sábado, 15 de abril de 2017

Dentelladas de tigre 10/43

A veces acababa pensando que si un tigre me arrancaba la mano a dentelladas y yo corría a buscar a mi madre, ella simplemente me soltaría un fajo de billetes en el muñón. O haría alguna broma... ¿qué es eso que suena, una palmada con una sola mano?

Todo el relato es un compendio de mordiscos, a la familia nuclear, a la extensa, a la sociedad bien pensante, a la soledad de las mujeres, de todas las mujeres.

Lucía Berlín muerde, pero no es amarga; pone de manifiesto, pero no se hunde. Y siempre deja un resquicio a la alegría, aunque sólo sea del presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abuelito/a , dime tú...