viernes, 31 de mayo de 2013

Moravia de Marcelo Luján





"y era como cuatro breves golpes
que daba
en la puerta de la desgracia"

Albert Camus, El extranjero









Empecé a leer esta novela sin saber nada de su argumento, ni siquiera por la contratapa que, ciertamente, desmotiva más que incita. Pero la recomendación fue «es que Marcelo escribe muy bien» y viniendo de quien venía (hola ladydark) era más que suficiente.
Y la verdad es que no se necesita saber nada más. Con un ritmo pausado y medido el autor recrea la trayectoria vital de Juan Kosic durante el viaje de regreso a su pueblo natal con su esposa e hija después de quince años de silencio y emigración. El autor nos va revelando poco a poco las circunstancias de sus orígenes y sentimientos actuales de forma que rápidamente empatizamos con el motivo principal que le trae de vuelta y también con la posición contraria de su mujer que, a pesar de ello, le apoya y comprende.
Pero en este paseo apacible por los recuerdos y la vida del protagonista, un hombre que ha luchado y se ha hecho a sí mismo gracias a la fortuna y el trabajo que acaban dando sus frutos, el lector empieza a sentir un cierto desasosiego. Hay algo indefinido que flota en el ambiente, el calor se convierte en protagonista y el lector ansía que se complete el círculo que ha visto dibujarse desde el principio de la novela. Y al final ya no se lee, se devora.
El manejo del tiempo que hace Marcelo Luján en esta novela es magistral. No te das cuenta y vas leyendo a la velocidad que el autor va marcando. Algo así como la satisfacción de un deseo largamente demorado con súbito final.

Un placer dejarse llevar por el sr. Luján. Habrá más, seguro.




2 comentarios:

  1. Pues tendré que anotarlo en la lista, ya demasiado larga por falta de tempo, de libros a leer.
    Me alegra verte, C.

    ResponderEliminar
  2. Harás bien, ya verás como te gusta.
    Un placer tenerte por aquí, querida.

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...