miércoles, 17 de agosto de 2011

Cita




"A la larga, la verdad no importa."

Wallace Stevens

5 comentarios:

  1. Pues no puedo estar de acuerdo con esa frase, creo, quiero, creer que la verdad siempre está por encima de todo. Y eso que la verdad cruda y pura me ha provocado grandes putadas en la vida.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Yo la interpreto no que no sea valiosa sino más en la línea de «muerto el burro, la cebada al rabo»; tener razón no sirve para nada, a veces incluso ni para uno mismo, salvo que colecciones medallas.
    El orgullo, con la edad, te das cuenta de que no ayuda nada.
    Me pillas de guardia (futbolera) :-)
    besos calurosos

    ResponderEliminar
  3. Pues me gusta tu interpretación :-))

    (Yo estoy mas bien escondidilla dtras de la pantalla, en casa son del Madrid, jejeje)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Vale, el orgullo no vale nada... pero los principios sí, ¿no? Quiero decir, que a veces no se puede perdonar o arreglar una situación aunque solo sea por los principios propios. Porque aunque ocurriera hace mucho tiempo, lo que pasó lo cambió todo y dolió mucho. Y creo que no se puede perdonar a alguien sino hay intención de que ese alguien te pida antes perdón. Eso sí, estoy de acuerdo que eso de que la verdad tampoco importa demasiado.

    Bueh, yo en realidad vine aquí a dejarte un curioso link. Estaba mirando otras cosas y me he encontrado con un cómic de Mecanuscrit del segon origen (por cierto lo leí y vi la peli en cuando "era más joven" ;)pero mejor no me lío más)

    http://isidremonesart.blogspot.com/2011/07/el-mecanoscrit-del-segon-origen-o-la.html

    PD. Estoy estos días estoy sufriendo una sobredosis informativa. ¡¡Y todo se relaciona!! En breve me veo con camisa de fuerza escribiendo filas de números en las paredes y balbuceando fórmulas o frases incomprensibles. ¡Mi reino por una playa! Sólo para desintoxicarme un poquito...

    ResponderEliminar
  5. No sé qué decirte, cada uno es cada cual..., respecto del perdón me parece que es indiferente la actitud del perdonado, si el que ha recibido la ofensa quiere olvidarla lo hace, haga lo que haga el ofensor. No digo que no influya la actitud posterior, pero que en el fondo da igual, se quiere o no a la gente porque se la quiere, no porque tenga uno más o menos razones. Cuando teorizamos lo vemos lógico, a efectos prácticos al final se hace lo que te sale de dentro y generalmente tiene poco que ver con la lógica y lo racional.
    Pero vamos, que yo lo que veo es que tiene aplicación la frasecita a casi todo: con el paso del tiempo todo acaba dando igual, quizá porque como tú decías, el daño ya se hizo y ya pasó, quizá porque está uno en otra cosa, en otro momento y tiene otros intereses.
    Oiga, lo del antojo de playa lo puede arreglar en unas cuantas paradas de metro que no serán las Baleares, pero es una aproximación, la playa de mi barrio a mí me hace el avío :-)

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...