

    @Ana, de cobardes no sé, pero de sudorosos todo, sudo hasta debajo de las uñas; eso sí, la ducha de después es de los placeres del cielo en la tierra.

    ResponderEliminar
  4. me gusta correr e ir a curses. por motivos de salud (la espalda...) he tenido que dejarlo durante un tiempo, que ganas tengo de volver a esa agradable sensación de "compartir sensaciones con mucha gente y sentirnos más iguales y acompañados en el mundo". (hoy con el peque hemos ido a animar a los de la maratón)

    ResponderEliminar
  5. Es que, en el fondo, y en la superficie, somos todos más iguales de lo que queremos creer, sobre todo en lo que respecta a las sensaciones y los sentimientos.
    El peque tiene que estar hecho un campeón ya :-)

    ResponderEliminar
  6. O sea que sigues con el tema de correr. Yo lo intenté... pero más allá de 5K el dolor pasa a ser sufrimiento... Aunque me estoy planteando un nuevo reto... y hasta ahí puedo leer.

    ResponderEliminar
  7. Bah, unos días se sufre más que otros, pero si tienes paciencia de seguir se esfuma sin darte cuenta..., pásate al triathlon o triatlón como Murakami :-))

    ResponderEliminar
  8. "Lo que para unos es la guerra, para él es su casa"
    Acorralado 2 (Rambo 2)

    Hablando de dolor y sufrimiento pues me ha parecido también apropiada ponerla. ;P

    Lo que pasa es que al contrario de lo que dice Gurb yo soy un individualista. Y siempre me pareció sospechoso ess síndrome Forrest Gump (Bueh, mejor ne callo ya, y dejo de meterme contigo ja,ja).

    Así, que nada, nada... o mejor corre, corre. O mucho mejor: Corre, Carmen, Corre. :D

    ResponderEliminar
  9. @vigo, tengo pendiente de leerlo, pero creo que lo va a leer Palimp antes que yo y lo mismo espero a ver qué dice.
    Oiga, que si no es individualista lo de correr, no lo es nada; otra cosa es que los que corremos nos entendemos por aquello de que por ahí hemos pasado antes.
    Estoy a ver si me animo para la cursa, pero no sé si me va a dar tiempo a prepararla que esto va lento, aunque inseguro :-P

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...