sábado, 11 de febrero de 2012

Apuntes de campo de un escéptico participativo

Este es el título de la exposición de cuadros de Manolo García que ha tenido lugar durante estos últimos meses en la sala de la Fundación Círculo de Lectores de Barcelona. Antes de entrar a la sala propiamente dicha existe una antesala cuyas paredes también han sido pintadas por Manolo García y son las últimas fotos que aparecen en el post.
Lo que más sorprende de sus cuadros es el colorido y la fuerza que emanan. Son pinturas con vida, con recovecos, a veces abigarradas, a veces surrealistas. En casi todas las pinturas hay retratos, pero yo prefiero cuando pinta paisajes y amontona colores.
Pero no se me da bien definirlas, es mejor que las vean y saquen sus propias conclusiones. Se expondrán en Madrid desde el 15 de febrero hasta el 30 de marzo en el Centro Cultural Círculo de Lectores ( O'Donnell 10). La entrada es libre.


 

Vista general de la sala de la exposición









Rescates estatales 2011 Óleo sobre madera
Mejor si no hay motores, tenemos velas II 2007 Óleo sobre tela







Exprimo las horas como si fuesen limones, por eso la noche me encuentra ácido y exhausto.




Te ofrezco mi vida, los días de nostalgia, un saber sin savia, sin saber qué pasa, la espera en lo vano, el ajetreo de una vida hueca buscando el camafeo hilando copo en la gran rueca. Aquí me quedo y el tiempo regalado es un clavel.










Pinturas en las paredes de la antesala.




Busco un camino plagado de retos, todo antes que ahogarme en mi apacible arena movediza
Afilar los lápices con una fina cuchilla es un sencillo ejercicio filosófico doméstico si no te cortas un dedo. Si te cortas, lo que se produce es una reflexión superior.

4 comentarios:

  1. Reconozco que me han gustado más los textos que acompañan a algunas obras que los cuadros en si, no termino de identificarme con este estilo tan ecléctico... Me quedo con sus letras y su música que son geniales :).

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta también mucho más cuando pinta con su música que con los pinceles, pero sí le pediría que se acercase una mañana de esos sábados extraños de que dispone y verá que tienen un punto naïf que los hace entrañables.
    He de decir que me sorprendieron, ha sido una forma de asomarme a lo que tiene en la cabeza el señor García..., y dan ganas de perderse, oiga :-)

    ResponderEliminar
  3. A mi me da que lo tuyo con Manolo García también daría para perderse un rato.

    Es costumbre que en la cadena Ser cuando llegan las Navidades se subasta entre otros muchos objetos un cuadro de Manolo García, para recaudar dinero para el "Cap nen sense joguina". Al final suelen pujar por unos 1000 euros el que se lleva el cuadro, pero a mí siempre me sorprende que no se puje más. Total, solo sería reunir algunos/as del gremio fan descerebrado y esperar que vayan pujando hasta que se tiren de los pelos.

    Bueh, yo con un poco más de dinero, creo que intentaría llevármelo ;)

    ResponderEliminar
  4. Ya le digo yo que no me verá en una subasta de esas..., ahora, si lo que subastasen fuera un café..., ains.

    ;-)

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...