jueves, 24 de marzo de 2011

El gran libro de la cinefilia



Tengo que reconocer que, dada mi escasa afición al cine, leer un libro sobre películas que no he visto se me hacía un poco cuesta arriba. Pero El Listo es mucho listo y me convenció para comprar el libro..., y una vez comprado había que leerlo. Lo empecé con desgana y viendo que la primera peli reseñada era Rec, y esa sí la conocía, decidí hacer el esfuerzo. Y me gustó. Seguí con Los Simpsons y también me gustó. Y así poco a poco hasta el final, en un suspiro.
Xavier Águeda logra con su prosa ágil y ocurrente, sin academicismos estúpidos, sólo con sentido común, un libro de reseñas que no sea un coñazo. Que se entienda, aunque no se comparta y que diga claramente si le ha gustado o no, sin sentar cátedra, sólo expresando su opinión. Y encima consigue que te hagas una lista con las películas que tienes que ver como sea.
Eso sí, lo que no le perdono es que no le guste mi CSI y mi House. De ahí mi retraso en escribir este post como pequeña venganza ;-)

martes, 8 de marzo de 2011

Joc brut (juego sucio)

Leo esta novela entre otras dos que me dan a elegir por aquello de era la más corta, ejem, pero me encuentro una pequeña joya, muy bien escrita y atrapante desde el principio. Después me entero que Joc brut es una de las lecturas obligatorias en la secundaria por estos lares, son afortunados.

Si no hubiese sido por sus piernas, no habría pasado nada. O tal vez sí. Pero le habría pasado a otro. Yo lo hubiera leído en el periódico, así comienza esta novela de Manuel de Pedrolo y no puede ser más determinante. Lentamente te va adentrando en la trama que ya se puede ir vislumbrando, pero eso no sólo hace que decaiga el interés, sino que lo aumenta.
Sólo dos personajes, Xavier y Juna, que se van dibujando en primera persona a través del discurso del hombre y que hace totalmente creíble que una despiadada propuesta sea acogida como el único camino a la felicidad. La femme fatale y el hombre rendido a sus pies como un pelele enamorado. El mérito de Pedrolo es que el protagonista resulta absolutamente verosímil y cualquiera se puede reconocer en el desatino del amour fou. Y como ocurre en las buenas novelas negras, la tensión y la intriga no disminuye con la consumación del crimen, sino que se alarga hasta el mismo final, incrementándolo incluso.
La historia quizás no es demasiado original, pero sí está contada con un manejo del ritmo y del lenguaje verdaderamente atractivo por su aparente sencillez. Leerla en catalán ha sido un auténtico placer, hasta para mí que aún me falta, pero estoy segura de que en castellano producirá el mismo efecto.

Y no sé por qué, pero hoy me apetece poner esta canción de Go Go Dolls, Name.





I think about you all the time
But I don't need the same
It's lonely where you are come back down
And I won't tell em your name