sábado, 26 de mayo de 2012

Impresiones

El año pasado había enfado y esperanza, muchas veces al mismo tiempo.
Este año solo hay resignación.

6 comentarios:

  1. La resignación es mala cosa. Prefiero el enfado.
    Besossss

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, querida, sí, yo también. Y la cleptocracia sigue tan tranquila, impúdica e impune. Menos mal que la buena gente sigue existiendo, yo la veo todos los días.
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. El enfado y por qué no, la indignación. Estamos viendo cosas que suceden con la mayor imponidad y como ciudadanos no debemos permanecer resignados.
    Besos
    Antonio

    ResponderEliminar
  4. Sí, Antonio, me ha llamado la atención el cambio de actitud de un año a otro, así, generalizando, claro. Lo he notado, sobre todo, en la gente mayor que también deja caer la preocupación por sus hijos y por la gente sin recursos.
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Ya te digo..., creía que era una sensación mía, pero comentándolo con los compañeros también ellos lo percibían así :-( Pero no abandonemos toda esperanza.

      Eliminar

Abuelito/a , dime tú...