lunes, 17 de abril de 2017

Temps perdu 12/43

Me asaltó el recuerdo del amor, no el amor en sí.
 [...]
Kentshereve, mi palimpsesto.
[...] 
Siempre he sido buena para escuchar. Esa es mi mejor cualidad. A Kentshereve quizá se le ocurrían todas las ideas, pero era yo quien las escuchaba.
[...]
Pero yo reconocería esa risa en cualquier parte.

Hay miradas que son magdalenazos.
Y risas que también. 

domingo, 16 de abril de 2017

Apuntes de la sala de Urgencias 1977 11/43

Bosquejos de vidas, cada ingreso una historia; muertes buenas y muertes malas, suicidios buenos y suicidios malos.

El suicidio más estúpido de la semana fue el de Otis. La mujer de Otis, Lou-Bertha, lo había dejado por otro.

sábado, 15 de abril de 2017

Dentelladas de tigre 10/43

A veces acababa pensando que si un tigre me arrancaba la mano a dentelladas y yo corría a buscar a mi madre, ella simplemente me soltaría un fajo de billetes en el muñón. O haría alguna broma... ¿qué es eso que suena, una palmada con una sola mano?

Todo el relato es un compendio de mordiscos, a la familia nuclear, a la extensa, a la sociedad bien pensante, a la soledad de las mujeres, de todas las mujeres.

Lucía Berlín muerde, pero no es amarga; pone de manifiesto, pero no se hunde. Y siempre deja un resquicio a la alegría, aunque sólo sea del presente.

domingo, 5 de marzo de 2017

Dolor fantasma 9/43

Todo dolor es real. 

La familia es siempre sorprendente.

viernes, 24 de febrero de 2017

Su primera desintoxicación 8/43

Las listas la tranquilizaban, hacían que todo volviera a recomponerse.

Hay veces que las recuperaciones sólo son coger aire para volver a seguir hundiéndose mientras el tiempo planea a duras penas por tu vida.

No siempre.

domingo, 12 de febrero de 2017

Punto de vista 7/43

Los domingos matan más hombres que las bombas o cómo la humillación diaria puede ser más reconfortante que la soledad rutinaria en fin de semana.

N.B. En mi desorganizada y aleatoria memoria figuraba «Los domingos matan más hombres que las bombas» como una obra de mi querido Jardiel Poncela. Busco y rebusco y no encuentro más que una obra de teatro estrenada en 1995 con textos de Ray Loriga, Quim Monzó, Max Aub, Cioran, Baudelaire, Bukowsky, Sánchez Ferlosio, Ignacio Carrión y Moncho Alpuente.
 

domingo, 5 de febrero de 2017

Tenir amor

Hago un paréntesis en las reseñas, ejem, a cualquier cosa se le llama reseña pero bueh, de Manual para mujeres de la limpieza para comentar un pequeño, solo por la duración, programa de tv3, llamado El sopar (la cena), cuyo tema era el que da título al post: tener amor/amar (a alguien). El jueves fue la tercera emisión del programa y la primera que vi yo.

El formato no es nada del otro mundo: una mesa de comedor, un anfitrión-presentador y cuatro invitados a cenar. Y conversación tranquila, sin atropellos, sin histrionismos, dejando hablar y que la charla reposada saque lo mejor de uno mismo, el sentimiento a flor de piel, la anécdota que viene al caso. Cuatro personas más o menos conocidas pero que lo sean o no pierde relevancia cuando hablan de sus experiencias vitales que, aun siendo muy diferentes, hacen conectar al espectador con esa esencia profunda que compartimos todos como seres humanos.

He disfrutado enormemente y me he emocionado con todos los invitados pero sobre todo, evidentemente, con los comentarios de Joan Maria Pou que si en lo profesional es un crack como dicen, en lo humano es para quitarse el sombrero.

Una vez más, y van ya unas cuantas, me he vuelto a alegrar por la decisión de aprender catalán; solo por haber podido disfrutar de este programa ha merecido la pena.


Faig un parèntesi en les ressenyes, ehem, a qualsevol cosa se li diu ressenya però bé, de Manual para mujeres de la limpieza per comentar un petit, només per la durada, programa de tv3, anomenat El sopar, amb el tema era el que dóna títol al post: tenir amor. Dijous va ser la tercera emissió del programa i la primera que vaig veure jo.
El format no és res de l'altre món: una taula de menjador, un amfitrió-presentador i quatre convidats a sopar. I conversa tranquil·la, sense atropellaments, sense histrionismes, deixant parlar i que la xerrada reposada tregui el millor d'un mateix, el sentiment a flor de pell, l'anècdota que ve al cas. Quatre persones més o menys conegudes però que ho siguin o no perd rellevància quan parlen de les seves experiències vitals que, tot i ser molt diferents, fan connectar l'espectador amb aquesta essència profunda que compartim tots com a éssers humans.
He gaudit enormement i m'he emocionat amb tots els convidats però sobretot, evidentment, amb els comentaris de Joan Maria Pou que si professionalment és un crack com diuen, en el que és humà és per llevar-se el barret.
Un cop més, i van ja unes quantes, m'he tornat a alegrar per la decisió d'aprendre català; només per haver pogut gaudir d'aquest programa ha valgut la pena.


viernes, 3 de febrero de 2017

El Tim 6/43

Cuando uno es joven no se hace nunca idea de lo que aguantan los profes.
Los malos no ganan porque sean más sino por la tolerancia de los buenos.
Pero, a veces, tampoco se salen con la suya.

sábado, 28 de enero de 2017

Mi jockey 5/43

La deriva tierna de los jockeys.
Ah, los servicios de urgencias de los hospitales.

jueves, 26 de enero de 2017

Manual para mujeres de la limpieza 4/43

Coja el autobús y viaje con la protagonista a las casas de los empleadores. 
La gente pobre siempre está acostumbrada a esperar.
Mención especial a las recomendaciones para las mujeres de la limpieza, me las apunto todas.
La catarsis es obligada y necesaria.

domingo, 22 de enero de 2017

Estrellas y santos 3/43

Esperen. Déjenme explicar...

He de decir que yo he tenido malentendidos, monjas como las que describe la protagonista, compañeras crueles, he sido obediente hasta límites idiotas e incluso comparto su opinión del limbo... me ha faltado un abuelo que llamase cuervos a las monjas, eso sí.
Acabo de descubrir una carencia en mi educación, nchts.

miércoles, 18 de enero de 2017

Doctor H.A. Moynihan 2/43

N.B. Sigo leyendo por orden los relatos que componen el Manual para mujeres de la limpieza de Lucia Berlin.

La lectura de este relato me reafirma en la opinión de que uno de los mayores logros de la humanidad es haber desarrollado los analgésicos. La descripción del taller, que mejor sería denominado guarida, del protésico dental metido a dentista o viceversa es pavorosa. Tan gráfica que casi salpica.
Pero lo mejor de todo es el diálogo final entre madre e hija acerca del abuelo. Si el relato no te ha acabado de enganchar es leer las tres últimas líneas y te dan ganas de levantarte para dar un beso a la autora.

Y luego tararear Tú que eres tan guapa y tan lista, tú que te mereces un príncipe, un dentista, ¡tú! te quedas a mi lado y el mundo me parece más amable, más humano, menos raro.

domingo, 15 de enero de 2017

Lavandería Ángel 1/43

Del Manual para mujeres de la limpieza de Lucia Berlin.

...un cinturón zuni.

...sillas amarillas de plástico, unidas en hilera como las de los aeropuertos, rechinaban en el linóleo rasgado y el ruido daba dentera.

Vi hijos, hombres y jardines en mis manos.

Cualquiera que diga que sabe cómo te sientes es un iluso.

Comercios destartalados y chatarrerías, locales donde venden cosas de segunda mano (...). Almacenes de cereales y legumbres, pensiones para parejas y borrachos y ancianas teñidas con henna que hacen la colada en la lavandería de Ángel. Adolescentes chicanas recién casadas van a la lavandería de Ángel (...). La gente de paso va a la lavandería de Ángel (...). Pero sobre todo son indios los que van a la lavandería de Ángel.
(...) Yo voy a la lavandería de Ángel (...) vi un cartel amarillo que decía: AQUÍ PUEDES LAVAR HASTA LOS TRAPOS SUCIOS.

De como una lavandería se convierte en refugio, confesionario y repertorio de vidas, las nuestras, las de nuestros conocidos, las que nos cuentan, las que aparecen en los sucesos con una breve línea si cabe.

Empieza francamente bien este Manual.

jueves, 5 de enero de 2017

Hello, hello again

Había una canción que se llamaba así pero yo me he decidido por una de navidá para este regreso. Y dado el tiempo que ha estado esto desaparecido y que si, ya en sus buenos tiempos, las visitas eran muy discretas, me curo en salud y la bienvenida me la doy yo misma en previsión, ejem.

Así que con nocturnidad y sin ruido vuelvo para seguir con lo que hacía, fuera lo que fuese que hiciera.

Feliz 2017 pa' tós.

 


Estem montant una festa a la vora
on tothom volem que sigui convidat.
Farem dels ulls fanals que escalfin les hores
i ens encenguin la felicitat.
Sonen campanes de benvinguda
T'esperem amb els braços oberts.
Saps que sempre tindràs la nostra ajuda.
Corre, afanya't que afora fa fred.

I als vidres entelats dibuixarem la utopia
somniarem abraçar-la algun dia

Des de Orient fins a Occident
Sense barreres que puguin trencar el somriure
Que l'escalfor és el millor present
Omplint-la de color i fem un món més lliure.

Tu és l'estrella.

Portarem un sac ple d'instruments
Compartirem sostre amb gent d'aqui i d'allà
Tocarem ritmes que ara ja són nostres
també vingueren més enllà del mar.

Tu és l'estrella.

 Campanes de benvinguda.- Buhos