domingo, 6 de agosto de 2017

Buenos y malos 15/43

Las monjas pusieron mucho empeño en enseñarme a ser buena.
(...)
Quería conocer revolucionarios, porque ellos eran malos.



No somos conscientes del poder de las palabras. Un simple comentario puede ser como un aleteo de una mariposa. Y hay aleteos mortíferos.

1 comentario:

  1. Espero que no te los hayan dejado. De esos, de los malos..

    Un beso

    ResponderEliminar

Abuelito/a , dime tú...