lunes, 22 de noviembre de 2010

Zona

de Mathias Enard.

Un poco aturdida aún, me decido a poner unas palabras sobre Zona que probablemente no tienen mucho que ver con la novela. Pasa, a veces, que la lectura remueve cosas que no sabes que llevas dentro y me revive lugares y nombres que a mí me dicen mucho, puritita casualidad, pero así ocurre.

Además me invaden sentimientos contradictorios porque no creo que sea una obra maestra, pero me ha gustado, pero me ha costado mucho, pero he disfrutado, pero he sufrido, pero he querido dejarlo, pero me ha obligado a leerlo según el ritmo que él imponía y no el mío de lectura..., además de que la historia es dura, habla de la guerra en toda su crudeza, de la imposibilidad de amar, de alguien tarado emocionalmente, de un viaje interior..., muchas cosas, todas mezcladas en un monólogo interior durante un viaje sin sentido.

Hay comentarios de la novela en internet, aquí (a través de http://librillo.rbuenaventura.com/anotación del día 2009/07/04):
Zona es uno de esos libros que uno debería empezar porque sí, sin una sola recomendación y sin tener idea de nada. Porque prácticamente cualquier cosa que se diga de él va a contribuir a crear expectativas falsas y sobre todo pequeñas. Que es arduo, sí, que es exigente, también, que no contiene un solo punto a lo largo de sus cuatrocientas páginas... no es del todo cierto.
O aquí:
Durante el viaje en tren de Milán a Roma que cambiará su destino, el agente de los servicios de inteligencia Francis Servain Mirkovic repasa su vida y sus ideas, sus investigaciones a sueldo, sus años de soldado en los Balcanes, sus amores, sus estancias en ciudades que van de Barcelona a Estambul, sus paralelismos con la Troya homérica, su desesperanza, su llegada antes de fumarse un cigarrillo, el último antes del fin del mundo.
E incluso una entrevista aquí :
El viaje en tren me parecía una buena metáfora del siglo XX y su simbolismo como progreso. Con el transporte me saltó el formato: tenía que ser un flujo de conciencia, el tren se iba a detener poco y yo debía poner al lector en ese tren y contarle sin parar.

Cualquiera de estos enlaces dan idea de lo que es Zona y después de leerlos ya no me atrevo a añadir nada más, son mucho más válidos y fundamentados que el mío.


Nada vuelve cuando ha sido destruido..., o así, que se me ha perdido el papel donde la anoté y debo confiar en mi memoria, es la frase que elijo de la novela.

Carta III
Nunca sabré de ti,
y eso lo supe

desde el primer encuentro.

Esta certeza tiene tanta fuerza
que es

como si tuviera noticias tuyas
a cada momento.

Libro de alienaciones 1980.- Clara Janés

8 comentarios:

  1. Juraría que deje un comentario aqui esta mañana... En fin, pensando que es lunes lo mismo hice el intento y luego quedó aparcado en algún lugar recóndito de mi memoria. Me ha gustado esta "semblanza" de "Zona" y he sentido ganas de tenerlo entre mis manos, tal vez porque los trenes han llegado a ser parte importante de mi vida y porque creo que no hay otro lugar donde la mente se evada tanto y uno sea capaz de analizar su propia vida al ritmo de los kilómetros atravesados. Voveremos a hablar de "Zona" después de su lectura, promete...

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sin necesidad de leer los comentarios que enlazas, después de leerte en el segundo párrafo, sobre lo que el libro te ha desatado, entran ganas de tenerlo. La frase que destacas del libro es fuerte, o al menos para mí en este momento, tiene mucho significado. Para mí los trenes, a diferencia de lo que indica ladydark, tienen un mal recuerdo, uno de tiempo robado, pero a fin de cuenta es tan buen lugar como otro para contar una buena historia.
    Saludos C.

    ResponderEliminar
  3. @ladydark, yo diría que también te lo he leído,je. Eso sí, te durará algo más que un viaje en tren, es larguito.
    @Carmela, también te digo que no es fácil de leer y no es la mejor opción si tiene una el ánimo bajo, pero a veces entre tanto dulce apetece una pizca ácida.

    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  4. Mmmmmmmm me lo apunto (aunque me cuesta leer horrores ahora)

    Y el poema que has puesto al final ... buffff

    mil besos y abrazos

    ResponderEliminar
  5. Releo el post ... "un pocoa aturdida". Ains eres una persona muy sensible!

    ResponderEliminar
  6. @dragonfly, sensible, hum, no creas, sólo los lunes :-)
    Mucha suerte y muchos besos dragón volador.

    ResponderEliminar
  7. Estoy con ladydark... los trenes son una parte importante de mi vida y ellos me han conducido a encuentros y vivencias magníficas en mi vida. Tu reseña no sé si me motiva a leer o no "Zona", pero lo anoto entre los posibles.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bien-venida distrahuida, (¿más distra que huída o sólo cuarto-y-mitá? ;-)
    Recomendar un libro es complicado, pero no se sabe si gusta hasta que se prueba..., como todo ;-)

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...