viernes, 24 de febrero de 2017

Su primera desintoxicación 8/43

Las listas la tranquilizaban, hacían que todo volviera a recomponerse.

Hay veces que las recuperaciones sólo son coger aire para volver a seguir hundiéndose mientras el tiempo planea a duras penas por tu vida.

No siempre.

domingo, 12 de febrero de 2017

Punto de vista 7/43

Los domingos matan más hombres que las bombas o cómo la humillación diaria puede ser más reconfortante que la soledad rutinaria en fin de semana.

N.B. En mi desorganizada y aleatoria memoria figuraba «Los domingos matan más hombres que las bombas» como una obra de mi querido Jardiel Poncela. Busco y rebusco y no encuentro más que una obra de teatro estrenada en 1995 con textos de Ray Loriga, Quim Monzó, Max Aub, Cioran, Baudelaire, Bukowsky, Sánchez Ferlosio, Ignacio Carrión y Moncho Alpuente.
 

domingo, 5 de febrero de 2017

Tenir amor

Hago un paréntesis en las reseñas, ejem, a cualquier cosa se le llama reseña pero bueh, de Manual para mujeres de la limpieza para comentar un pequeño, solo por la duración, programa de tv3, llamado El sopar (la cena), cuyo tema era el que da título al post: tener amor/amar (a alguien). El jueves fue la tercera emisión del programa y la primera que vi yo.

El formato no es nada del otro mundo: una mesa de comedor, un anfitrión-presentador y cuatro invitados a cenar. Y conversación tranquila, sin atropellos, sin histrionismos, dejando hablar y que la charla reposada saque lo mejor de uno mismo, el sentimiento a flor de piel, la anécdota que viene al caso. Cuatro personas más o menos conocidas pero que lo sean o no pierde relevancia cuando hablan de sus experiencias vitales que, aun siendo muy diferentes, hacen conectar al espectador con esa esencia profunda que compartimos todos como seres humanos.

He disfrutado enormemente y me he emocionado con todos los invitados pero sobre todo, evidentemente, con los comentarios de Joan Maria Pou que si en lo profesional es un crack como dicen, en lo humano es para quitarse el sombrero.

Una vez más, y van ya unas cuantas, me he vuelto a alegrar por la decisión de aprender catalán; solo por haber podido disfrutar de este programa ha merecido la pena.


Faig un parèntesi en les ressenyes, ehem, a qualsevol cosa se li diu ressenya però bé, de Manual para mujeres de la limpieza per comentar un petit, només per la durada, programa de tv3, anomenat El sopar, amb el tema era el que dóna títol al post: tenir amor. Dijous va ser la tercera emissió del programa i la primera que vaig veure jo.
El format no és res de l'altre món: una taula de menjador, un amfitrió-presentador i quatre convidats a sopar. I conversa tranquil·la, sense atropellaments, sense histrionismes, deixant parlar i que la xerrada reposada tregui el millor d'un mateix, el sentiment a flor de pell, l'anècdota que ve al cas. Quatre persones més o menys conegudes però que ho siguin o no perd rellevància quan parlen de les seves experiències vitals que, tot i ser molt diferents, fan connectar l'espectador amb aquesta essència profunda que compartim tots com a éssers humans.
He gaudit enormement i m'he emocionat amb tots els convidats però sobretot, evidentment, amb els comentaris de Joan Maria Pou que si professionalment és un crack com diuen, en el que és humà és per llevar-se el barret.
Un cop més, i van ja unes quantes, m'he tornat a alegrar per la decisió d'aprendre català; només per haver pogut gaudir d'aquest programa ha valgut la pena.


viernes, 3 de febrero de 2017

El Tim 6/43

Cuando uno es joven no se hace nunca idea de lo que aguantan los profes.
Los malos no ganan porque sean más sino por la tolerancia de los buenos.
Pero, a veces, tampoco se salen con la suya.